Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El regreso de Angélica Araujo Lara.

El regreso de Angélica Araujo Lara.

1947
0
Arq. Angélica Araujo Lara.

El regreso de Angélica Araujo Lara.

Tras haber terminado su periodo como Alcaldesa de Mérida, y haber asumido el cargo de Senadora de la República representando a Yucatán, Angélica Araujo jugó un papel discreto en la política yucateca, un poco orillada por las circunstancias y las condiciones políticas del momento, así como por las exclusiones de las que fue objeto.

En Yucatán, Angélica fue considerada por un sector importante del priísmo yucateco como un “negativo” en la actividad política. Se le marginó en varias ocasiones y se le orilló a buscar cobijo en el ámbito nacional, donde logró establecer relaciones de alto calibre. El punto crítico fue cuando el alto mando del PRI ordenó hacerla a un lado en las elecciones del 2015, el área de marketing electoral sugirió que Angélica restaba votos al tricolor.

Los tiempos cambian y ahora la Senadora recibe la oportunidad que estaba esperando, en las diversas asambleas municipales y reuniones del PRI, es común verla haciendo uso de la palabra, generando muchas simpatías entre la militancia.

Angélica Araujo desea ser Gobernadora de Yucatán. Su deseo tiene fundamentos. Pero aunque en el PRI predomina un sector que la descalifica, la realidad exige puntualizar que su administración municipal fue aprobada por todas las instancias políticas del estado. Angélica está limpia.

Con el correr de los plazos, la también ex Diputada Federal, se deja querer y aporta al tricolor lo mejor de sí. Los comentarios sobre sus mensajes resaltan “las tablas” que ha alcanzado. Angélica muestra un oficio político que pocos habían valorado en la entidad. El Senado le ha dado un alto grado en el quehacer político nacional, donde es apreciada.

Llegó el tiempo para integrar a ésta mujer que ha sabido navegar contra corriente y que está dispuesta a trabajar para que el PRI siga gobernando en Yucatán. El Jefe Político necesita de su voz en el Senado y necesita enviar un mensaje de unidad y madurez para que el proceso de selección del candidato a Gobernador, sea el adecuado y el más rentable.
Y mientras se dejan escuchar las voces de aprobación hacia ella, Angélica se hace sentir, amable, cordial, atenta, dispuesta, y leal a la militancia tricolor que no olvida que con ella, el PRI recuperó la Alcaldía de Mérida, tras casi 20 años de no tenerla.

 

Angélica está de regreso y eso la hace sentir feliz. Y a los que la quieren también.