Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Rolando Zapata ordenó ratificar a Marcos Celis como Presidente del TSJY

Rolando Zapata ordenó ratificar a Marcos Celis como Presidente del TSJY

757
0

Rolando Zapata ordenó ratificar a Marcos Celis como Presidente del Poder Judicial

A raíz de la renuncia del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, se ha desatado un debate intenso sobre la relación que éste sostenía con el grupo en el poder político de México, que encabezó el Presidente Enrique Peña Nieto.

La relación entre el Poder Judicial y el Titular del Poder Ejecutivo siempre se ha dicho hasta el cansancio que es institucional, sin embargo, es claro que es de sumisión política. El poder en la política mexicana es de arriba para abajo, y es el Presidente de la República el que posee la facultad de hacer y deshacer. Lo mismo pasaba en las entidades, donde el poder supremo recaía en los gobernadores. De hecho, a Medina Mora lo recomendó Peña Nieto y los senadores, obedeciendo a Peña, lo avalaron votando para hacerlo Ministro.

En Yucatán, trasciende la historia que registra que el Magistrado Marcos Alejandro Celis, buscaba su ratificación como Presidente del Poder Judicial, para lo cual, tendría que hacer campaña para lograr el voto mayoritario de sus compañeros magistrados. El día de la elección llegó y unos minutos antes de que iniciara la sesión electiva, el Gobernador Rolando Zapata Bello llamó vía telefónica a varios magistrados y les ordenó votar por la ratificación de Marcos.

El ex representante del PRI ante el Instituto Electoral de Yucatán fue ratificado como Presidente del Poder Judicial en la entidad para un segundo periodo que terminó el pasado diciembre de 2018. Evidentemente se violó la autonomía de poderes.

El Poder Judicial se contaminó durante mucho tiempo, de estas prácticas del poder político. Ahora que se cuestiona qué tanto es la sumisión de este Poder al Poder Ejecutivo, nos da una idea de la dimensión de las cosas.

En México, y en especial en Yucatán, falta mucho aún para lograr tener una verdadera separación de poderes.