Inicio Noticias Locales Seguir con educación ambiental, prioridad de parque tras incendio

Seguir con educación ambiental, prioridad de parque tras incendio

201
0

Piden apoyo tras pérdida de 50 por ciento del parque Hunab
Por Alejandro Espinoza Sánchez

México, 27 May (Notimex).- Luego del incendio que consumió la semana pasada casi la mitad de las instalaciones del parque de educación ambiental de la asociación Hunab en Yucatán, su fundadora Maritza Morales, destacó la labor que realizan al ser el primero de este tipo en el mundo.

Sin dejar de lado las pérdidas que sufrieron, en entrevista con Notimex, apuntó que “es el único lugar a nivel mundial donde los niños pueden empezar a estudiar una carrera para ser ambientalista y desarrollar sus proyectos tempranos de vida”, por lo que a principios de este mes festejaron de manera virtual 25 años de actividades.

Dijo que cuentan con el apoyo de instituciones para realizar esa labor, pero también proporcionan investigación en educación ambiental; “recientemente hicimos con la Universidad de Miami investigación sobre educación y cambio climático”.

Consideró que el medio ambiente “es un tema que pocas veces se le da seriedad y profesionalismo que debiera tener; tenemos también más de 300 comunidades que reciben nuestros materiales de educación ambiental de excelencia de manera gratuita, capacitamos a profesores para poder abordar desde el ámbito pedagógico distintas temáticas que conforman el campo del medio ambiente, como cultura del agua, energía forestal, ecología biodiversidad y cambio climático”.

También a nivel internacional apoyamos a otras organizaciones, como Fundación para la Tierra, que está en Paraguay desde el 2016, para que desarrollen su estrategia de enseñanza de acuerdo a la cultura guaraní, por lo que “perder gran parte de las instalaciones implica un retraso grande, sobre todo para nuestra región, porque desgraciadamente en México no existe la educación ambiental”.

“Tal vez uno de los casos de éxito ha sido el reconocimiento que en los últimos años recibieron integrantes de Hunab, con el premio Nacional de la Juventud en la categoría de protección al ambiente, por los emprendimientos y contribución tanto nacional como internacional y regional también”, argumentó Morales.

Respecto al siniestro, dijo que se levantó una denuncia ante la Fiscalía del Estado, luego de que el pasado 19 mayo el incendio inició en un terreno baldío y el viento propició que se extendiera hacia las instalaciones.

Dijo que ante la pandemia del coronavirus (COVID-19), las instalaciones permanecen cerradas desde marzo pasado, por lo que no se registraron pérdidas humanas, pero se dañaron edificios, se perdieron árboles nativos y un jardín de plantas medicinales.

“Perdimos el jardín de plantas medicinales, que era parte del proyecto de uno de los niños de la asociación, que tenía ya sembrado como 500 semilleros y también toda la área de hortalizas, que ya estaba para cosechar como zanahorias y cilantro. Es un área de 20 metros de largo por cuatro de ancho”, puntualizó.

La Asociación Civil sin fines de lucro Hunab, se ubica en la colonia Nuevo Yucatán, al nororiente de Mérida, y ocupa casi una hectárea de instalaciones; desde sus inicios hace un cuarto de siglo se ha dedicado a la educación ambiental, pero con el incendio también se perdió material especializados como microscopios, brújulas, lupas, telescopios, así como materiales pedagógicos y la ludoteca.

“Tenemos tres elementos que debemos afrontar; el primero es limpiar las instalaciones y desmantelar, ya que tras una revisión de Protección Civil del ayuntamiento, nos recomendó demoler lo que ha quedado de la estructura de metal, porque no es segura”, aseguró.

Morales añadió que “la segunda es que no queremos cancelar los servicios de atención a los niños y adolescentes (…) y, por último, terminar de construir un edificio que está avanzado, que va a ser una biblioteca especializada en medio ambiente”.

Consideró que para seguir con sus programas de educación, buscan el apoyo a través de donaciones económicas y también en especie, para terminar la constricción y reacondicionar el espacio.