Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Ser un buen padre es…

Ser un buen padre es…

345
0

A los hijos no se les amenaza, se les acompaña. Hay de aquel padre que tergiversa su tarea, al exigir lo que no sabe dar, nunca dio o no piensa dar.

Se perderá de la dicha de verse reflejado en ellos. Y cada día envejecerá su alma. La tristeza le alcanzará y le consumirá el desconsuelo, porque un hijo es un milagro de Dios.

En ellos radica el amor. En ellos está tu esencia de ser humano. Si ellos te admiran, te respetan y te son leales, entonces estás bendecido. Camina tranquilo porque no has fallado.

Si es todo lo contrario, reflexiona, algo hiciste o estás haciendo mal. A un hijo se le llena de amor permanente, propiciando el diálogo y la reflexión. Porque solo de esa forma te van a entender, porque sembraras confianza  en él o en ella. Escucha y habla, no impongas tu criterio, ayúdalo a comprender la situación. Establecerás una dinámica de mutua retroalimentación positiva, veras que construirán una relación hermosa basada en la admiración, el  respeto, la lealtad y la solidaridad a toda prueba.

Bendito el padre que ama a sus hijos y los respeta.

Un padre bueno jamás habla mal de su cónyuge a sus hijos. Porque entonces no los ama de verdad. Los daña, los lastima, los perjudica.

Ser padre es un apostolado de vida. Si no se ve de esa forma, entonces no es un buen padre.

Si has fallado, puedes aún recomponer la situación, aunque será difícil, los errores del hijo son las fallas del padre.

Con gusto comparto mi punto de vista agradeciendo a Dios ser padre amado de mis bellos hijos.