Inicio Noticias Internacional Siria: el aliado que le faltaba a Maduro para resistir en el...

Siria: el aliado que le faltaba a Maduro para resistir en el poder

117
0

“Geopolítica de paz” es el nombre de la estrategia internacional del gobierno de facto de Nicolás Maduro para aferrarse al poder en Venezuela.

Rusia, China y Cuba han sido los actores más prominentes de la red de alianzas que comenzó a tejer Hugo Chávez desde los inicios de la Revolución Bolivariana hace ya 19 años. El Kremlin y Beijing han aportado recursos, tecnología y mano de obra en multimillonarios proyectos diseñados, en teoría, para impulsar el desarrollo del país.

Pese a la actual crisis política y a las sanciones petroleras impuestas por Washington, los vínculos comerciales y militares con Rusia se han seguido estrechando.

El gobierno de Cuba aportó miles de médicos, odontólogos, fisioterapeutas, entrenadores deportivos, estrategas y personal de seguridad para poner en marcha las llamadas “misiones”, que fueron programas de asistencia que con el tiempo se convirtieron en el mecanismo más eficaz de control social.

La asesoría cubana también fue fundamental en la creación de un Registro Civil nacional, que se coordina desde el Consejo Nacional Electoral, en el funcionamiento de los registros y notarías, en el adiestramiento de milicianos y grupos paramilitares y la organización de los centros de detención de los disidentes y presos políticos.

La asesoría cubana le ha costado al estado venezolano unos 7.800 millones de dólares anuales, según dijo el economista Carmelo Mesa-Lago a la BBC.

Venezuela también abastece un poco más de la mitad de las necesidades energéticas de Cuba al enviar unos 55.000 barriles diarios de petróleo mediante convenios firmados entre Chávez y Castro, que fueron ratificados en 2018 por Maduro y el nuevo líder cubano Miguel Díaz-Canel.

El espejo sirio

Pero esta semana apareció en escena un cuarto aliado en el complicado escenario venezolano: Siria, país devastado por una cruenta guerra civil desde 2011.

Las declaraciones de Arreaza resaltaron la experiencia de Assad en la “resistencia”, término usado por Maduro en las últimas semanas al llamar a los milicianos y grupos paramilitares conocidos como“colectivos” a defender la revolución contra lo que considera ataques terroristas respaldados por Estados Unidos

Algunos analistas sugieren que las conversaciones entre el gobierno de Maduro y Assad forman parte de una estrategia del presidente ruso Vladimir Putin para alentar al chavismo, desmoralizar a las fuerzas democráticas lideradas por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y colocar en una situación incómoda a Washington

Fuente: Yahoo noticias