Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Sobre la reforma educativa de AMLO… la s primeras impresiones

Sobre la reforma educativa de AMLO… la s primeras impresiones

433
0
Compartir

En día de ayer fue presentada en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador la iniciativa para reforma constitucional en materia educativa. Hoy, el documento entregado a la Cámara de Diputados para iniciar el proceso legislativo correspondiente, fue publicado en la Gaceta Parlamentaria.

Analizando el contenido de la iniciativa se destaca:

I. La abrogación de lo que se conoce como reforma educativa aprobada en febrero de 2013. Esto implica la cancelación de las leyes secundarias que emanaron de los cambios constitucionales. Ya no tendría validez jurídica las leyes del servicio profesional docente y la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). Esto no significa la desaparición de los procesos de evaluación. El tema es revertir la evaluación con un enfoque coercitivo y punitivo para orientarse a revalorizar la función docente. Lo que significaría más la búsqueda de una mejora continua en lugar de establecer con los proceso de evaluación la permanencia del maestro en la función docente.

II. Se eleva a obligatoria la educación superior. Un tema que debe ser analizado con más cuidado. En la experiencia la obligatoriedad en los niveles educativos no significa necesariamente una mejora en el rendimiento académico. En la primaria, por ejemplo, está de facto la prohibición de reprobación de alumnos aún cuando no tenga ni los conocimientos y habilidades para avanzar a otro nivel. Por consecuencia se van cargando el atraso a niveles superiores, que por la dificultad creciente, se vuelve la situación en una problemática más profunda y sin solución.

Cuando se elevó la preparatoria o nivel medio superior a obligatoria se acompañó con una política de la autoridad educativa federal que con tal de mantener al joven preparatoriano en la escuela, se implementaron estrategias didácticas que resultan un detrimento de la calidad de la enseñanza, con tal de facilitar los procesos de aprendizaje para no ser obstáculos en el tránsito del estudiante en el nivel de preparatoria y no se vea afectado los índices de eficiencia terminal que tiene el gobierno que presumir como los mejores resultados.

Si la obligatoriedad de la educación superior no tiene los contrapesos adecuados que garanticen la importancia de la formación y adquisición de los conocimientos, habilidades y actitudes profesionales, tendremos entonces muchos titulados sin el profesionalismo que debe exigirse a un egresado de educación superior. El tema no es cuestión cuantitativa sino cualitativa.

III. Otro tema que seguramente causará polémica en las mismas huestes de Morena, el partido del presidente es la aparente cancelación de la autonomía universitaria. En la actualidad este precepto educativo está consagrado en la fracción VII del Artículo Tercero Constitucional.

Por un lado hay un aspecto positivo, especialmente con el tema la UNAM que vive retenida por los recuerdos del 68 y un grupo de estudiantes a los cuales no se les puede hacer nada, porque la autoridad no puede entrar. Lo que produce un ambiente de impunidad que no ayuda a mantener estabilidad y ambiente para el desarrollo de las actividades académicas.

Con esto no habría un impedimento de las autoridades para intervenir en la UNAM y sacar a todos esos grupos de disidentes y fósiles que mantienen aún secuestrada algunas áreas de la máxima casa de estudios. Grupos con los cuales se ha alimentado la izquierda de Morena en la capital y que ahora parece que queda rezagados ya cuando se logra obtener el gobierno de la presidencia.

A la fecha hay varias alternativas para la educación superior que están bajo la autoridad y supervisión de la Secretaría de Educación Pública sin mayores problemas. Esto ha dado certeza a los procesos formativos de educación superior.

IV. Uno de los grandes problemas que aún no se ha podido solucionar en la educación es que aún con el compromiso de los maestros, la inversión pública e incremento de la infraestructura educativa, los diversos programas de capacitación y estímulos – como lo fue carrera magisterial, es época – han podido un incremento el nivel académico en el aprendizaje y la enseñanza. A pesar de todos los esfuerzos tal pareciera que se privilegia la mediocridad y el conformismo.

En conclusión: es muy cierto que es necesario revalorizar al maestro. Este no es del todo culpable del fracaso de la educación, ni tampoco se merecía un maltrato que trastocará su estabilidad laboral. Como oportunidad se debe mantener lo que si ha funcionado y es prioritario mantener, así como también modificar lo que nos ayude a mejorar al país.

Es muy claro que la educación es un elemento fundamental para que el país crezca. Así lo hemos entendido los mexicanos que inclusive hemos definido, en el texto constitucional, a la democracia como un sistema de vida que da oportunidad a todos para el crecimiento y desarrollo. En la educación esta el basamento de nuestra sociedad y del sistema democrático. Seamos más minuciosos para que el cambio no solo sea pasajero o por la visión propia de un régimen de gobierno, sino que trascienda en el tiempo como un proyecto de nación que nos ayude a consolidar opciones reales de crecimiento y desarrollo nacional.

 

amlo-reformaeducativa