Inicio Análisis político Alejandro López Munguía ¡TRAIDOR!… Francisco Torres Rivas.

¡TRAIDOR!… Francisco Torres Rivas.

2315
0

Francisco Torres Rivas… ¡traidor!.

I.- Primero fue Mauricio Sahui Rivero el que traicionó a Ivonne Ortega Pacheco. Ahora lo es Francisco Torres Rivas, “panchito”, aunque hoy se le conoce como “pumba”. Algo inimaginable, increíble, insólito, porque ambos le deben a ella sus épocas de “gloria”. Ambos compadres entre sí, socios y hermanos en la vida pública.

II.- A pesar de que con Ivonne Ortega alcanzaron los puestos más importantes que en su juventud hayan soñado y logrado un status nunca imaginado, le dieron la espalda y se aliaron a sus enemigos. Incluso los dos, le dieron la “puñalada trapera” por la espalda, al usar a los medios de comunicación para deslindarse de ella. Una vez que fue designado candidato del PRI a la gubernatura del estado, declaró al Diario de Yucatán que todo se lo debía a Rolando Zapata Bello. “Pumba” por su parte, abordò el tema de Ivonne Ortega sin tacto, y dejò en claro que su retrato no estarà en el Salòn de los Gobernadores, àrea especial de la sede del PRI en el estado. Rematò su declaraciòn precisando que Ivonne “ya no es militante del PRI” y que “nadie màs a renunciado al partido ademàs de ella”.

III.- Si estas declaraciones las hubiera emitido Carlos Sobrino Argaez, o Vìctor Caballero Duràn, o Gaspar Quintal, o Diego Lugo o Eloy, tal vez no serìan reveladoras, ni hubieran causado indignaciòn desbordante, pues todos sabemos el odio que ella les inspira. Evidentemente “Pumba” Torres se quiso desmarcar de Ivonne Ortega y lo logrò. Solo que ahora està sujeto a la condena pùblica por parte de una sociedad que lo ve como lo que es… un traidor. Un leal nunca se hubiera atrevido a mencionar nada sobre ella. Nada. Si sobre la corrupciòn de Rolando Zapata y su gobierno del “saqueo a las arcas pùblicas” no se dice nada, ¡por què se tendrìa que decir algo sobre ella!.

IV.- “Pumba” Torres siempre tuvo en mente lastimar a Ivonne Ortega. Tal vez esa fue la consigna tras la reuniòn que sostuvo con Alito Moreno cuando visitò Yucatàn en campaña. No esperò mucho el otrora “hijo” de Ivonne para entregarse a los brazos del campechano. Aùn lo vemos desesperado por agradar a Alito y “ponerse a sus pies”.

V.- Muchos preguntan por què es catalogado como un “traidor, y la respuesta es simple, aunque no lo quieren aceptar, lo es, porque debiendo indignarse por el ROBO con el que Alito Moreno se hizo de la presidencia del CEN del PRI, “Pumba” Torres se fue a “postrar” ante Alito. Con el argumento de que “la campaña ya terminò, ahora hay que se r institucionales”, se tragaron kilos de estièrcol y le dieron la espalda a la decencia. Avalar al ladròn que le robò a su madre polìtica y a la militancia, es un acto de desvergûenza, indecencia y deslealtad.

VI.- Para los que argumentan que “Pumba” tenìa que hacerlo porque de lo contrario lo iban a “joder”, les digo que “asì piensan los borregos”. Asì piensan los arrastrados, asì piensan y viven los sumisos, los mediocres, los vulgares traidores. A Ivonne Ortega le rodean muchos traidores. Muchos a los que seguramente ya identificò.

VII.- “Pumba” Torres por decencia debiò guardar distancia con Alito Moreno. Si se iba a tomar la foto oficial, que fuera dentro de un acto protocolario, no en una selfie donde rìe como si se lo estuvieran “agasajando”. Se entregò como “cochinita pibil” en la fiesta del bandido que celebraba su la “victoria”, o mejor dicho, su fechorìa. A èl, los enemigos de Ivonne Ortega lo presionaron, o atormentaron y lo hicieron sudar la gota gorda. Pero Ivonne nunca lo soltò, lo cuidò, lo cubriò, le dio todo su apoyo y protecciòn. “Pumba” no supo ser agradecido. Regalò su dignidad y se hincò ante Alito.

VIII.- Un polìtico decente, congruente y leal, hubiera presentado su renuncia inmediatamente de que se consumò el robo de la elecciòn interna del pasado 11 de agosto. Pero no, se trata de “Pumba” Torres, el que gusta de estar “vigente”, al que ya le gustò estar pegado al poder polìtico, ese que le ha permitido hacer una enorme fortuna y que lo ha salvado de ser investigado y castigado con todo el rigor de la Ley.

IX.- A este traidor no le importa lo que siente su “madre polìtica”. Imagino el enorme dolor que se anida en el corazòn de Ivonne Ortega, al ver que su “amado” Panchito, se aliò a sus enemigos y la traicionò. Las declaraciones de “Pumba” son lo de menos, pero confirman su trapera traiciòn. Gracias a Ivonne, “Pumba” fue diputado local, secretario de obras pùblicas ($), diputado federal, y ahora presidente del CDE del PRI, pero ¿còmo le pagò a ella?… le pagò con traiciòn.

X.- Si “Pumba” cree que tiene el camino libre hacia la Alcaldìa de Mèrida, se equivoca. Lo mejor serìa que se vaya despidiendo de ese sueño vacìo. La traiciòn no se perdona. Hoy, èl es un alma que vaga sin pena ni gloria, en el descrèdito polìtico, en el repudio, la condena y el rechazo. Lo mejor serìa que se fuera del PRI y de la polìtica, porque a un traidor nadie lo quiere, nadie lo valora, nadie lo respeta. Un ser que traiciona a su “madre polìtica”, es un desalmado, una escoria polìtica, un perverso, un sucio, un sumidero a cielo abierto. Vaya para èl, un fuerte ¡FUCHI!… ¡GUACALA!…¡FOOOOOOO!.

La neta del planeta.- Todo lo aquì expuesto, està dentro de lo estrictamente polìtico. Se juzga al polìtico por su actuar polìtico. Y, abrimos el espacio para el debate y la investigaciòn sobre varios aspectos de su actuaciòn pùblica. Como siempre, le brindamos el derecho de rèplica, que para nosotros es sagrado.