Inicio Noticias Internacional Trump recurre al miedo, la división y la falsedad al exigir dinero...

Trump recurre al miedo, la división y la falsedad al exigir dinero para el muro fronterizo

211
0

El mensaje televisivo que el presidente Donald Trump dio desde la Casa Blanca pretendió mostrar, a la vez y con dudosa eficacia, dos rostros del presidente de Estados Unidos. Uno, el que busca probar que entiende y siente el desasosiego de millones de estadounidenses ante el drama humanitario en la frontera, la muerte por sobredosis de miles de adictos a opiáceos en todo el país y la cruda criminalidad perpetrada por algunos indocumentados que entraron al país ilegalmente. Otro, el que se reafirma en sus promesas de levantar una barrera física en la frontera con México, a la que no llamó específicamente muro, y la proyecta como la solución a las tragedias y la crisis planteadas en su primera manifestación.

Todo para plantear que para asegurar la frontera, poner fin al freno al sufrimiento de tantos estadounidenses –e incluso el de de los niños indocumentados que, según él, son mercancía de coyotes– y reabrir el gobierno, cerrado por el desacuerdo de Trump con el Congreso, lo que la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes debe hacer es aprobar presupuestos para la seguridad fronteriza en el que deben ser incluidos 5,700 millones de dólares para la construcción del muro, o barrera física, en la frontera.

Es decir, Trump organizó la realidad a su modo para construir un argumento favorable a su exigencia de financiamiento del muro y para trasladar responsabilidad por la continuidad de las lacras del narcotráfico, las adicciones letales, el tráfico de personas y otros crímenes e inhumanidades,  y también del cierre del gobierno y sus efectos negativos, a sus opositores demócratas.

Ciertamente, acrobacias argumentales para apuntalar o legitimar ciertas políticas es cosa común en Washington. Pero lo punzante en el caso de Trump es que su mensaje estuvo cargado de falsedad e hipocresía: su discurso recurre al miedo, estuvo lleno de equívocos y distorsiones y, sobre todo, omitió que una ruda parte de la crisis humanitaria que el presidente señala en la frontera es producto de sus propias políticas inhumanas.

La separación de niños indocumentados de sus padres en la frontera, acción repudiada a escala global, ha sido criatura de Trump. Esos miles de menores no fueron traídos, salvo contados casos, por traficantes de personas como afirmó sino por sus propios familiares. Y lo hicieron para huir de la violencia en sus países y para pedir asilo en EEUU. Y más allá de ello, el flujo de indocumentados, medido en detención de indocumentados, desde la frontera con México se  encuentra en los niveles más bajos en muchos años.

En contrapartida, la inexistencia de suficientes fondos para la seguridad fronteriza y la asistencia humanitaria, e incluso para el muro que lo obsesiona, es consecuencia de la incapacidad negociadora de Trump, que no logró en los dos años pasados el aval de un Congreso con mayoría republicana en ambas cámaras.

Y, tras lo que él dijo hoy y lo que le respondieron los líderes legislativos demócratas Nancy Pelosi y Chuck Schumer, resulta improbable que lo logre en el presente Congreso. Máxime cuando su mensaje dejó claro que no tiene empacho en torcer los hechos y los datos para amoldarlos a sus deseos e intereses.

Dos ejemplos concretos de ello resultan ilustrativos.

El discurso de Trump implica que su plan de muro es clave para frenar el flujo de drogas, entre ellas los opiáceos de alto poder adictivo que matan a miles de personas. El drama de esos fallecimientos y de esos adictos es real y doloroso, pero en realidad la mayor parte de la heroína y el fentanilo no cruza la frontera por zonas donde hay o podría haber muro, sino por los puentes de entrada legal en el primer caso y por la vía postal desde China en el segundo.

El muro no frenará ese flujo, por lo que su mención al respecto es equívoca. Mejoras en seguridad fronteriza y aduanera son ciertamente muy necesarias, pero una barrera física no tiene que ver con ello y por ende su financiamiento no es justificable. Los 5,700 millones que el presidente pide para el muro serían mucho mejor utilizados, y salvarían más vidas, si se aplicaran en otros rubros.

Fuente: Yahoo noticias