Inicio Análisis político Columnista MPV Venezuela y México

Venezuela y México

247
COMPARTIR

Podemos hacer acciones y decir cosas buenas, pero nunca le parecerán bien a quienes no les conviene.

 

Los buenos resultados de un gobierno es lo que cuenta, no importa si es de derecha, izquierda o centro.

Solamente los venezolanos que viven en Venezuela pueden saber con exactitud lo que ahí pasa y pueden opinar en forma acertada. Porque son los que a diario sufren o gozan lo que ahí está sucediendo. Lo mismo podemos decir de México, solamente los mexicanos sabemos lo que nos pasa y porque nos pasa. Por ejemplo, hay mexicanos residentes en el extranjero que critican lo que sucede, pero son incapaces de aportar algo positivo. Porque las situaciones en ambas naciones se generan y se viven por quienes están ahí en esos momentos.

Podría decir como ejemplo que yo llegue a saber sin comprobar que la gasolina costaba 25 centavos mexicanos el litro hace 2 años en Venezuela. Si comparamos este precio en dólares, el costo de la gasolina sería más barato que en México.

En nuestro país la gasolina se ha vuelto para el gobierno un importante tema para recaudar impuestos a los consumidores que son la mayoría de la población, ya que su incremento repercute en los demás productos de consumo y servicios.

Venezuela al igual que otros países del mundo que tuvieron la desgracia de tener petróleo. Por lo cual, son objeto de la desmedida ambición del imperio yanqui. Hay muchas probabilidades que en esta lucha interna por el poder estén metidas las manos de los norteamericanos como lo hicieron en Panamá, Nicaragua, Brasil y más allá en el Medio Oriente, enarbolando la bandera de la democracia, pero en pos de su petróleo derrocando gobiernos ¿porque no lo harían en Venezuela?

Lo mismo está ocurriendo en Venezuela sin importar el número de vidas humanas que se pierdan. En México, no. Porque le entregamos dócilmente todo el control de nuestro petróleo. Se lucha por el poder, económico y político, por ambiciones personales o de grupo y como lo expresó en la Tribuna de los Diputados de Quintana Roo el niño orador ”…pobres y ricos necesitamos abrir nuestros corazones para poder decir con orgullo que vivimos en un país justo”

Esto va para México y Venezuela. Nicolás Maduro presidente de Venezuela llega al poder a raíz de la muerte de Hugo Chávez. Muerte que, según versiones fue producida por los Estados Unidos por medio del hombre de confianza de Hugo Chávez y ahora radica en ese país. En lo hasta donde yo sé no tiene antecedentes de luchador social y podríamos decir que llega a la presidencia por un golpe de suerte.

Poco se puede hablar de Nicolás Maduro, de ahí la gran diferencia de compararlo con AMLO. Y aclaro, éste es solo mi punto de vista sobre un tema que habla de izquierdas y derechas.

López Obrador, desde mi punto de vista, es un luchador social que escogió el camino más difícil para hacer política: la oposición real. Afirmó que es un luchador social que junto con un puñado de mexicanos entre los que puedo nombrar a Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muños Ledo y otros que definitivamente hoy tienen un lugar en la historia de México.

Digo que es un luchador social porque si de hacer dinero se tratara, siendo gobernador de la ciudad de México, se hubiera hinchado de dinero. Con el liderazgo de masas que posee ya se hubiera vendido como lo hicieron “los chuchos” del PRD.

Por eso cuando lo quieren enlodar con 500 mil pesos es irrisorio. Creo que los que idearon esto son codos. Debió ser una maleta con 50 millones y, entonces, sería más creíble. Dicho lo anterior, nada que ver entre Nicolás Maduro y López Obrador. El político tabasqueño afirma luchar por un país más justo para todos, igual que lo decía Luis Donaldo Colosio Murrieta. Algo que solo podríamos haber comprobado si hubiera sido presidente Colosio. Al igual que AMLO solo sabremos si cumplirá cuando sea presidente de México.

Por último, unas auto preguntas. En Venezuela hay elecciones democráticas y, sin embargo, fuera de ella se dice hay una dictadura. En México hay elecciones democráticas también, pero ¿qué dirán por fuera? Cualquiera similitud es pura coincidencia.

Este es mi punto de vista sobre la situación política de Venezuela y un poco de nuestro México. Existirán otros puntos de vista que yo respeto.

Dios mediante nos veremos la semana próxima con otro tema de interés público

 

Atentamente

T.T.S. Simón Pool Ciau