Inicio Análisis político Alejandro López Munguía XXII Asamblea Nacional del PRI, la lucha para erradicar o consolidar el...

XXII Asamblea Nacional del PRI, la lucha para erradicar o consolidar el “dedazo”

0
COMPARTIR
Ivonne Ortega entrega 420 mil firmas #recuperemosalpri.
feriadeciencia

La XXII Asamblea Nacional del PRI, la lucha para erradicar o consolidar el “dedazo”

Ivonne Ortega. Entregando 420 mil firmas #recuperemosalpri

No deben temer a la democracia. El PRI no debe cerrarse a ella. Competir por los cargos, permitirá que la emoción regrese y la pasión por la victoria se consolide. En el PRI, existen miles de militantes que tienen el derecho a ser electos para competir por un cargo de representación popular. El PRI ha llegado al punto, en el que la fortaleza está en su militancia. Pero no para hacer que juegue el papel de “borrego”, sino de respetar sus derechos y sus deseos de competir.

Un dato. Oficialmente el PRI en todo el territorio nacional congregó alrededor de 360 mil priístas con los que llevó a cabo, tres mil 100 asambleas locales, sectoriales, municipales y estatales respaldando en su mayoría la versión oficial de Gobernadores y Jefes Políticos. Todo ello organizado por la estructura oficial del partido. Por su parte Ivonne Ortega, ex Gobernadora de Yucatán entregó a la dirigencia nacional tricolor la cantidad de 245 mil firmas de priístas que libremente se pronunciaron por democratizar al partido. Todo ello dentro de la plataforma en redes sociales #recuperemosalPRI. En contraparte, Ivonne Ortega no tuvo la necesidad de movilizar a nadie, los priístas no tomados en cuenta, excluidos de facto, cooptados por las dirigencias municipales, estatales y la nacional, tomaron su computadora, su móvil y enviaron sus propuestas. Esto significa que el 40% de la militancia, rechaza la dinámica oficial del partido. Si el voto duro del PRI ronda los 10 millones de votos, entonces 4 millones no quiere ser “borrego”. Bajo esta perspectiva la pregunta es: ¿cuál es el destino del tricolor?.

Este es el punto. El PRI se juega la vida política en la elección del 2018, que será concurrente, histórica y tal vez, memorable. Al tricolor ya no le quedan siete vidas. El caos está a la vista.

El Presidente Enrique Peña Nieto no debe cerrar los ojos a este escenario. Nada, ni nadie le garantiza que la Asamblea salve su presidencia, pero sí que le de esperanza al PRI de competir el año siguiente. Al tricolor se le gastaron los argumentos políticos para simular sus actos de democracia. La imposición ya no puede ser disfrazada con prendas democráticas. La militancia está dividida.

Con el 60% de la militancia oficial el PRI no gana la Presidencia de México, esto es contundente.

En la actualidad, ninguna encuesta le da la victoria al PRI en el 2018, y ya van casi tres años desde que la tendencia empezó. La enorme molestia ciudadana impacta severamente en el seno del partido oficial. Es una molestia que alcanza a la militancia, porque están cansados de soportar actos de una autoridad soberbia, insensible y traidora en muchos casos.

El priísta de la colonia está harto de apoyar a políticos que durante la campaña les ofrece las “perlas de la virgen” y cuando se encumbran, simplemente lo ignoran. Es una historia de nunca acabar. También los hay quienes desde el poder, como funcionarios, o como representantes populares o gobernadores, se enriquecen a manos llenas. Los casos de Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte, Andrés Granier Melo, Vallejo, Yarrington, se configuraron en medio de una gigantesca soberbia que les hizo creer que eran “Dioses” y actuaron como tales.
La Asamblea Nacional es la cumbre donde dos frentes chocarán rudamente en busca de soluciones. La dirigencia nacional pretendiendo validar el encumbramiento de José Antonio Meade, o de José Narro, frente a quienes exigen que el candidato tenga probada militancia y compita internamente por el cargo. Es decir, el “dedazo” vs. la consulta a la base.

En lo personal no creo que el Presidente del PRI permita la democratización del partido, porque eso significaría reconocer que la salvación está en manos diferentes a las suyas. El PRI está a un paso de perderlo todo. Si se impone la orden oficial, el PRI tendrá un destino similar al del PRD, que ve con ojos de desesperanza como le abandonan sus otrora fieles.

Es una lucha por la dignidad democrática. Una lucha que el PRI no puede posponer.

Junto a Ivonne Ortega Pacheco avanzan muchos mexicanos que exigen un PRI cercano a la gente. Un PRI con el oído pegado al territorio. Su lucha no es por un cargo, aunque dicho sea de paso, creo, sería lo más sencillo de obtener. La trayectoria política de Ivonne Ortega es de una permanente competencia electoral, desde la presidencia municipal de Dzemul, su pueblo natal, la diputación local, la diputación federal, la senaduría, y la gubernatura, esta mujer yucateca no ha dejado de demostrar su convicción democrática y su don para ganar elecciones; lo que sigue es la Presidencia de México. Sin duda.

¿Cuál es el destino del PRI?. Si optan por el “dedazo” será la derrota electoral. Pero si optan por la consulta a la base, el PRI tendrá la opción de competir.

Hay quienes con temor afirman que cuando el PRI compite internamente pierde la elección constitucional. Y de hecho, así fue en el pasado, cuando las circunstancias eran adversas y los recursos políticos limitados. Hoy el PRI se juega la presidencia y con ello la credibilidad. La sociedad está en otra dinámica.

La sociedad rechaza todo intento de manipulación. Ha dejado de creer en el oficialismo, está harta de los números alegres y condena todo acto de servilismo.

¿Qué caso tiene que en sus estatutos el PRI establezca como método de selección de candidatos, la consulta a la base?. Si no la van a respetar, entonces que la quiten de sus estatutos. Porque es el momento de optar por ese método.

Ivonne Ortega lo entendió perfectamente. Y junto con ella, miles de mexicanos que militan y no, en el PRI.

Dato final. Ivonne Ortega llega a la Asamblea Nacional con el estatus de ser ex Secretaria General del CEN del PRI, habiendo entregado a la Cámara de Diputados una iniciativa ciudadana para bajar el precio de las gasolinas, respaldada por una sentencia judicial para que se discuta y se dictamine. Recolectó cerca de medio millón de firmas ciudadanas. La Diputada con Licencia, es factor dentro del tricolor.

Indiscutiblemente la dirigencia nacional optará por defender en principio, la apertura de los estatutos para quitar el candado a los que simpaticen con el PRI. O sea, para que Meade sea el candidato o en su caso, José Narro. Pero la militancia en contra, podría rebasar el 40% y elevarse. El pulso está subiendo de nivel. Estoy esperando el turno de Ivonne Ortega al micrófono, momento de inflexión dentro de la Asamblea Nacional.

Pendientes.

DEJA UNA RESPUESTA