Inicio Análisis político Alejandro López Munguía ¿Y Pumba Torres no va a decir nada por la quiebra del...

¿Y Pumba Torres no va a decir nada por la quiebra del Isstey?

663
0

¿Y “Pumba” Torres no va a decir nada por la quiebra del Isstey?

El Presidente del PRI en Yucatán es una caricatura de líder. La quiebra financiera del Isstey no le quita el sueño al líder de todos los priístas en el estado. Y es que, ¡para qué!, ¡total, siempre se ha hecho y nunca pasa nada!. Que el patrimonio de miles de yucatecos esté riesgo es algo que no le interesa, está tranquilo, pues la vida le ha enseñado que las cosas son así, los jodidos siempre estarán jodidos, pero a él, siempre le irá bien pues tiene el apoyo de sus padrinos, ¡que viva el chupe, la alegría, las comelitonas, los bailes jaraneros, la tragaderas de cochinita y de chicharra, pibes y salbutes!.

“Pumba” Torres se ha distinguido por ser un político gris, sin valía para el estado. Ha sido diputado local, diputado federal, secretario de obras públicas y presidente del PRI en Mérida, de hecho, con él se perdió Mérida, la derrota de Víctor Caballero se le atribuye en las estadísticas a él, pues ocupaba el cargo de líder del tricolor en la Capital.

Hoy está dedicado a hacer Zumba, barrer la Casa del Pueblo, y hacer homenajes artísticos a Pedro Infante, el tipo ya perdió la brújula. La quiere hacer de promotor cultural, deportivo y artístico, en vez de hacer política.

El tema del Isstey le mete miedo. Sabe que hubo desfalcos, desvíos, robos, hurtos, fraude. Y que sus cuates, fueron los responsables. Le tiene miedo a Rolando Zapata y por ello, prefiere esconder la cabeza para no enfrentar el reto de pedir justicia para los yucatecos. El quebranto financiero es atribuible al PRI como fuerza política, pues se realizó durante el periodo de gobierno de su líder moral.

Pobre Torres Rivas, está sumergido en la mediocridad. El PRI es la vergüenza política en vivo. De oposición no tiene nada y de hecho, no sirve para nada en este momento.

El PRI bien podría ponerse a la altura de las exigencias ciudadanas, si su directiva en pleno, se deslinda de los responsables del quebranto financiero del Isstey y exige se aplique la justicia para los responsables.

Pero está visto que el PRI no responde a la ciudadanía, sino a la corrupción de quienes gobernaron en el pasado reciente. “Pumba” Torres es un mediocre, un político trasnochado que ha perdido la brújula del tiempo y la circunstancia. Tal vez si se alejara de los vicios, tendría lucidez política, para actuar como un digno y decente dirigente, y no un cómplice de la corrupción.