Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Yunes atento en lo electoral y Veracruz en el caos

Yunes atento en lo electoral y Veracruz en el caos

187
0
Compartir

Bajo los principios de la división de poderes, se le encarga al PODER EJECUTIVO el velar por la aplicación de la ley. En caso de conocer de alguna noticia criminal, investigar y someter si fuese el caso ante la autoridad del Poder Judicial su valoración para el juzgamiento correspondiente. No es admitido para el ejecutivo una valoración sobre la culpabilidad o no de un sujeto ante un hecho presuntamente delictuoso.

En las últimas horas se dio a conocer la noticia de 9 personas descuartizadas en el Estado de Veracruz. Ante este hecho el gobernador de esa entidad Miguel Ángel Yunes Linares ha expresado el día de hoy: “Son nueve personas que se localizaron en esta camioneta y una más fue abatida en la mañana al tratar de escapar de sus captores y está identificado plenamente como el jefe de la banda (…) es evidente que se trata de un enfrentamiento entre delincuentes, no son personas de bien…”

Grave que un gobernado se exprese en esos términos. Independientemente de que se pueda especular cualquier cosa, por principio de legalidad se debe siempre ponderar el principio de “PRESUNCIÓN DE INOCENCIA”. Si tan seguro está el gobernador de la conducta de estas personas que fallecieron, entonces nos encontramos ante la incompetencia evidente de un gobierno que no puede detener y controlar a los grupos delincuenciales.

En la última semana el gobernador Miguel Ángel Yunes se entrado en la batalla electoral dedicando su esfuerzo contra el precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Con expresiones de “loco” lo ha confrontado para debatir por la acusación que hace Yunes contra AMLO por supuestos dineros que ex gobernador Duarte le daba al tabasqueño. Igualmente aprovechando la exposición mediática en lugar de acudir a las instancias judiciales, presentar las correspondientes denunciar y que el proceso continúe por la vía institucional.

Ambas situaciones no son poca cosa ni se le debe restar importancia. Más cuando se vulnera los valores de la división de poderes y los principios básicos y fundamentales en la investigación, impartición y procuración de justicia.

Pero lo peor es que evidencian que Miguel Ángel Yunes está más preocupado por otros temas electorales y atender a sus enemigos políticos que mirar hacia dentro de su estado y controlar de manera efectiva a la delincuencia organizada.