Inicio Noticias Internacional A Trump no le gustó el trabajo de su abogado en el...

A Trump no le gustó el trabajo de su abogado en el juicio político

203

Washington, 10 feb (EFE).- El expresidente de EEUU Donald Trump no parece estar muy contento con los argumentos usados por uno de sus abogados Bruce Castor, en el juicio político («impeachment») contra él que se celebra en el Senado.

Castor, quien representa a Trump junto con el letrado David Schoen, realizó un discurso durante el primer día del juicio político que incluyó elogios a los responsables del «impeachment», ya que arguyó, sorprendentemente, que la presentación de la causa estaba «bien hecha».

Consciente de que los demócratas no tienen los votos para condenar a Trump al término del juicio que empezó este martes, Castor protagonizó un alegato deslavazado y a ratos incoherente, como si supiera que lo que pudiera decir no influiría en el resultado del proceso.

«Los senadores de Estados Unidos son gente extraordinaria, en un sentido técnico», dijo Castor al comienzo de su discurso de 48 minutos.

Según informa la cadena CNN, que cita fuentes cercanas al exmandatario, Trump «casi estaba gritando mientras Castor» presentaba sus argumentos.

Pero, aunque al expresidente le disgustó la actuación inicial de su equipo de defensa, su personal seguía confiando en que su acción está encaminada a conseguir su absolución.

Dos fuentes cercanas a Trump citadas por la cadena aseguran que Trump no va a aparecer públicamente hasta el final del juicio, aunque está hablando con sus asesores sobre cómo puede resurgir y ayudar a los republicanos en las próximas elecciones, las de mitad de período.

Castor llegó a convertirse en tendencia en la red Twitter durante su controvertida comparecencia, cambió el turno de intervención de los abogados y lo hizo en primer lugar en vez de Schoen, tal y como estaba previsto.

El Senado apoyó por 56 votos a 44 la constitucionalidad de este juicio que se espera se desarrolle rápido, con un posible final la próxima semana.

Es improbable que termine en una condena para Trump, puesto que para ello se necesitaría un mínimo de 67 votos (dos tercios del Senado), y los demócratas solo controlan 50 escaños de la cámara.