Inicio Noticias Internacional Abogado de EE.UU. denuncia la incomunicación y la tortura a opositores en...

Abogado de EE.UU. denuncia la incomunicación y la tortura a opositores en Nicaragua

172

Managua, 8 oct (EFE).- Los líderes opositores nicaragüenses Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, encarcelados desde hace cuatro meses por el presunto delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional, se encuentran bajo un régimen de incomunicación y tortura en Nicaragua, denunció este viernes el abogado defensor estadounidense Jared Genser.

“Es importante reconocer que ambos hombres están siendo sometidos a tortura como cuestión del derecho internacional”, señaló Genser, a través de una declaración escrita enviada a Efe.

El abogado explicó que “bajo el marco del derecho internacional, la detención bajo régimen de incomunicación de forma prolongada constituye una forma de tortura”.

– PUBLICIDAD –

Argumentó que tanto Maradiaga como Chamorro, que habían anunciado sus intenciones de aspirar a la Presidencia en las elecciones del 7 de noviembre próximo, “han sido detenidos e incomunicados por más de un mes” y “es evidente que siguen sometidos a tortura por el régimen de (Daniel) Ortega”.

“La detención de Chamorro y de Maradiaga refleja la implacable represión del régimen de Ortega contra la oposición democrática del país, que comenzó a principios de este verano”, indicó.

DENUNCIA TÁCTICAS REPRESIVAS

Recordó que los líderes opositores nicaragüenses fueron detenidos el 8 de junio pasado después de anunciar sus intenciones de aspirar a la jefatura de Estado, “y desaparecidos -detenidos en lugares desconocidos sin acceso a sus familiares o abogados- por casi tres meses”, al igual que más de 30 dirigentes de la oposición que “han sido sometidos a las mismas tácticas represivas durante este verano”.

Tras su detención, prosiguió Genser, Maradiaga y Chamorro “fueron reaparecidos brevemente el 31 de agosto de 2021 y se les permitió a cada uno una breve visita con un miembro de sus familias”.

“Ambos hombres han bajado entre 20 y 25 libras (8,8 kilos y 11,2 kilos) en tres meses bajo custodia. Ambos han sido sometidos a frecuentes y duros interrogatorios, que pueden durar más de una hora”, afirmó.

“En el caso de Chamorro, las luces brillantes de su celda permanecen encendidas las 24 horas del día. Y en el caso de Maradiaga, estuvo en régimen de aislamiento durante los dos primeros meses de su detención. Sus familias siguen muy preocupadas por su bienestar físico y mental”, continuó.

El abogado estadounidense anotó que a “pesar de su breve reaparición”, los dos opositores “han vuelto a estar completamente incomunicados sin ningún acceso a sus familiares, abogados o médicos y sin ningún indicio de que su juicio avanzará en el corto plazo”.

PIDE A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL TOMAR MEDIDAS

Asimismo, observó que hoy se cumplen cuatro meses en que sus clientes “se encuentran detenidos como presos políticos de Daniel Ortega” y “seguimos exigiendo que el régimen de Ortega cumpla con sus obligaciones internacionales de derechos humanos y libere de forma inmediata e incondicional” a Maradiaga y Chamorro, “y a los más de 150 presos políticos que mantiene cautivos”.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que tome medidas coordinadas para enfrentar el asalto de Daniel Ortega a la democracia de Nicaragua”, abogó Genser.

A finales de agosto pasado, el Ministerio Público acusó a siete dirigentes opositores, entre ellos Maradiaga y Chamorro, así como a un consultor internacional, por ser presuntos autores de los delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional.

Las autoridades nicaragüenses han arrestado, además de Maradiaga y Chamorro, a los aspirantes presidenciales opositores Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre, investigados por supuesta traición a la patria, así como a casi una treintena de dirigentes políticos y profesionales independientes, de cara a las elecciones del 7 de noviembre.

Ortega, un exguerrillero sandinista próximo a cumplir 76 años y que retornó al poder en 2007 tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1984 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990, busca su quinto mandato, cuarto de forma consecutiva, y segundo con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.