Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Al PRI Yucatán le urge una dirigencia con Calidad Moral

Al PRI Yucatán le urge una dirigencia con Calidad Moral

1017

El PRI necesita un líder con calidad moral.

I.- Para salir del hueco en el que se encuentra, el Partido Revolucionario Institucional necesita un líder con calidad moral. Uno que no tenga una cola tan larga de corrupción, que no tenga historial de traición, ni de elitismo, menos de alcoholismo y drogadicción. Al PRI le urge salir del infierno en el que se encuentra. Necesita limpiarse la cara ante la sociedad yucateca que lo ve con desconfianza, recelo y repulsión.

II.- En las últimas elecciones en el PRI se empeñaron en mostrar la cara más sucia de la cúpula. Tanto en el 2018, como en el 2021, las dirigencias se sirvieron con la “cuchara grande” disponiendo de todos los recursos humanos y financieros que tuvo el partido a discreción. En el 18′, Rolando Zapata ungió a sus designados para ser los candidatos; en el 21′, la triada formada por Francisco “Pumba” Torres, Jorge Carlos “el gordito” Marín y Pablo Gamboa, ungieron a los suyos. Ambas camarillas lo hicieron de la misma forma.

III.- Ésta lucha entre grupos ha hundido al tricolor hasta el punto de llevarlo a su desaparición. El tricolor ya experimentó lo que es el repudio de la gente y aunque la elite se rehusa a aceptarlo, es necesario, cuanto más urgente, cambiar a la actual dirigencia estatal, encabezada por el derrotado Francisco “Pumba” Torres, y que a la dirigencia estatal lleguen los que tengan calidad moral. Porque solo de esa forma, el partido tendrá aceptación masiva.

IV.- Y la calidad moral no es un asunto de formas, sino de fondo. El PRI debe deshacerse de “Pumba” Torres y poner en el liderazgo a uno, o una, que tenga las credenciales para dar la cara ante los yucatecos. Porque es mucho el daño que el PRI se hizo a sí mismo. El tricolor lastimó a su propia militancia y fue el responsable de su partida.

V.- Con una dirigencia con calidad moral al frente, el PRI podría encabezar una cruzada por la reivindicación de la lucha social y la democracia, que son las banderas del partido. Esto, como parte de toda una estrategia para prácticamente refundar al partido. El nuevo líder deberá ser uno que no se someta ante Rolando Zapata, ni ante el “gordito Marín”, ni ante Emilio Gamboa Patrón, ni ante nadie. Tiene que ser muy valiente y talentoso.

VI.- El PRI no puede ser dirigido por uno que lleve el sello de Rolando o de “el gordito Marín”, o de Emilio Gamboa. Sino por un presidente, hombre o mujer, libre, sin ataduras, militante activo sí, pero no sometido a la cúpula ni a la mafia del poder en el estado. Porque si de repente acuerdan poner a gente como Borjas, o como Homá, la cosa ya se jodió.

VII.- El tricolor está a punto de desaparecer del escenario político, al menos como una fuerza grande. Y se ve muy difícil que pueda competir por sí solo para la presidencia de México, aunque en Yucatán, si logra tener una dirigencia solvente moralmente hablando, tal vez pudiera dar la pelea frente al PAN.

VIII.- ¿Pero quién o quiénes son esos personajes priístas que tienen calidad moral para poder dirigir al PRI en Yucatán?. En realidad hay abundancia de priístas por todo el estado, que bien pudieran ser los líderes del partido con ésta fundamental virtud.

IX.- Un hombre indicado me parece que es Carlos Berlín Montero. Este priísta tiene una hoja de vida envidiable. Es respetado por su honorabilidad y su capacidad para resolver los problemas. Tiene una enorme experiencia y cuenta con el respaldo del sector campesino, que lo recuerda al lado de Víctor Cervera Pacheco, de quien fue su secretario de desarrollo rural cuando éste fue Gobernador del estado de 1995 – 2001.

X.- Con Berlín Montero, el PRI tendría sin duda una alternativa de vida política. Una decente, y eso le daría respiro rumbo al 2024. Porque hoy la dirigencia estatal está podrida, es como una herida profunda llena de pus, y con gusanos que no se quieren ir de allí. No hay de otra, el PRI está muerto en vida y pudriéndose. Es hora de cambiar a “Pumba”, y a su camarilla.

La neta del planeta.Carlos Berlín Montero es la mejor carta del PRI para encabezarlo. Su prestigio es lo único que puede salvar lo poco que tiene este partido. Y aunque él no romperá diálogo con Rolando Zapata ni con “el gordito Marín”, ni con Emilio Gamboa, no se someterá a ellos. Berlín no es un “borrego”. Él es un priísta libre, congruente, valiente y leal al partido.