Inicio Noticias Ciencia y tecnología Algunas propuestas para enfrentar los retos de la educación a distancia

Algunas propuestas para enfrentar los retos de la educación a distancia

125
0
E-learning, education and university banner, student's desktop with laptop, books and hands, top view

Desde nuevos métodos de evaluación para evitar la copia de respuestas, hasta el monitoreo de la atención para mejorar las clases

 

NOTIPRESS.- Después de un año del comienzo de la pandemia de Covid-19, el trabajo en casa, las reuniones virtuales y la educación a distancia se han convirtieron en norma. Sin embargo, estos formatos presentan aún varios retos, particularmente en el caso de la educación en línea. Por un lado existen dificultades para adaptar las formas de evaluación o de determinar si los alumnos prestan atención a sus clases. Por otro, hay la necesidad de cuantificar las pérdidas en el aprendizaje, que sin duda están sucediendo en este contexto global tan difícil. Estas son algunas propuestas para estas problemáticas de la educación a distancia, abordadas y estudiadas desde la investigación científica.

Para evitar trampas en la aplicación de exámenes en la modalidad en línea, un estudio publicado en npj Science of Learning propone un método llamado prueba en línea a distancia. Según los investigadores, este método es capaz de reducir de manera efectiva la capacidad de los estudiantes de recibir ayuda de otros para mejorar los puntajes de sus exámenes individuales.

Con este método, cuando se realiza un examen a distancia, los estudiantes reciben las mismas preguntas pero en diferentes momentos, según su nivel de habilidad. Es decir, estudiantes con un nivel de dominio más avanzado de los temas reciben cada pregunta después que otros grupos de estudiantes las hayan respondido. De esta forma, se desincentiva recibir ayuda de otros estudiantes con un dominio más avanzado de los temas a evaluar. Para determinar el orden de las preguntas de cada estudiante, se estiman los niveles de competencia a partir del promedio de las calificaciones u otros puntajes disponibles.

Según las pruebas estadísticas y encuestas posteriores al examen, este método redujo los puntos obtenido a través de trampas, en comparación con métodos de examen convencionales. Como beneficio adicional, señalan los investigadores al saber que no sería posible copiar de otros compañeros, los estudiantes pusieron más empeño en estudiar el material de la clase.

En lo respectivo a medir la atención durante las clases en línea, un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences propone el rastreo del movimiento ocular con las webcam. Esto con la hipótesis de que los estudiantes atentos siguen los videos con los ojos, de manera similar a como lo harían con un profesor presencial.

Los profesores en la educación a distancia a menudo se encuentran con la dificultad de evaluar el desempeño de su cátedra, frecuentemente encontrándose con las cámaras apagadas de sus alumnos. Con la detección remota de la atención al video, los profesores tendrían la posibilidad de responder y adaptarse para recuperar el interés de sus alumnos, de manera similar a como lo harían en el formato presencial.

Respecto a las pérdidas en el aprendizaje, un estudio de la Universidad de Virginia utilizó datos de exámenes de más de 4 millones de estudiantes de escuelas públicas de Estados Unidos. Los datos mostraron, en promedio, avances en el aprendizaje y puntajes de lectura comparables con los niveles prepandemia. No obstante, en matemáticas los estudiantes obtuvieron un puntaje alrededor de cinco a diez puntos porcentuales más bajo respecto a 2019.

Además dada la naturaleza preliminar de los datos, aún se desconoce mucho sobre el alcance de la pérdida de aprendizaje y cómo puede variar en las diferentes comunidades. En particular, existe una preocupación por estudiantes que han abandonado el sistema educativo por completo, sobre todo en poblaciones vulnerables.

Todo en el mundo apunta a que aún pasará tiempo antes de regresar a un sistema 100% presencial de la educación. Mientras tanto, es urgente trabajar en propuestas para enfrentar los diferentes retos de la educación a distancia. Sobre todo, debe hacerse con un enfoque holístico, donde no sólo se consideren los aspectos formales de la educación a distancia, sino también el efecto emocional de la pandemia en los alumnos.