Inicio Noticias Medicina Alianza GAVI aprueba más fondos para distribuir vacunas del esquema COVAX

Alianza GAVI aprueba más fondos para distribuir vacunas del esquema COVAX

204

GINEBRA, 25 jun (Reuters) -La junta de la alianza de vacunas GAVI autorizó otros 775 millones de dólares para financiar la entrega de vacunas contra el COVID-19 a países de bajos recursos en los próximos dos años, en un esfuerzo por acelerar la distribución, anunció el viernes en un comunicado.

El total de los fondos disponibles para cubrir los costos de la distribución de vacunas aumentará a 925 millones de dólares, dijo GAVI luego de una reunión de dos días de su directorio.

COVAX, administrado conjuntamente con la Organización Mundial de la Salud, ha entregado 90 millones de dosis a 132 países desde febrero, pero se ha enfrentado a importantes problemas de suministro desde que India suspendió las exportaciones de vacunas.

Actualmente la iniciativa está despegando y ahora estima que su objetivo de administrar 1.800 millones de dosis a las economías de menores ingresos se alcanzaría en el primer trimestre de 2022, dijo GAVI.

La junta de GAVI también estableció nuevos términos para acceder a las vacunas, lo que desincentivará la participación de las naciones de ingresos medios al insistir en que paguen las dosis de COVAX por adelantado el próximo año.

“A partir de 2022, el modelo permitirá a los participantes autofinanciados que dependen de la iniciativa acceder a las dosis para continuar adquiriendo vacunas a través de COVAX bajo términos y condiciones revisados”, dijo.

Reuters, citando documentos internos de GAVI, informó el miércoles que la revisión tenía como objetivo reducir los riesgos financieros de COVAX, aumentar su enfoque en los países más necesitados y reducir la participación de los países más ricos.

GAVI estima que la membresía del esquema puede reducirse a 120-130 el próximo año, desde unos 190 países en la actualidad, según indicó un documento interno.

Los cambios implican que países de América Latina y el Medio Oriente, así como países como Sudáfrica, podrían enfrentar costos más altos para acceder al esquema y necesitarían pedir financiamiento al exterior para asegurar las dosis.

Sin embargo, los países más pobres, principalmente en África y el Sudeste Asiático, mantendrán las mismas condiciones, con un costo mínimo o nulo para acceder a las vacunas.