Inicio Noticias Nacionales Aprueban las comisiones de Derechos de la Niñez y Adolescencia y la...

Aprueban las comisiones de Derechos de la Niñez y Adolescencia y la de Justicia prohibir el castigo corporal

331
0

La reforma salvaguarda el desarrollo de niñas, niños y adolescentes

Beneficiará a 32.9 millones de menores de edad

 

Las comisiones unidas de Derechos de la Niñez y Adolescencia y la de Justicia aprobaron el dictamen a la minuta que plantea prohibir el castigo corporal y humillante como método correctivo o disciplinario.

 

En reunión semipresencial, el documento fue avalado con 43 votos a favor, 19 emitidos por la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia y 24 por la de Justicia.

 

Reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para prohibir que la madre, padre o cualquier persona que ejerza la patria potestad, tutela, guarda, custodia y crianza de niños y adolescentes, utilice el castigo corporal o humillante como forma de corrección o disciplina.

 

Estipula que niñas, niños y adolescentes tienen derecho a recibir orientación, educación, cuidado y crianza de su madre, su padre o de quienes ejerzan la patria potestad, tutela, guarda y custodia, así como de los encargados y personal de instituciones educativas, deportivas, religiosas, de salud, de asistencia social, sin que sean víctimas del castigo corporal o trato humillante.

 

Se define al castigo corporal o físico como todo aquel acto cometido en contra de niñas, niños y adolescentes en el que se utilice la fuerza física, incluyendo golpes con la mano o algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, obligar a sostener posturas incómodas, quemaduras, ingesta de alimentos hirviendo u otros productos, así como cualquier acto que tenga como objeto causar dolor o malestar, aunque sea leve.

 

Como castigo humillante se considera cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante, ridiculizador y de menosprecio, o que tenga como objetivo provocar dolor, amenaza, molestia o humillación de niñas, niños y adolescentes.

 

Además, el dictamen especifica que la violencia familiar es el uso intencional de la fuerza física, moral o cualquier acto que tenga como objetivo provocar dolor, molestia, humillación, incluyendo el castigo corporal contra niñas, niños y adolescentes.

 

La reforma hace explícita la prohibición del castigo corporal

 

La presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, diputada Rosalba Valencia Cruz (Morena), explicó que la prohibición explícita del castigo corporal y humillante debe estar acompañada del desarrollo y aplicación de un sistema de justicia que prevea medidas alternativas a la privación de la libertad o la separación para los casos detectados.

 

Reconoció el compromiso de los integrantes de ambas comisiones y de las diversas organizaciones civiles y organismos que intervinieron en la redacción de estas reformas.

 

Modifica la concepción de disciplina y educación

 

La presidenta de la Comisión de Justicia, María del Pilar Ortega Martínez (PAN) detalló que, de acuerdo con la Secretaría de Salud, tan sólo en el mes de enero de 2020 se registraron 11 mil 937 casos de violencia infantil, por lo que este dictamen busca terminar con la normalización de la violencia contra niñas, niños y adolescentes, la cual estaba escondida en una concepción equivocada de la disciplina y educación.

 

Indicó que diversos estudios científicos refieren que los castigos corporales y tratos humillantes son la germinación inicial para crear una sociedad violenta. “No hay insulto pequeño y golpe suave. La violencia es una sola, por lo que estas modificaciones representan un pequeño paso para visibilizar que estos actos los dañan a ellos y a la sociedad”.

 

Intervención de integrantes de las comisiones

 

La diputada María de los Ángeles Gutiérrez Valdez (PAN) indicó que esta reforma no tiene una intención punitiva hacia los padres. El propósito es prevenir que los encargados de la tutela de las niñas, niños y adolescentes tengan capacitación y se les inculque el respeto de los derechos de la niñez.

 

La diputada del PRI, Mariana Rodríguez Mier y Terán, celebró la aprobación de este dictamen, toda vez que marca un antes y un después en la cultura de la educación hacia las niñas, niños y adolescentes, al promover la corrección de manera amorosa, empática, cuidadosa, así como considerar como sujeto de derechos a este grupo poblacional.

 

De Morena, la diputada Leticia Díaz Aguilar mencionó que la reforma permitirá velar por los derechos de la niñez y adolescencia, pues los golpes y castigos no enseñan, sólo generan miedo e inseguridad. La educación debe ser mediante el diálogo, el respeto y el ejemplo.

 

La diputada Graciela Sánchez Ortiz, también de Morena, manifestó que el castigo corporal es un tema de gran transcendencia, ya que influye en el desarrollo del individuo, por lo que esta reforma es un gran avance.

 

Por el PT, la diputada Ana Ruth García Grande expresó que este trabajo legislativo contribuirá a que la infancia y adolescencia sean sujetos de derechos y evitar actos de violencia que transcienden a la personalidad del individuo en su adultez, generando “adultos rotos que andan por la vida buscando paliar las secuelas del maltrato”.

 

La diputada Adriana María Guadalupe Espinosa de los Monteros García (Morena) dijo que estas modificaciones jurídicas garantizan a la infancia una vida libre de violencia, al prohibir el castigo corporal o humillante como forma de corrección o disciplina.

 

La diputada del PRI, Laura Barrera Fortoul, expuso que en el país hay más de 29 mil niñas y niños en condiciones de orfandad en albergues; están al cuidado de alguien más y son muy propensos a ser víctimas de violencia; esta reforma blinda y protege a los sectores vulnerables de la infancia.

 

El diputado Marco Antonio González Reyes (Morena) mencionó que el dictamen es un avance en la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes; no obstante, pidió diseñar políticas públicas hacia las familias que viven violencia para que este esfuerzo normativo sea visible.

 

Del PRD, la diputada Verónica Beatriz Juárez Piña resaltó que el propósito de este dictamen es coadyuvar a garantizar a la niñez y adolescencia a desarrollarse en una vida libre de violencia. El castigo corporal por parte de los padres o tutores para corregir y disciplinar es una práctica que tiene como consecuencia daños físicos y psicológicos.

 

La diputada de Morena, Martha Robles Ortiz, subrayó que la aprobación de estas modificaciones es un paso a la transformación de la conducta de la sociedad a favor de la niñez y la adolescencia.

 

De la misma bancada, la diputada Emeteria Claudia Martínez Aguilar destacó la necesidad de hacer visible la violencia correctiva padecida por las niñas, niños y adolescentes y este dictamen, agregó, permite eliminar cualquier castigo y definir la reparación del daño de estos actos que atentan contra la dignidad humana.

 

La diputada Ana Paola López Birlain (PAN) mencionó que esta reforma impactará en 32.9 millones de niñas, niños y adolescentes, al promover una crianza positiva y erradicar cualquier acto de violencia.

 

La diputada del PT, Martha Huerta Hernández, resaltó que el castigo corporal y trato humillante son prácticas muy usuales y aceptadas en la población, por lo que esta medida normativa elimina estos actos que transgreden los derechos de la niñez y adolescencia.

 

 

 

Boletín de prensa