Inicio Noticias Internacional Australia amplía el confinamiento por COVID ante la preocupación por Sídney

Australia amplía el confinamiento por COVID ante la preocupación por Sídney

146

SÍDNEY, 9 ago (Reuters) – Australia amplió el lunes el confinamiento por COVID-19 a una ciudad rural y a la región costera de Byron Bay, ante el temor a que el virus se haya extendido desde Sídney hasta el extremo norte del estado más poblado del país.

Tamworth, una ciudad agrícola situada a 414 kilómetros al noroeste de Sídney, y Byron Bay, un lugar turístico situado a unos 770 kilómetros al norte de Sídney, entrarán en un período de confinamiento de siete días, según dijo la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

Ni en Tamworth ni en Byron Bay se ha registrado todavía ningún caso de COVID-19, pero Berejiklian dijo que dos personas infectadas habían contravenido las prohibiciones de viaje y habían viajado allí.

“Como precaución, los expertos en salud han recomendado que se cierre Tamworth durante una semana”, dijo Berejiklian a los periodistas.

Nueva Gales del Sur informó de 283 casos de COVID-19 de contagio interno en las últimas 24 horas, frente a los 262 casos de un día antes.

El estado ha tenido dificultades para contener el aumento de la variante delta, altamente infecciosa, a pesar del confinamiento de Sídney, que se encuentra en su séptima semana.

El vecino estado de Victoria dijo que reduciría las restricciones después de informar de 11 nuevos casos de COVID-19, los mismos que el día anterior.

La mayoría de los nuevos casos en Victoria pasaron por la comunidad mientras eran infecciosos, pero el primer ministro del estado, Daniel Andrews, dijo que el confinamiento de las zonas fuera de la capital del estado, Melbourne, se levantaría el lunes.

Melbourne permanecerá confinada -por sexta vez desde que comenzó la pandemia- al menos hasta el 12 de agosto.

En Brisbane, capital de Queensland, las autoridades informaron de cuatro nuevos casos locales el lunes, el primer día después de que la ciudad saliera de las órdenes de permanencia en casa.

El primer ministro, Scott Morrison, está siendo criticado por la lentitud en la aplicación de la vacuna, ya que solo el 22% de los australianos mayores de 16 años están completamente vacunados.

Un sondeo de opinión realizado por el periódico australiano mostró que su valoración en los sondeos había alcanzado su nivel más bajo desde que comenzó la pandemia.

Morrison reconoció la creciente frustración, pero instó a la gente a ser paciente.

“Sé que están hartos, sé que están enfadados y sé que quieren que se acabe y que la vida vuelva a ser como la conocían”, dijo Morrison a los periodistas en Canberra

“Pero no puede haber atajos”.

Australia ha informado de unos 36.250 casos y 939 muertes en total desde el inicio de la pandemia.