Inicio Noticias Ciencia y tecnología Como anticiparse y ajustar la estrategia de TI a las dinámicas de...

Como anticiparse y ajustar la estrategia de TI a las dinámicas de mercado

440

Es cada vez más necesaria la contribución de los CIOs al crecimiento empresarial

 

NOTIPRESS.- Con la creciente digitalización de los negocios, muchos CIO (director de sistemas de información, por sus siglas en inglés) creen tener el control de sus planes de negocio de TI. No obstante, factores externos crean presión de manera constante para anticiparse y ajustar las estrategias tecnológicas a las siempre cambiantes necesidades del mercado actual.

Ello vino a reforzarse en tiempos de pandemia, durante el cual, de acuerdo con datos de diciembre 2020 de la consultora IDC45% de las empresas priorizaron sus inversiones a la infraestructura de TI, y un 38% a la infraestructura de nube. Nancy Estens, vocera de Big Data Company, especializada en soluciones de ciencia de datos, incluso aseguró que, pese a las resistencias, la pandemia adelantó 15 años la adopción tecnológica.

Según lo dicho por Pat Phelan, vicepresidenta de investigación de mercado de Rimini Street: “Para impulsar el crecimiento en un entorno tecnológico dinámico, los planes de negocio deben ser monitoreados y ajustados según los rápidos cambios del mercado y las necesidades de los clientes”. Ante esta situación, compartió para el medio NotiPress consejos puntuales para no quedar detrás del mercado en términos de digitalización.

En primer lugar, es importante que el sistema de Gestión de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en ingles) implementado internamente sea altamente funcional y opere sin problemas. De esa forma, las transacciones administrativas serán eficientes en los años venideros y se podrán orientar los esfuerzos a agregar soluciones de alto impacto y centradas en el usuario alrededor del ERP. Mismas que pueden ser desarrolladas por proveedores más pequeños, ágiles e innovadores, aumentando la ventaja competitiva de los sistemas.

Relacionado con lo anterior, es conveniente actualizar la plataforma de ERP cuando sea posible. Es posible que utilizar versiones desactualizadas provoque pérdidas de ingresos e influencia para el fabricante y, por tanto, insistencia de su parte para ganar ventaja ante soluciones más rápidas e innovadoras. Es fundamental, a pesar de esto, no comprometer el retorno sobre la inversión con una actualización precipitada que genere problemas de interoperabilidad entre versiones.

A veces, cuando TI no puede entregar la innovación esperada, los empleados toman la iniciativa y usan nuevas soluciones de Shadow IT. Esto no es recomendable, ya que de estas soluciones paralelas a la TI centralizada podría derivar en problemas de gobernanza, interoperailidad o incluso de ciberseguridad de las plataformas.

Rimini Street también recomienda, ante el crecimiento enorme que ha tenido el mercado tecnológico, ampliar en la medida de lo posible la variedad de herramientas de TI. Puedes aprovechar el tiempo de cambio para preparar la empresa a futuro a través de un entorno de TI híbrido, que podría traer sustanciosas ventajas de flexibilidad sin sacrificar funcionalidad. También es importante informarse e implementar, según sea necesario, tecnologías disruptivas y aceleradoras como la IA y el blockchain, pues factores relevantes para futuros planes de innovación.

Por otra parte, un obstáculo a largo plazo sin solución fácil es la creciente falta de personal habilitado para trabajar con tecnologías de TI disruptivas. Los CIOs deben buscar maneras de abordar este desequilibrio entre escasez y demanda de talento; desequilibrio que, se espera, continúe durante años. Ello acarrea retos extra para entregar innovaciones a la velocidad que requieren los mercados y para optimizar el presupuesto y el personal,

El papel de los CIOs está cambiando ante la transformación digital de las empresas y los CEOs necesitan líderes de TI sensibilizado a los negocios y con capacidad de contribuir al rumbo de crecimiento organizacional. Por ello, estos deben pasar de la conservación de las eficiencias transaccionales de “back-office” a impulsar las innovaciones tecnológicas en el frente, que crean una ventaja competitiva.