Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Con Colosio a la presidencia la oposición ya no estará moralmente derrotada

Con Colosio a la presidencia la oposición ya no estará moralmente derrotada

1299

COLOSIO pinta para candidato presidencial

El escenario político nacional cambió de repente, y tras la encuesta que publicó el periódico Reforma, a la 4T ya le salió un “gallo” muy valiente, con potencial de crecimiento y sin negativos, se trata de Luis Donaldo Colosio Jr. actual Presidente Municipal de Monterrey, Nuevo León, el joven político milita en Movimiento Ciudadano.

Según la encuesta a la pregunta de si votaría usted por … Luis Donaldo obtuvo el 27% de respuestas positivas, frente al 31% que obtuvo Marcelo Ebrard y al 30% que obtuvo Claudia Sheibaum.

El hijo del ex candidato presidencial del PRI, asesinado en 1994, emerge como una verdadera bomba política, justo en el momento en el que la oposición no tiene candidato a la vista. Y es que, el joven político posee un prestigio heredado de su padre y de su madre, ambos víctimas de la injusticia del sistema político. El papá de Luis Donaldo, el candidato presidencial, es considerado el hombre estadista que iba a cambiar el país para bien, “que veía un México con hambre y sed de justicia”, pero no lo dejaron porque lo mataron.

El partido Movimiento Ciudadano se coloca en este momento, en el umbral de una elección presidencial con la posibilidad de competir con un candidato propio y con un liderazgo natural.

Por primera vez en su historia, el partido que fundó Dante Delgado tiene un “gallo” propio. Colosio sería un verdadero oponente para las huestes de Morena, mejor dicho, para las de Andrés Manuel López Obrador, que hasta antes de su aparición se veía en “caballo de hacienda”.

Morena podría enfrentar a una coalición electoral encabezada por Movimiento Ciudadano, PRI, PAN, PRD, postulando a Colosio y ahí sí que la cosa se pondrá cardiaca. 

Esto apenas comienza, pero por de pronto, la cosa se pone muy halagadora para la oposición, que ya puede decir, no está “moralmente derrotada”.