Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Cunde el miedo y la cobardía en Morena Yucatán.

Cunde el miedo y la cobardía en Morena Yucatán.

2332
0

Cunde el miedo y la cobardía en Morena Yucatán.

Increíble de creer, pero en Morena Yucatán, muchos pre candidatos tienen miedo de ser vetados y les invade la cobardía, callan ante la injusticia y la imposición de priístas y panistas.

Muchos de los aspirantes a diputados y a la alcaldía de Mérida se distinguieron a lo largo de muchos meses por ser “aguerridos” defensores de la Cuarta Transformación. Confirmaban que la dignidad y la congruencia los hacía ser críticos de la corrupción y de los corruptos del pasado. De hecho, hicieron todo para mostrarse “feroces” contra los priístas y panistas que “mal gobernaron Yucatán durante décadas”.

Sin embargo, luego de inscribirse como pre candidatos se quedaron “mudos”. Nada dijeron de las imposiciones que la cúpula de Morena encabezada por Mario Delgado, están ejecutando. Pareciera que los ratones se comieron sus lenguas. Uno hubiera pensado que personajes como Ismael Peraza “Chanis” levantarían la voz de forma enérgica ante el oportunismo de Verónica Camino Farjat, a la que la cúpula desea imponer como candidata a la Alcaldía de Mérida.

Verónica, es señalada como un alfil del exgobernador Rolando Zapata Bello, “enemigo” histórico de Ismael Peraza. Épicas son las disputas políticas entre ambos personajes en sus años de militancia priísta. Por eso no se explica el silencio de Ismael.

Y lo mismo sucede con Rafael Echazarreta, también pre candidato a la alcaldía de Mérida, que hasta ahora, no tenemos conocimiento de que se haya pronunciado enérgicamente contra la imposición que la cúpula desea ejecutar a favor de la priísta, verde ecologista, Verónica Camino.

Pareciera como si tuvieran miedo, miedo de hablar, miedo de expresar sus ideas, ¿pues no que en la 4T todo es diferente a como se hacían las cosas con el PRI y con el PAN?.

Cobardía. Eso es lo que pareciera estar reinando en el ambiente de Morena en Yucatán. Los pre candidatos no se pronuncian fuerte y claro. Son muchos los que en la oscuridad se quejan pero callan ante lo público. ¡Eso no puede ser!.

Injusto sería no reconocer el espíritu de lucha de morenistas ejemplares como Miguel Martínez Contreras, líder de Mexicanos Unidos; de Eusebio Moo, de Jesús Solis Alpuche, entre otros, que sí luchan y exigen se respete a la militancia, se respete a las bases morenistas.

Morena no es un partido cualquiera, no nació para comportarse como el PRI, o como el PAN. Nació como un movimiento de ciudadanos libres, libres para actuar y pensar, no para ser maniatados, manipulados, coartados en sus derechos.

Lo que le está sucediendo a Morena en Yucatán, es lo único que no le podía pasar. A Morena le estaba impedido el verse invadido de priístas y panistas, le estaba impedido de verse invadido de oportunistas y de vividores de la política. El argumento de Moreno no puede ser el de “ganar, aiga sido como aiga sido”, sino de ganar en base a su congruencia y a su base social, que está esperando acabar de una vez por todas con las mañas mafiosas del pasado.

En Morena no se pueden dar el lujo de perder la ventaja histórica que el pueblo les da. Están eligiendo a sus candidatos ninguneando a su militancia, imponiendo a priístas por sobre morenistas, que incluso son fundadores. Eso no está bien.

La crisis que se vive en Morena, se agudiza ante la falta de carácter de los líderes que sin explicación alguna callaron y se “pegaron a la pared”.

No son tiempos para comportarse como “borregos”, sino tiempos de lucha, tiempos de defender la dignidad con fuerza, fuerza del alma política que inspira el presidente Andrés Manuel López Obrador, que jamás se ha rendido ante la imposición, el influyentismo y la dedocracia, menos ante la injusticia, la inmoralidad y la incongruencia.