Inicio Noticias Locales Didy avala ilegalidad de anuncios de Ramírez Marín

Didy avala ilegalidad de anuncios de Ramírez Marín

388
alt

 

La sociedad se da cuenta de ésta situación vergonzosa y piensa que si se trata de criticar las violaciones a la Ley, pues debe de ser parejo, eso es congruencia.

Resulta entonces que el presidente de la mesa directiva del Congreso de la Unión Jorge Carlos Ramírez Marín rindió su informe legislativo el pasado lunes 15, según la Ley el plazo para que retire sus anuncios espectaculares venció el día de ayer sábado 20. Pero curiosamente dichos anuncios aún permanecen el día de hoy, lo cual es violatorio a la Ley que el mismo político avaló y el Diario de Yucatán solapa, encubre y fomenta dicha ilegalidad. La razón es simple:  el político yucateco contrató los servicios de publicidad del Diario de Yucatán que incluye anuncios en su medio impreso, carteleras, espectaculares, etc; lo que significó mucho dinero para dicho medio. Queremos pensar que seguramente al diputado Ramírez Marín le falló su equipo de logística pues ese descuido no le sucede a un político como él que cuida mucho su forma de operar.

Incongruente como es, el Diario de Yucatán calla y voltea la cara para “pasar por alto” dicha ilegalidad, ahora sí “no se rasga las vestiduras”, “cómo va a ser, si el Sr. Diputado se apegó al cobijo y bendición de la ex biblia de Yucatán”.

Lo mismo hizo dicho periódico al no condenar, ni siquiera publicar, que el alcalde del PAN Evelio Mis de Tinum ordenó apresar y golpear a su compañera de Cabildo regidora Bentia Cime a manos de la policía municipal por “oponerse a sus designios”. Con su silencio el Diario de Yucatán avala la ilegalidad de dicho alcalde del PAN. Eso sí, maneja la información de tal manera que se esconda la verdad para manipular los hechos y presentar al gobierno de Ivonne Ortega como la opresora.

Se nota con claridad que el Diario de Yucatán solo avala ilegalidades a conveniencia, su periodismo es desinformación que daña la profesión periodística. Que pena, porque su prestigio ha venido a menos … todo por el maldito dinero!.