Inicio Análisis político Alejandro López Munguía El destino de Huacho en manos de Rolando Zapata

El destino de Huacho en manos de Rolando Zapata

14536

El destino de Huacho, está en manos de Rolando.

I.- Se sabe que, en la elección del 2018, el entonces gobernador Rolando Zapata Bello dio la instrucción de apoyar financieramente la campaña de Huacho Díaz Mena, el entonces panista que Morena estaba postulando como su candidato a la gubernatura del estado. La justificación en primera instancia era en el sentido de “bajarle” votos al candidato a gobernador por el PAN, Mauricio Vila, aunque al final terminó por perjudicar al candidato del PRI, Mauricio Sahui Rivero.

II.- Huacho no pudo seducir a los panistas, pero sí se hizo de los votos priístas que el PRI oficial le facilitó. La historia es de todos conocida, Mauricio Vila le ganó 2 a 1 a Huacho Díaz Mena. 420 mil votos vs 200 mil votos. Los datos duros revelaron que los votos de Morena a favor de su candidato alcanzaban poco menos de 100 mil votos, lo que significaba que el PRI le dio el resto: otros 100 mil votos.

III.- Para el 2024, Huacho Díaz ya no recurrió a su aliado Rolando Zapata. En esta ocasión, se rodeó de gente menor, que le vendió la idea de que podría hacerse de los votos priístas sin necesidad de deberle el favor. De hecho, le dijeron que Rolando era un “cadáver” político.

IV.- Así pues, el dos veces “candidato fallido”, se aventó “el tiro” de hacerse de la compañía de codiciosos priístas de “bajo vuelo”, con el fin de que “scoutearan” priístas de base, para que trabajaran en su favor rumbo a la elección del próximo 2 de junio. De esa forma llegaron los “pumba” Torres (panchito Torres), los Dafne López, los Luis Hevia, los Marcos Celis, entre varios otros.

V.- Pero no contaban con la astucia del “padrino” Rolando Zapata, quien de manera quirúrgica, operó para hacerse de la candidatura al senado de la república como primera fórmula en compañía de la panista, Kathia Bolio. El peso político de Rolando sobre toda la estructura política priísta en todo el territorio, es realmente sustancial. Todos los priístas que colaboran con Huacho Díaz Mena en la actualidad, tienen un pasado con el ex gobernador. Todos le deben algo, incluyendo Huacho y Verónica Camino, candidata al senado por Morena, acérrima enemiga de Huacho, “ahijada” predilecta de Rolando y futura candidata a gobernadora en el 2030 a calor del ex gobernador.

VI.- Será difícil para los priístas – huachistas, que se resistan a la petición de Rolando, cuando les plantee la necesidad de que Huacho pierda la elección y que el Congreso del estado quede en manos de sus aliados, los panistas y de sus “chinos” priístas. A ver quién se atreve a decir “no” al “padrino”.

VII.- Y es que, el priísta tiene un ADN especial. El priísta aviva recuerdos que jamás olvida. Puede explotar de ira momentánea, pero nunca olvidará las anécdotas de vida que le dieron “gloria” a su juventud, a su paso por la administración pública y a su recorrido por el territorio. Es lo que Sergio Vadillo ha dado en llamar “identidad priísta”.

VIII.- Rolando solo tiene que aplicar la estrategia del diálogo y la persuasión, a través del acercamiento y el acuerdo. Debe activar el tejido generacional que un día Víctor Caballero despreció, asumiendo que con su candidatura a la alcaldía de Mérida en el 2018, todos correrían para postrarse como “borregos” (a mi mente viene la triste imagen de Walter Salazar). No hay en Yucatán un político con trayectoria priísta que carezca de una anécdota, un recuerdo, un pasaje, un favor que lo una a Rolando. Máxime si gracias a él, muchos tuvieron empleo y con ello, sustento a sus familias. Otros, hasta amasaron fortunas millonarias e inexplicables, al amparo del ex gobernador.

IX.- Incluso Francisco “pumba” Torres tiene un pasado hermoso con Rolando. Un pasado de grandes ganancias. Ni siquiera él se escapa de las manos de Rolando. Ni qué decir de los demás, que con una seria convocatoria podrían abandonar a Huacho y dejarlo solo a su suerte, ahora que su deprimente situación va en picada.

X.- El destino final del candidato de Morena a la gubernatura está en manos de Rolando, porque así lo decidió el propio Huacho. Si en vez de entregarse a los brazos de esos priístas, “ahijados” de Rolando, hubiera puesto su campaña en el músculo morenista, no estaría a punto de ser traicionado, abandonado y hasta acribillado desde adentro. Pobre Huacho, a pesar de tanto recorrido, carece del olfato político que solo el que tiene oficio desarrolla y usa en su provecho.

La neta del planeta.- Huacho Díaz Mena es el prototipo de político que debe servir de ejemplo para las nuevas generaciones, que deben aprender a jugar el Ajedrez político con oficio. Meterse a jugar sin talento y sapiencia, es suicidarse políticamente. ¿Qué va  a hacer Huacho cuando los priístas en los que confió empiecen a dejarlo?, o peor aún, ¿cómo impedirá que le dinamiten su débil campaña desde adentro?. Pobre Huacho, “la tenía, eeeeeera suya… y la dejó ir”.