Inicio Noticias Internacional El sector cultural y creativo puede contribuir a la recuperación, a pesar...

El sector cultural y creativo puede contribuir a la recuperación, a pesar de ser uno de los más afectados por la crisis COVID-19

221

En un nuevo informe de la OCDE, « La solución cultural: personas, sitios e industrias creativos » (The Culture Fix: Creative people, places and industries), se examina la importancia y el potencial del sector cultural y creativo como motor de la recuperación de la crisis, en concreto, del crecimiento del empleo y de las empresas, la cohesión social y la regeneración local.

El sector cultural y creativo genera empleo y actividad económica, así como ingresos fiscales y volumen de negocios empresariales. Según análisis de la OCDE, cerca del 7% de las empresas participantes en la economía comercial pertenecían al sector cultural y creativo. En 2020, el empleo de este tipo representaba hasta uno de cada 20 puestos de trabajo en algunos países de la OCDE y de la Unión Europea y hasta uno de cada 10 en algunas regiones y ciudades capitales. Se trata de empleos de alta cualificación. Según análisis de la OCDE, el 62% de los empleados del sector cultural y creativo finalizaron la educación terciaria y el porcentaje restante corresponde a la población activa general. Dichos empleos son «a prueba de futuro» (10% de alto riesgo de automatización frente al 14% de la población activa general). De media, alrededor del 40% de los profesionales creativos que se desempeñan en otros sectores (por ejemplo, diseñadores en la industria automotriz) impulsan la innovación y la creatividad en la economía en su conjunto.

Además de ser un buen negocio, la cultura propicia que nuestras sociedades sean más felices, saludables e inclusivas. Es cada vez más evidente que el mayor nivel de participación cultural influye positivamente en el bienestar y la salud, y fomenta la cohesión social al reforzar la integración e inclusión de los grupos marginados. Asimismo, la cultura y la creatividad elevan el atractivo de un sitio como destino para vivir, visitar e invertir.

El sector crecía con fuerza antes de la crisis. El crecimiento empresarial en cultura y creatividad superó al de la economía empresarial (18% en comparación con 12% de media en toda la OCDE). En la mayoría de los países, el crecimiento del empleo en este ámbito superó al del empleo en general (13.4% frente al promedio de 9.1% en los países de la OCDE y la Unión Europea). Al mismo tiempo, la demanda de cultura es fuerte y el gasto de los hogares en recreación y cultura registra un 18%, ritmo dos veces más rápido que el gasto general.

Este crecimiento tuvo lugar pese a la reducción de la inversión por parte de los gobiernos. Si bien la cultura goza de gran demanda en todos los países de la OCDE, la media del gasto público en servicios culturales bajó al 1.2% del gasto público total.

Sin embargo, el sector cultural y creativo resultó profundamente afectado por la pandemia de COVID-19. Entre 2019 y 2020, la contribución total al valor agregado bruto (VAB) mundial del sector se redujo cerca del 21% como consecuencia de la crisis. Según un reciente informe de la UNESCO, en todo el mundo se perdieron 10 millones de puestos de trabajo en estas industrias. Además, el gasto per cápita en servicios recreativos y culturales bajó aproximadamente un 30% promedio en 2020 con respecto a 2019. Sin embargo, el impacto de la pandemia ha sido desigual. A menudo las empresas con un fuerte contenido digital, como los servicios de videojuegos y de transmisión de música, han obtenido buenos resultados. Las medidas de asistencia pública ayudaron a amortiguar parte del impacto, pero no siempre se adaptaron adecuadamente a los elementos específicos del sector cultural y creativo, como los trabajadores que combinan el trabajo estándar con el independiente. Ahora, algunos sectores se recuperan con rapidez (por ejemplo, el de la música), en tanto que otros (como los relacionados con festivales y museos) requerirán más tiempo para volver del todo a los niveles anteriores a la crisis.

Reforzar la actividad cultural en las economías de la OCDE tras la pandemia de COVID-19 afianzará la recuperación en términos de innovación e inclusión. El sector cultural y creativo impulsa la innovación y las ideas en la economía en su conjunto, mediante el diseño de nuevos productos, nuevas técnicas de producción, nuevos modelos de negocio, formas innovadoras de captar la atención del público y de los consumidores, así como nuevas modalidades de coproducción.

En la presentación del informe, el Secretario General Adjunto de la OCDE, Yoshiki Takeuchi, afirmó que: «La pandemia de COVID-19 afectó profundamente al sector, el cual, si bien enriquece a nuestras economías y sociedades, suele ser el pariente pobre de otros sectores económicos. Representa un punto ciego de la política pública. Prestar mayor atención a las diversas necesidades de las industrias culturales y creativas aportará dividendos económicos y sociales para alcanzar una recuperación más firme».

De acuerdo con el informe, es fundamental que los gobiernos tomen medidas para igualar las condiciones de los trabajadores, las empresas y las organizaciones de este sector mediante la adaptación de las políticas públicas de empleo, seguridad social, innovación y emprendimiento. También se recomienda que los gobiernos contemplen ofrecer de manera focalizada asesoramiento y acceso a la financiación, así como oportunidades para conectar las empresas del sector cultural y creativo con otros sectores de la economía, a fin de fomentar el crecimiento y la innovación.

 

 

 

Boletín de prensa