Inicio Noticias Internacional En Bolivia, una batalla por un glaciar “condenado a desaparecer”

En Bolivia, una batalla por un glaciar “condenado a desaparecer”

342

Por Mónica Machicao

LA PAZ, 21 abr (Reuters) – En las montañas de las altas llanuras occidentales de Bolivia, donde la nieve yace polvorienta sobre la oscuridad de rocas que se elevan en un cielo gris duro, científicos y escaladores están luchando por el futuro de un glaciar moribundo que se ha convertido en un atractivo polémico para los turistas.

El glaciar Charquini, a unos 20 kilómetros de La Paz, la capital administrativa del país, se asienta en la Cordillera Real, una cadena montañosa que divide el Amazonas y las tierras bajas del altiplano andino.

Ha estado desapareciendo rápidamente, perdiendo unos 1,5 metros de espesor cada año, según la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y el Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo, reflejando problemas más amplios que enfrentan los glaciares en los Andes.

En los últimos años también ha comenzado a atraer turistas, con los gobiernos locales cobrando una tarifa a los visitantes. Algunos han hecho snowboard en el glaciar, preocupando a los científicos que dicen que el aumento de la actividad acelerará el declive del glaciar.

“Estamos frente a un glaciar muy sensible, desbalanceado y que está prácticamente condenado a desaparecer”, dijo Edson Ramírez, médico en glaciología de la UMSA, quien señaló que el turismo responsable es necesario para preservarlo.

“Es un glaciar que está sufriendo ahora un proceso de derretimiento, producto de los cambios globales, es decir, incrementos de temperatura y modificaciones en términos de las precipitaciones sólidas, nieve”.

Los glaciares en la Cordillera Real comenzaron a perder masa al final de la edad de hielo en el siglo XVII, pero este proceso se ha acelerado con el calentamiento global, dicen los científicos.

El Charquini ya ha perdido tres cuartas partes de su masa original. Algunos, sin embargo, sostienen que las montañas y los glaciares pertenecen a todos los bolivianos y deben ser disfrutados y explorados.

“Respecto al calentamiento global, lo que está pasando nos está afectando, pero mientras tengamos nuestras montañas, nuestras riquezas, yo quisiera que vengan”, dijo Ivette Gonzales, una indígena ‘cholita’ y famosa escaladora mientras caminaba cerca del glaciar.

“Aprovechemos nuestras montañas”.

El análisis de datos satelitales de la UMSA muestra cómo los glaciares han retrocedido en las últimas décadas.

Las nevadas se han reducido, obstaculizando la acumulación de masa de los glaciares, así como la disminución de los depósitos de agua que alimentan las principales ciudades de las tierras altas como El Alto.

Bernardo Guarachi, de 69 años, ha estado escalando las montañas desde que tenía 18 años. Dijo que cuando era más joven el Charquini llegó a varios kilómetros por debajo de donde lo hace ahora. Como ha retrocedido, ha dejado una laguna donde antes solo había hielo.

“Miren cuánto ha retrocedido. Es tremendo y no solamente Charquini, sino todas las montañas están en las mismas condiciones”, dijo Guarachi.

“Ver de esta manera a la montaña no me agrada, mira cómo está, ya desapareció la mitad”.