Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Estadio moderno, ¿pero hospitales y servicios de agua, de 4a?.

Estadio moderno, ¿pero hospitales y servicios de agua, de 4a?.

956

 

Estadio de lujo, pero hospitales de cuarta y servicios de agua de quinta

I.- Para el 2023, Yucatán contará con uno de los mejores estadios de Latinoamérica, el Estadio Sostenible. Será construido por la iniciativa privada que invertirá 2 mil millones de pesos. El pasado 31 de agosto, en el Centro Internacional de Congresos (CIC), el Gobernador, Mauricio Vila, junto con el director de la firma Juego de Pelota Inc., César Octavio Esparza Portillo, y el director operativo de Juego de Pelota Inc., José Antonio Téllez, presentaron los detalles de este proyecto, el cual estará ubicado al norte de la ciudad de Mérida, y del que dijeron, pondrá al estado a la altura de grandes urbes del mundo. ¡Sin duda una gran noticia!.

II.- Y es que, anuncios de inversión privada alientan la reactivación económica del estado, que viene luchando para salir avante de la crisis a la que lo sometió la Pandemia más cruel del milenio. De acuerdo con los datos proporcionados por el Gobernador de Yucatán, la inversión permitirá la contratación de 4 mil personas tanto de forma directa como indirecta durante la construcción del inmueble y mil personas contratadas formalmente una vez que inicie operaciones. Se espera que todos los empleos sean ocupados por yucatecos, es decir, que residan en la entidad junto con sus familias para que se pueda hablar de una verdadera reactivación de la economía local.

III.- El Estadio Sostenible estará de lujo. Mauricio Vila señaló que Yucatán estará a la vanguardia con uno de los estadios deportivos más modernos en el país y en el mundo, con enfoque cultural, social y amigable con el medio ambiente. Además, a diferencia de otros estadios, que sólo se usan los días de partido, éste se usará los 365 días del año, ya que tendrá un hotel de 300 habitaciones, la mayoría con vista a la cancha, museo, restaurantes y otros servicios a la comunidad. Además, para fortalecer el turismo de reuniones, contará con más de 9 mil metros cuadrados destinados para ello, con espacios ideales para promover las inversiones. O sea, ¡estará de wow!.

IV.- Pero vayamos al punto. Mientras estamos preparándonos para recibir ésta inversión que impulsará la reactivación económica, hay dos temas del desarrollo sostenible de Yucatán que se encuentran rezagados y más aún, en progresivo deterioro. Se trata de la deficiente atención médica – hospitalaria que padece la mayoría de los yucatecos derechohabientes, y la carencia de un eficiente servicio de agua potable en el interior del estado. Dos asuntos torales que vienen azolando a la población desde hace muchos años.

V.- ¿Por qué es casi imposible que se construyan hospitales de primera en las zonas más importantes del estado?. ¿Por qué es tan complicado que los gobiernos construyan más hospitales y permitan que comunidades abandonadas quedan privadas de los servicios de salud de calidad?, ¿por qué se carecen de medicinas, tratamientos para enfermedades mortales (en niños y adultos) y hasta vacunas para niños?. Sin entrar en detalle y solo con los testimonios de la gente que vive en las comisarías de Mérida, en las comisarías de los diversos municipios del interior del estado, nos damos cuenta que la atención médico – hospitalaria es deplorable, deficiente e inexistente. ¡En pleno siglo XXI!.

VI.- ¿Cómo es posible que podamos hablar de grandes inversiones tazadas en miles de millones de pesos para un estadio de futbol y de beisbol, pero no para la construcción de al menos un hospital que atienda a los yucatecos y complemente el esfuerzo que se realiza desde el Hospital Agustín O´Horán y que ya es insuficiente?. ¿De qué desarrollo sustentable estamos hablando?, ¿o es que de éste tema no se está dialogando?. Cuando se habla de gobernar, se trata del bienestar integral y del progreso social de la población.

VII.- En la entidad, el yucateco busca su salud donde sea posible. Y en mucho, lo encuentra en los hospitales privados. La gran mayoría de los habitantes se atiende en la privada, otra parte en las instituciones de gobierno federal y los menos, en las instituciones del sector salud del estado. Pero una cuarta parte de la población, especialmente la que vive en marginación y pobreza en el interior del estado y comisarías de Mérida, padecen la falta de atención médica – hospitalaria.

VIII.- Y si hablamos del servicio de agua potable, la cosa se torna igual de grave. 7 de cada 10 municipios en Yucatán sufren por el mal servicio de agua potable. Y en mucho tiene que ver la mala administración de los municipios, sin embargo, el tema no escapa la esfera de gobierno. Y es que, no es posible que en pleno siglo XXI la población carezca de agua potable, literal. En muchos casos es por la falta de mantenimiento de la bomba para hacer que el vital líquido llegue hasta las casas; en otros es por no tener recursos para pagar la luz, debido a adeudos pendientes de administraciones corruptas que desviaron el dinero para robárselo.

IX.- Es inadmisible que tengamos que tolerar esta situación que atenta contra la vida de las familias, en especial de los más vulnerables: los niños y los ancianos. La carencia de agua potable incrementa los índices de enfermedades, llegando a ser mortales en los casos infantiles y de personas adultas mayores. Es un problema que de no resolverse a tiempo, y de forma duradera, puede agudizar los efectos mortales de la Pandemia que actualmente vivimos y no tiene para cuándo terminar. Si a esto le sumamos que la población carece de agua y además no cuenta con atención médica – hospitalaria, el riesgo de enfermedades es grave.

X.- Entonces, recibimos la noticia de que la iniciativa privada invertirá en un súper mega estadio moderno y vanguardista, pero por otro lado, seguimos viendo a nuestra gente padecer por la falta de atención médica. Y ya no hablamos de la falta de medicamentos y de insumos y de equipo médico para el personal que actualmente se la rifa en el Hospital O’Horán y en todos sus centros de atención. Lo de la carencia de agua potable es ridículo, tomando en cuenta que Yucatán es el estado con la mayor riqueza del vital líquido. ¡Qué tristeza es que nuestra gente padezca por agua y la empresa trasnacional que produce cerveza en Hunucmá, la tenga gratis y a chorros!. Lo patético es que todas sus ganancias se van al extranjero, ni siquiera se invierten en el municipio o en otra parte de la entidad. Sería bueno saber cuánto paga de impuestos y ver si ese dinero vale la pena en beneficio del estado y su desarrollo. Lo mismo sería bueno saber, cuánto sería el estimado de impuestos que pagará la empresa del famoso estadio y ver qué tanto le redituará al estado.

La neta del planeta.- No es que no nos alegre la construcción del estadio sustentable, pero al ver el rezago en el que vive gran parte de nuestro pueblo yucateco, no puede uno más que pensar en que hay esforzarse más por el desarrollo, el verdadero desarrollo de la entidad. No se trata solo de facilitar la inversión privada, porque aunque es buena, el empresario por lo general no busca generar desarrollo, sino solo ganancias que se van a cuentas privadas y en mucho, al extranjero, ni siquiera se quedan en la entidad.