Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Fallo del PREP Yucatán, abona a la incertidumbre electoral

Fallo del PREP Yucatán, abona a la incertidumbre electoral

986

Nos ha costado 10 millones de pesos a los yucatecos. Se consideraba el PREP como un instrumento para la certidumbre y certeza legal.

Sin embargo, Yucatán es el único estado donde el PREP falló de manera constante. Desde un principio se notaron inconsistencias. Durante más de un hora se decía que ya había un acta computada pero arrojaba ceros en los resultados. Así avanzó después a tres actas capturadas, pero solo aparecían los datos como si fuese solo la primera.

Después vino el desastre. Al querer consultar los detalles aparecían errores de búsqueda en la base de datos. Aparecían en pantalla datos incomprensibles para los usuarios comunes, pero que para los entendedores era claro que las cadenas SQL de control de búsqueda de la base de datos estaban mal.

A lo largo del día de ayer, cuando supuestamente debía fluir los datos, se congeló la información y por momentos se cayó completo el sitio, mostrando que no existían.

Esto causó incertidumbre. El PRI, supuestamente el perdedor de la elección, ha utilizado este tema para exigit que los errores cesen y que la información empiece a fluir correctamente.

En la tarde salieron a dar la cara los consejeros electorales. Afirmaron que el sistema si estaba funcionando, que el problema era la difusión. Cuestionados por los propios reporteros insistían que todo iba bien, pero no pudieron aclarar porque en algunos dispositivos si se veía la información y en otras no.

El golpe la credibilidad por la ineficiencia del PREP ya estaba dado. Aún cuando se terminó su operación a las 20:00 horas, la información no puede ser consultada de manera clara y transparente. Lo que abona a que grupos políticos que no quieren reconocer la derrota usen este hecho para justificar anomalías.

Lo que debió ser un garantía de transparencia y certidumbre electoral hoy se convierte en una vergüenza. Más cuando se dice que se gastó alrededor de 10 millones de pago a una empresa que no pudo con el paquete. Hay medios de comunicación que han consultado el registro público del comercio y la empresa que manejó el PREP se declara como una agencia de viajes.

¿En manos de quiénes quedo el control de tan importante sistema electoral?

¿Acaso les faltó investigar más a los consejeros sobre la probidad y capacidad técnica de la empresa?

Graves omisiones que hoy salen a la luz y que han puesto en peligro la estabilidad política durante un proceso electoral que se advertía competitivo y muy aguerrido.

La empresa debería devolver, por decencia, el dinero por entregar a los yucatecos un sistema de porquería que no está funcionando de manera correcta. Aquí, debe ser la presidenta del IEPAC más severa en lugar de estar justificando y defendiendo a una empresa, porque el sistema no está funcionando.

Es claro que no se contaba con la infraestructura necesaria en los servidores para soportar el volumen de peticiones que los usuarios íbamos a hacer. Y aunque no es un asunto de ciberataque, como algunos han querido pretextar a favor de la compañía, bastante se ha pagado como para no tener los candados y una efectiva defensa cibernética.

El PREP en lugar de ser garantía, hoy se ha convertido en la herramienta para la especulación y el uso maniqueo de información electoral.

Una lástima que, ante la copiosa votación de miles de yucatecos, las autoridades electorales no estuvieron a la altura de los valores democráticos que el pueblo de Yucatán si ejemplificó a lo largo de la jornada.