Inicio Noticias Medicina Hemofilia adquirida: su impacto en la salud del adulto mayor pese a...

Hemofilia adquirida: su impacto en la salud del adulto mayor pese a baja prevalencia

343

La hemofilia adquirida es un padecimiento raro, más común en los adultos mayores

NOTIPRESS.- En el mundo, sólo 2 de cada un millón de personas padecen hemofilia adquirida, la cual se presenta principalmente en adultos mayores de 70 años, esto conforme con la Federación Mundial de la Hemofilia. De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, si el cuerpo sufre una herida de forma externa como una cortadura, el organismo humano forma coágulos de sangre para detener la hemorragia. Para que esto sea posible, el cuerpo humano requiere de plaquetas activas y proteínas mejor conocidas como factores de coagulación. Sin embargo, si una persona no cuenta con suficientes plaquetas o factores o éstos no funcionan de la manera correcta, significa que presenta un desorden de coagulación.

Relacionado con el tema, Angélica Licona, gerente médico de Biopharma para Novo Nordisk México, en entrevista con NotiPress explicó, la hemofilia adquirida se presenta cuando una persona con un sistema de coagulación sano desarrolla inhibidores contra factores de la coagulación. Y por lo general, el factor de la coagulación que sufre más daño es el Factor VIII.

A lo cual agregó: “La causa del desarrollo de inhibidores se desconoce, pero en el adulto mayor puede estar relacionada con enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, lupus, colitis ulcerativa o psoriasis, por mencionar algunas”. Y también mencionó, las personas con hemofilia adquirida suelen ir al hospital por primera vez debido a una hemorragia espontánea y habitualmente grave, difícil de controlar.

Conforme con la Federación Mundial de la Hemofilia, la hemofilia adquirida se presenta por medio de hemorragias súbitas en un 94.6 por ciento y hemorragias graves en un 70.3 por ciento. De igual manera, la doctora Licona informó que en México y el mundo hay cada vez más casos de hemofilia adquirida, con un índice de mortalidad de hasta 28 por ciento debido a un diagnóstico tardío.

Por su parte, Marilyn Mendoza, hematóloga de Biopharma para Novo Nordisk México, compartió con NotiPress que el diagnóstico de hemofilia adquirida se basa en el hallazgo de bajas concentraciones de factor VIII. Y dijo que el padecimiento es detectado mediante pruebas de coagulación, las cuales incluyen erradicar la presencia del inhibidor y detener la hemorragia con Factor VII recombinante activado.

Finalmente, la doctora Angélica Licona aseveró que las hemorragias de cualquier tipo nunca deben ser consideradas como normales. Y al respecto puntualizó: “Es preciso buscar atención médica de forma oportuna para diagnosticar y prevenir complicaciones a tiempo. Por ello, invitamos al público a consultar al especialista en hematología ante cualquier señal de hemofilia adquirida en los adultos mayores.”

El padecimiento de la hemofilia adquirida, al contrario de la crónica puede ser más fácil de tratar. Sin embargo, ambos tipos de enfermedad son considerados por los especialistas como de alto riesgo por no tener un tratamiento oportuno. Debido a esto, si una persona presenta hemorragias de forma constante, tiene que acudir al médico para descartar un diagnóstico negativo.