Inicio Noticias Fe y Religión Hermoso mosaico de la Virgen de Chiquinquirá adorna desde hoy los jardines...

Hermoso mosaico de la Virgen de Chiquinquirá adorna desde hoy los jardines vaticanos

270

Una imagen de la Virgen de Chiquinquirá fue entronizada y coronada en los Jardines Vaticanos este 9 de julio, en conmemoración de los 102 años de la coronación canónica de la patrona de Colombia.

La ceremonia de develación del mosaico con la imagen de la advocación mariana contó con la participación de representantes eclesiásticos, diplomáticos, laicos y religiosos de la comunidad colombiana en Roma.

En el evento estuvo presente el presidente de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, Cardenal Giuseppe Bertello; el subsecretario de la Sección Tercera de la Secretaría de Estado, Mons. Mauricio Rueda Beltz; y el embajador de Colombia ante la Santa Sede, Jorge Mario Eastman Robledo.

Asimismo, participaron en la ceremonia el Maestro de la Orden de Predicadores en el mundo, Fray Gerard Francisco Timoner; el Prior Provincial de los Frailes Dominicos en Colombia, Fray Diego Orlando Serna Salazar; y el rector del Santuario Nacional de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, lugar donde reposa el lienzo original, Fray Carlos Mario Alzate Montes.

El mosaico, que ahora está en el Vaticano, es una obra realizada en Verona (Italia) por el artista italiano Albano Poli, donde se aprecia la imagen de la Virgen de Chiquinquirá en colores vivos y acompañada con orquídeas, flor nacional de Colombia.

Durante la ceremonia, Fray Serna indicó que “en medio de los hechos tan convulsiones que hemos tenido en nuestro país en los últimos meses, esta ceremonia de entronización de la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá en los Jardines Vaticanos” se convierte en “un signo de esperanza para nuestro pueblo”.

En la Virgen María, Colombia encuentra “el rostro tierno y cariñoso de la madre que mira con misericordia y compasión a sus hijos, que sufren hoy por causa de la pandemia y la explosión social que se ha desatado en nuestra tierra”, agregó.

El Prior Provincial señaló que el mosaico es desde ahora un “pedacito de Colombia en el corazón de la Iglesia universal” y resaltó que al igual que muchos ciudadanos, “el lienzo de Nuestra Señora de Chiquinquirá también ha sido descartado, pisoteado, olvidado y maltratado”.

“Maltrato que se repitió hoy en horas de la mañana, cuando el cuadro fue vilmente asaltado, en un intento fallido de robar su cetro y corona”, lamentó.

Un desconocido robó en la madrugada de este 9 de julio el cetro y la corona que adornan el lienzo original de la Virgen de Chiquinquirá, los cuales fueron recuperados por la policía.

Fray Serna señaló que “en el propio día de su fiesta, nuestra reina y patrona ha sufrido como sus hijos colombianos, los estragos de la violencia” en el lugar donde “ha permanecido por más de 400 años”.

“Aquella que ha sufrido y acompañado al pueblo colombiano en las pandemias y guerras, en la lucha de la independencia y en los esfuerzos por alcanzar la paz, fue objeto de la violencia y el despojo que también ha padecido muchos hermanos nuestros”, agregó.

Además, pidió a la Virgen que renueve el tejido social de Colombia, así como “renovó los tejidos rotos de su milagroso lienzo”, y que “nos alcance de Nuestro Señor la tan anhelada paz con justicia social”.

En un comunicado enviado por la entronización de la imagen, la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) señaló que “este gesto sin precedente en la historia de Colombia tiene un inmenso valor para la comunidad católica de nuestro país”.

Es un “testimonio de la profunda vocación del pueblo colombiano a la Virgen María, que en Chiquinquirá se manifestó con la renovación milagrosa de su imagen en 1586”, agregó.

Los obispos colombianos agradecieron al Papa Francisco por su apoyo al proyecto y su deseo de recibir “el mismo la imagen de Nuestra Señora, para orar delante de ella”, y remarcaron que confían la salud del Santo Padre “a la protección de María”.

Asimismo, indicaron que la presencia de la imagen en el Vaticano es un “signo de esperanza” de que la Virgen “no dejará de interceder por Colombia en esta hora compleja de su historia” y “nos alcanzará de Dios la reconciliación y la paz que tanto necesitamos”.

El embajador de Colombia ante la Santa Sede, Jorge Mario Eastman Robledo, dio algunas palabras durante la ceremonia, acompañado de su familia. Afirmó que este momento es también una emoción compartida con los hermanos venezolanos, que tienen un aprecio especial por la Virgen de Chiquinquirá.

Eastman pidió que, desde el fondo del alma, oren a la Madre de Dios por la pronta liberación de la Hermana Gloria Narváez, una religiosa colombiana que desde hace más de cuatro años está secuestrada por terroristas musulmanes en Mali.

El embajador indicó que con la entronización de la imagen se quiere mostrar al mundo la hermandad de Latinoamérica, que renace “en la adversidad de estos tiempos” y resaltar que la Virgen de Chiquinquirá “nos inspira para sacar las fuerzas necesarias que nos permita levantarnos una y otra vez” a pesar de las caídas, la soledad y el miedo.

“Como el milagro de renovación en el lienzo, ella está como mujer y como madre aquí presente para darnos la libertad de estos tiempos, la de la fuerza para reparar las heridas y las cicatrices que llevamos, renovar nuestras vidas y poder levantar esa luz que nos ilumine y le dé sentido a nuestra existencia”, agregó.

Eastman recordó que la Virgen es la “madre de los descartados, de quienes padecen el dolor de sentirse excluidos, excluidos de las oportunidades, de quienes están sin trabajo digno, y no pueden vivir todo su potencial, de quienes han tenido que emigrar por hambre, de las mujeres silenciosas, abusadas y despreciadas, de los jóvenes buscando un sentido a tanta soledad”.

Finalmente, pidió a los fieles rezar “un Ave María desde el corazón” por el Papa Francisco, “porque cuando uno reza en silencio, con el corazón, las oraciones se oyen como un trueno de amor en el Cielo”.

 

 

 

 

FUENTE: ACI PRENSA