Inicio Noticias Internacional India preocupa al mundo al pasar de exportar vacunas en masa a...

India preocupa al mundo al pasar de exportar vacunas en masa a importarlas

242
0

NUEVA DELHI, 16 abr (Reuters) – Después de regalar y vender decenas de millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 en el extranjero, la India se encuentra repentinamente ante una escasez de vacunas a medida que aumentan los nuevas contagios en el segundo país más poblado del mundo.

India superó el jueves los 200.000 contagios diarios por primera vez, y está tratando de inocular a más población con vacunas de producción nacional.

Ante el aumento de los casos y el desbordamiento de los hospitales tras la relajación de las restricciones, también cambió bruscamente las normas para permitir la importación de vacunas por la vía rápida, tras haber rechazado anteriormente a los fabricantes de medicamentos extranjeros como Pfizer.

La India importará la vacuna rusa Sputnik V a partir de este mes para cubrir hasta 125 millones de personas.

El cambio de suerte podría obstaculizar no sólo la batalla de la India para contener la pandemia, sino también las campañas de vacunación en más de 60 países más pobres, principalmente en África, durante meses.

El programa COVAX, respaldado por la Organización Mundial de la Salud y la alianza de vacunas Gavi, tiene como objetivo el acceso equitativo a las vacunas en todo el mundo, y depende en gran medida de los suministros de la India, la potencia farmacéutica de Asia.

Pero en lo que va de mes, India sólo ha exportado alrededor de 1,2 millones de dosis de vacunas. Esto contrasta con los 64 millones de dosis enviadas al extranjero entre finales de enero y marzo, según datos del Ministerio de Asuntos Exteriores indio.

Un miembro de la Administración con conocimiento de la estrategia de vacunas de la India dijo que las vacunas disponibles se utilizarán a nivel nacional mientras el país se enfrente a una “situación de emergencia”.

“No hay ningún compromiso con otros países”, dijo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de la India, que supervisa los acuerdos sobre vacunas con otros países, dijo la semana pasada que la demanda india dictaría el nivel de las exportaciones.

La escasez resultante ya se está notando en algunos países del plan COVAX, y una autoridad en materia de salud de la ONU que participa en el despliegue de la vacuna en África dijo: “Depender tanto de un solo fabricante es muy preocupante”.

El director de los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades, John Nkengasong, dijo a principios de este mes que los retrasos en los suministros de la India podrían ser “catastróficos”.

ERRORES

Cuatro fuentes implicadas en las discusiones sobre el suministro y la adquisición de vacunas afirmaron que factores como los retrasos de India y COVAX en la realización de pedidos en firme, la falta de inversión en la producción, la escasez de materias primas y la subestimación del aumento del coronavirus en el país habían contribuido a la escasez de vacunas.

El Instituto de Suero de la India (SII, por sus siglas en inglés), el mayor fabricante de vacunas del mundo, se había comprometido a suministrar al menos 2.000 millones de vacunas contra la COVID-19 a los países de ingresos bajos y medios, y casi la mitad de ellos para finales de 2021.

Pero también se ha visto presionado para satisfacer las necesidades de otros gobiernos, como Reino Unido, Canadá y Arabia Saudí, en medio de los problemas de producción mundial de AstraZeneca.

Estados Unidos, por su parte, ha bloqueado el suministro de equipos y materias primas clave para sus propios fabricantes de vacunas, lo que limita las operaciones de SII y retrasa en meses su objetivo de aumentar la producción mensual a 100 millones desde los 70 millones actuales, dijo una de las fuentes.

Otro obstáculo inicial para las ambiciones de suministro de SII fue la vacilación de la India a la hora de hacer pedidos en firme, dijeron dos fuentes.

Esto podría haberle permitido aumentar la producción de la vacuna de AstraZeneca antes de tiempo, aunque los reguladores aún no la hayan aprobado.

India pasó meses discutiendo el precio final por dosis, y firmó una orden de compra inicial aproximadamente dos semanas después de que el regulador de medicamentos de India aprobara la vacuna de AstraZeneca, según las fuentes.

En un momento dado, el SII se quedó sin espacio para almacenar las dosis producidas.

“Por eso decidí no envasar más de 50 millones de dosis, porque sabía que si envasaba más, tendría que almacenarlas en mi casa”, declaró a Reuters en enero el consejero delegado de SII, Adar Poonawalla.

Poonawalla dijo que había gastado 20.000 millones de rupias (272 millones de dólares) en los 50 millones de dosis que la empresa empezó a almacenar desde aproximadamente octubre.

Incluso ahora, el Gobierno indio sólo realiza compras puntuales al SII en lugar de acordar un calendario de suministro a más largo plazo, dijo una de las fuentes.

El SII ha solicitado más de 400 millones de dólares al Gobierno indio para aumentar su capacidad, pero todavía no se ha comprometido.

El Departamento de Salud y el Ministerio de Asuntos Exteriores no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre cuestiones de financiación, retrasos en las compras y otros aspectos del despliegue de la vacunación en India.

EL ENIGMA DE COVAX

COVAX tampoco dio luz verde a los envíos de SII a los países participantes hasta después de que la vacuna recibiera la autorización de la OMS a mediados de febrero, dijo una fuente implicada en la iniciativa COVAX.

La fuente dijo que esos retrasos significaron que decenas de millones de dosis adicionales que el SII podría haber producido entre octubre y febrero nunca se materializaron.

Gavi defendió su decisión de esperar a las aprobaciones adecuadas antes de seguir adelante con los pedidos en firme. Y aunque está buscando más proveedores, admitió que gran parte depende de los fabricantes de vacunas de la India, que representan alrededor del 60% de los suministros mundiales.

COVAX tiene un acuerdo para comprar más de mil millones de dosis al SII. Pero ha recibido menos de una quinta parte de los aproximadamente 100 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca fabricada por el SII que esperaba para mayo. El SII también debe fabricar millones de dosis de la vacuna de Novavax para COVAX.

Gavi había esperado que el SII reanudara totalmente las entregas de vacunas a COVAX en mayo, pero el miércoles dijo que esto podría verse afectado por la crisis de COVID-19 en la India.

“Entendemos la ferocidad del virus en la India en este momento; sin embargo, esperamos que las entregas se reanuden tan pronto como sea posible”, dijo en un correo electrónico a Reuters.

El jueves, la India informó de 200.739 contagios en las últimas 24 horas, el séptimo récord diario en los últimos ocho días, mientras que 1.038 muertes elevaron su cifra total a 173.123. Su cifra de 14,1 millones de infecciones es la segunda mayor del mundo después de la de Estados Unidos.

El Gobierno indio, que en un principio pretendía cubrir a 300 millones de personas de alto riesgo antes de agosto, es decir, algo más de una quinta parte de sus 1.350 millones de habitantes, ha ampliado esta cifra en otros 100 millones, con la promesa de ampliarla aún más.