Inicio Noticias Fe y Religión ISIS masacró a 48 cristianos en iglesia que visitará el Papa en...

ISIS masacró a 48 cristianos en iglesia que visitará el Papa en Irak

272
0

En su próximo viaje a Irak, el Papa Francisco visitará la Catedral de Nuestra Señora de la Salvación, ubicada en Bagdad y recordada por ser el blanco de una masacre contra cristianos ejecutada por el Estado Islámico hace más de 10 años.

Del 5 al 8 de marzo de este año, el Papa Francisco viajará a Irak, un país donde la minoría cristiana ha sufrido años de violencia y cruentos ataques a causa de su fe. 

Al final del primer día de su visita, a las 4:40 p.m. (hora Roma), el Papa visitará la catedral católica siríaca de Nuestra Señora de la Salvación, también conocida como Sayidat al-Nejat, donde se reunirá con obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y catequistas iraquíes.

El 31 de octubre de 2010 esta catedral, ubicada en el barrio de Karrada, en el centro de Bagdad, fue asaltada por miembros del Estado Islámico cuando más de cien personas participaban en la Misa dominical.

El ataque terminó con la muerte de 48 personas -entre ellas los sacerdotes Wassim Sabih, de 27 años, y Thaier Abdallah, de 32 años-, y cerca de 70 heridos.

Previo al ataque, un grupo de terroristas islámicos se habían enfrentado con los agentes de seguridad de la Bolsa de Valores de Bagdad. Según la prensa internacional, luego los terroristas irrumpieron en la catedral católica y tomaron como rehenes a los fieles y sacerdotes. Dentro dispararon indiscriminadamente.

El vaticanista Sandro Magister escribió semanas después que “gracias a los testimonios de numerosos heridos llevados a Roma y otras ciudades europeas para ser curados”, se logró reunir información sobre el ataque.

Según el periodista, “la dinámica de la masacre no deja dudas” del odio de los terroristas islámicos a la religión cristiana. “Los agresores usaban correas explosivas. Disparaban y tiraban bombas gritando: ‘se irán todos al infierno, mientras nosotros al paraíso. Alá es el más grande'”, señaló.

“En las cinco horas del ataque, los terroristas rezaron dos veces, recitaron el Corán como en una mezquita. Devastaron el altar, tiraron al blanco sobre el crucifijo, se ensañaron con los niños simplemente por ser ‘infieles'”, agregó.

Durante el dramático ataque que inició alrededor de las cinco de la tarde, dos sacerdotes también fueron asesinados en medio de sus intentos de proteger a los fieles.

Según el relato de los sobrevivientes que recogió el diario italiano Il Foglio, el P. Wassim intentó evitar el ingreso al templo al cerrar la puerta de madera, pero no lo consiguió. 

Luego, mientras agarraba un crucifijo, clamó a los terroristas que lo tomen a él y no a los fieles. Sin embargo, fue empujado al suelo y recibió un disparo fulminante en el pecho.

Un sacerdote anciano, el P. Rafael logró llevar a unos 70 fieles a la sacristía para intentar protegerlos allí. Sin embargo, como el recinto tenía una ventana que daba al exterior, los terroristas lanzaron bombas a través de ella e hirieron al clérigo en el abdomen y dejaron algunos fallecidos y otros heridos.

Todo terminó cerca de las 9:30 p.m. Un mes más tarde, las fuerzas de seguridad iraquíes arrestaron una célula de al Qaeda en Bagdad.

Al día siguiente del ataque, después del rezo del Ángelus del 1 de noviembre de 2010, el Papa Benedicto XVI condenó el ataque y ofreció sus oraciones por las víctimas.

“Rezo por las víctimas de esta absurda violencia, aún más feroz porque ha golpeado a personas indefensas reunidas en la casa de Dios, que es una casa de amor y reconciliación. Expreso mi afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, ahora golpeada de nuevo, y animo a sus pastores y fieles a ser fuertes y firmes en la esperanza”, dijo.

 “Más allá de estos salvajes momentos de violencia, que siguen desgarrando a los pueblos de Oriente Medio, quisiera finalmente renovar un sincero llamamiento a la paz: es un don de Dios, pero también es el resultado del esfuerzo de los hombres de buena voluntad, de instituciones nacionales e internacionales. ¡Que todos unan sus fuerzas para poner fin a todo acto de violencia!”, agregó.

El proceso de beatificación de los 48 católicos que murieron dentro de la iglesia avanzó desde la fase diocesana hasta el Vaticano en octubre de 2019.

La catedral católica siríaca también fue una de las seis iglesias bombardeadas en agosto de 2004, cuando cinco coches bomba en Bagdad y uno en Mosul fueron detonados fuera de los templos, matando a 12 personas e hiriendo a más de 70.

Los católicos en Bagdad esperan con ansias la visita del Santo Padre. Según fotos publicadas en las redes sociales, en una pared fuera de la recordada y simbólica Catedral de Nuestra Señora de la Salvación, se pintó un mural del Papa con banderas del Vaticano e Irak.

 

 

 

FUENTE: ACI PRENSA