Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll La educación “a salto de mata”

La educación “a salto de mata”

5032
0

Hoy es el reinicio de clases que no será definitivamente presencial por no contar con las condiciones adecuadas por la contingencia sanitaria.

¿Cuál es el futuro inmediato de la educación?

Previo al inicio del actual curso escolar se previa que la educación sería bajo las normas de un modelo híbrido, mitad presencial y la otra a distancia, que implicaba dividir grupos para que una parte sea atendida los lunes y miércoles; la otra, martes y jueves; para que viernes se enfocarán los maestros en reforzar con determinados alumnos que así lo necesitaran.

Sin embargo, las condiciones no pudieron iniciar bajo esa modalidad y se tuvo que recurrir a la estrategia televisiva de Aprende en Casa en una nueva versión, supuestamente con valor curricular, donde el maestro sería un guía para que las tareas educativas se pudieran realizar con el apoyo y supervisión de padres de familia.

Las cifras del gobierno son muy positivas. Afirman desde la secretaría que la estrategia es un éxito. Que un 93 por ciento de maestros ven positivo el “Aprende en casa II” y respaldan el modelo implementado de educación en línea; por lo cual, todo marcha muy bien.

Sin embargo, con “otros datos” la situación parece muy diferente. De entrada, el modelo sugerido presentó el problema del involucramiento de los padres de familia de manera más activa en un proceso formativo del cual han estado ajenos. La gran mayoría de padres tienen que trabajar y no están al pendiente de las tareas y mucho menos para sentarse para ver televisión. Esto llevo a varios maestros a replantear estrategias y los comprometidos han optado por otros medios como el envío de actividades por correo electrónico o por WhatsApp.

El gobierno ha confiado que todos tienen hoy capacidad para ser parte de la Internet, ya sea por computadora o dispositivos como los celulares. Sin embargo, la realidad económica ha golpeado duramente a miles de familias que ante la falta de trabajo y comida mejor han vendido o empeñado los equipos electrónicos. La educación no es una prioridad cuando no tienes que comer. Esto sin considerar que la conectividad para uso de la red es privada y que requiere de pagos en mensualidades, ya sea para la casa o uso de datos. No olvidemos que una de las primeras medidas del régimen de la Cuarta Transformación fue cancelar la Internet en sitios como parques públicos.

De tal forma que, al llegar el pasado noviembre en los lineamientos para la determinación de la calificación, la SEP solicitó a los maestros distinguir entre los alumnos que si tenían conectividad con aquellos con dificultades o nula capacidad de interactuar en sus maestros. A partir del resultado, la secretaría estableció que los de nula conectividad no se les sentará calificación. Ahora que la suspensión de la modalidad presencial parece que continuará posiblemente hasta el cierre del curso escolar, en el pasado Consejo Técnico Escolar, la autoridad educativa convoca a una nueva encomienda a los maestros, que es buscar las estrategias para que ese importante rezago sea disminuido y se pueda integrar al proceso educativo a la mayor cantidad de estudiantes.

Como puede observarse no existió ni existe una propuesta metodológica clara e integral para atender el asunto educativo para este tiempo de pandemia. Las decisiones se están tomando en la medida que el tiempo y la circunstancias lo exigen. Posiblemente esto no sea mucha culpa de la administración educativa en la justificación de la gravedad de la situación de emergencia sanitaria y como se va desarrollando.

Pero nos invita a una reflexión proactiva para analizar el gran rezago y desigualdad que se va acrecentando en el sistema educativo y el rol que cada parte interviniente del proceso educativo, desde autoridades, directivos, maestros, padres de familia y alumnos, deben procurar para llegar a la “excelencia educativa“, un término de la Cuarta Transformación para la educación.