Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La oposición está «plumita» con Mauricio Vila.

La oposición está «plumita» con Mauricio Vila.

2087

La oposición «plumita» de Mauricio Vila

I.- En las pasadas elecciones del 6 de junio, el Gobernador Mauricio Vila no solo logró ganar el Congreso del Estado, sino que obtuvo grandes resultados electorales que le permiten darse un «lujito» político, como el hecho de haber aplacado la ferocidad de la oposición en Yucatán, al grado de ponerla «plumita», como se dice en el argot cotidiano. Y es que, habiendo tantos temas importantes que debatir en el terreno político, la oposición simplemente los ignora. Por solo mencionar, ahí tenemos el peligroso y riesgoso regreso presencial a clases, que de seguro tiene que se van a contagiar tanto niños como maestros. Sobre este tema, la oposición no ha sido agudo, ni siquiera porque está en juego la vida de miles de seres humanos y de familias enteras. Otro tema es el de los Derechos Humanos; todavía queda pendiente la comparecencia de varias autoridades ante el Congreso por la muerte del joven veracruzano. Y así, otros temas más.

II.- El método del mandatario fue contundente, no le dejó margen a la oposición para que pudiera operar ni siquiera lo mínimo. Por ejemplo, al PRI lo aniquiló. Con el Revolucionario Institucional no tuvo piedad. De entrada se llevó a diversos cuadros políticos que le representaban miles de votos al tricolor. El más emblemático fue Liborio Vidal, al que no le fue difícil abandonar las filas del PRI para irse a otro partido.

III.- Otros priístas abandonaron al PRI para ser candidatos del PAN y rindieron frutos. Erik Rihani por ejemplo, fue un verdadero baluarte en esa estrategia. Lo mismo José Luis Blanco Pajón y su esposa, dos políticos que le dieron un gran impulso a las campañas del blanquiazul. En este sentido existen muchos priístas más que se sumaron al gran esfuerzo del partido en el poder.

IV.- Pero el movimiento estrella fue el haber atraído a los líderes de otros partidos políticos que incluso formaban parte de la coalición que promovía la 4T. Con una habilidad asombrosa se los echó a la bolsa. ¿Cómo lo hizo?, fue fácil. Los militantes y candidatos de los diversos partidos lo revelaron sin problemas a lo largo de toda la campaña política, «los compraron». Eso dijeron.

V.- Y el resultado electoral fue congruente con esa estrategia, el PAN se llevó 14 diputaciones locales de mayoría, le arrebató a Morena el municipio de Valladolid, volvió a ganar Mérida, le quitó a Morena el distrito III federal y en una suma de voluntades con un costo que nunca sabremos, pero imaginamos, obtuvo su mayoría calificada porque tendrá en total 17 votos para lograr todas sus anheladas reformas.

VI.- Y lo mejor, Mauricio Vila ya no tendrá que soportar las «insolencias» de un Felipe Cervera que se dedicó a joderle la vida por deporte político. Mauricio nunca olvidará que fue Felipe el que se regodeó de haber hecho fracasar la autorización del segundo préstamo que tanto necesitaba su gobierno para impulsar la reactivación económica cuando la Pandemia por Coronavirus azolaba al estado. ¡Nunca más un bochorno como ese!.

VII.- El Gobernador se las cobró a lo grande, aplastando la revuelta, pasando por encima de sus enemigos jurados. Y mire que el mandatario los tenía bien identificados. De entrada, además de deshacerse de Felipe, gracias a la operación de su aliado Jorge Carlos Ramírez Marín, candidato del PRI a la presidencia municipal de Mérida, se llevó entre las patas a Francisco «Pumba» Torres y a Pablo Gamboa Miner. Al primero lo hizo polvo en el distrito local 1 y al segundo lo envió al tercer lugar al ganarle el distrito III federal.

VIII.- Con Morena pasó algo similar al dividirse tras la designación de candidatos por el método de la imposición, mejor conocido como «dedazo». Los puros contra los «chapulines», y la guerra intestina se dio sin cuartel. Además, los diversos partidos políticos que se formaron como refuerzo de la 4T, en realidad minaron la fuerza política de Morena, situación que el Gobernador supo aprovechar. Dirigentes de diversos partidos emergentes sostuvieron fuertes lazos con el poder y trabajaron a favor de la estrategia del mandatario. Era como si esos líderes hubieran recibido línea de el propio López Obrador de apoyar la estrategia del Gobernador más apapachado del sureste.

IX.- La oposición postuló a muchos candidatos diversificando la oferta política, con lo que se dividió, mientras que el PAN se fortalecía. Cierto que ésta estrategia permitió que decenas de políticos y ciudadanos limpios y decentes se presentara como candidatos, sin embargo, hubo un plan perverso maquinado desde las entrañas del poder político, que hizo ninguno tuviera representantes de casillas durante la jornada electoral el 6 de junio, día fatídico, pues fue allí donde se fabricó el gran triunfo oficial.

X.- Y la oposición calló. Tanto que hasta el Gobernador se presentó en el Congreso y la oposición se portó «plumita». Las distintas fuerzas políticas opositoras PRI, PRD, Morena, Panal, Pvem, Movimiento Ciudadano, se mostraron con ánimo de «construir» los consensos que impulsen el desarrollo, el bienestar y crecimiento económico de Yucatán. Eso fue lindo para Mauricio Vila, fue música para sus oídos. Y lo mejor, el Congreso controlado, bajo el mando de uno de sus mejores generales, Víctor Hugo Lozano.

La neta del planeta.- Hay que reconocer que Mauricio Vila es todo un estratega político. Ha sabido ganarse al presidente AMLO, al mismo tiempo, que ha logrado que la oposición se porte amigable y hasta colaboradora de su Plan de Gobierno. Para suerte suya, Yucatán le dio a AMLO dos diputados federales, postulados por el PVEM que integró la coalición con Morena y el PT, dos ex priístas, Carmen Navarrete (distrito V) y Mario Peraza (distrito II) que ganaron a pesar de enfrentarse al aparato oficial. Habiendo tantos temas para debatirle al mandatario estatal, los opositores prefieren dar vuelta a la página. Es como si tuvieran línea del presidente AMLO. Parece como si Yucatán se estuviera perfilando para seguir teniendo un gobierno panista en el 2024, lo que significaría el verdadero éxito de Mauricio Vila.