Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La razón por la que Vila nombró a Liborio titular de la...

La razón por la que Vila nombró a Liborio titular de la Segey

5864

¿Por qué Vila nombró a Liborio como titular de la Segey?

I.- El presente editorial no se trata de justificar el nombramiento para aceptarlo, sino de explicarlo para entenderlo. El pueblo merece entender las razones que tuvo el Gobernador de Yucatán, Mauricio Vila para aventarse semejante “tiro”. De entrada debemos partir de que el mandatario tuvo a bien darle atención a una verdadera “zona negra” de su gabinete. Sí, la Segey era su “zona negra”.

II.- Durante la primera mitad de su gobierno, la Segey fue un dolor de muelas para el Gobernador Vila Dosal, pues un día sí y el otro también generaba problema tras problema. La ineficacia, la inoperancia, la ineficiencia de Loreto Villanueva y su equipo de colaboradores rayaba en lo absurdo. Nunca pudieron dar solución a las demandas de los trabajadores de la educación y sí por el contrario, hubo persecución y abuso en contra de muchos profesores y profesoras de la entidad.

III.- Lo insólito fue la percepción de que Carlota Storey se había convertido en la verdadera Secretaria de Educación, desplazando a Loreto sin miramientos. Primero fue rumor y con el tiempo se consolidó la versión hasta convertirse en una verdad por costumbre. Lo cierto es que ninguna de las dos le pudo dar viabilidad al asunto de la educación en el estado. Los maestros de Yucatán le perdieron la fe a la Segey y le dieron la espalda al proyecto de gobierno de Mauricio Vila.

IV.- La llegada de Liborio Vidal Aguilar a la Segey tiene como propósito el devolverle la credibilidad a la Segey, porque no es bueno tener a los maestros inconformes hasta el 2024. Es urgente que los trabajadores de la educación vuelvan a creer en el Gobernador y lo amen con todo el corazón. Para ello, Liborio deberá dar respuesta casi de inmediato a sus sensibles demandas, que van desde el pago oportuno de todo lo que se les debe, la devolución de sus plazas, concurso de horas, justa asignación de nuevas plazas, asignación de nuevas horas, hasta organizar eficientemente el complicado regreso a clases de niños y niñas de forma presencial cuidando respetar las medidas sanitarias para no contagiarse de covid.

V.- Liborio es buen amigo del presidente Andrés Manuel López Obrador. Eso de entrada tiene un peso específico muy fuerte. Esa relación seguramente le dio motivación extra al mandatario yucateco. Considerar su amistad con el mandatario federal no sobraba. Liborio es un hombre de relaciones políticas muy fuertes en el centro del país debido a que militado en muchos partidos políticos y a que ha sido diputado federal en varias ocasiones, amén de ser un exitoso empresario del sureste. Un político como él al frente del “monstruo” es sin duda un reto enorme que asusta a cualquiera, pero “algo” animó al vallisoletano a aceptar tan gigantesco desafío.

VI.- Pero sucedió un inesperado. En las redes sociales hubo un estallido social al conocerse que Liborio no cuenta con título universitario. Era normal que el “detalle” sobresaliera, y las quejas, denuncias, burlas y hasta memes surgieran, tomando en cuenta que a los maestros y maestras de Yucatán les han hecho sufrir “lágrimas de sangre” por no cubrir el perfil, es decir, por no contar con estudios suficientes (mínimo de licenciatura y posgrado). Y cuando menciono esto, me refiero a diplomados, maestrías, doctorados, o al menos cursos específicos. Sí, a cientos les han negado sus plazas, sus aumentos, sus ascensos, sus estímulos, sus premios, por no cubrir el perfil. ¡Y viene el nuevo Secretario a no tener licenciatura!. ¡Cómo!, ¿y el perfil?.

VII.- ¡Vaya problema!. No para el Gobernador, sino para Liborio Vidal, que ni “pío ha dicho”. El pobre hombre no supo de dónde le vino la bola de nieve, lo cierto es que ya tiene la presión al doble, pues para “callar bocas” deberá dar soluciones inmediatas a los “problemones” que hay en la Segey. Liborio tiene la obligación de demostrar que no llegó al cargo como un pago de favores políticos, sino porque cuenta con la capacidad política para darle solución – como dije -, a los “problemones” que tiene la Segey.

VIII.- El Gobernador Mauricio Vila hizo lo correcto al colocar al frente de la Segey a un hombre probado en los retos casi imposibles. Liborio viene de arrebatarle a Morena la capital del Lopez Obradorismo en Yucatán: Valladolid; y también de ganar la diputación estatal número 11, y de ganar la diputación federal número 1. El deber de un Jefe de Estado es velar por el bienestar y el progreso de su pueblo y Mauricio Vila actuó en consecuencia. Lo demás es responsabilidad de Liborio.

IX.- Vila ya cumplió con su compromiso. Si Liborio no puede con el paquete será solo su responsabilidad. Habrá que ver si el presidente de México, AMLO, le perdona que le haya privado de un diputado federal – ahora que anda preocupado porque no tiene mayoría calificada -, y que además le arrebatara la capital del López Obradorismo en Yucatán: Valladolid. ¿A dónde llegará AMLO cuando venga a Yucatán en sus próximas visitas?. ¿Será que AMLO apoye a su amigo Liborio ahora que se volvió un conservador consumado, un fiel y leal súbdito de la derecha reaccionaria?.

X.- Liborio es un político experto. Con grandes capacidades, de buen prestigio en el oriente del estado y que mientras militó en el PRI, y en otro partidos, aspiró a ser gobernador de Yucatán. No tengo duda que hará su mejor esfuerzo y por los docentes yucatecos, le deseamos todo el éxito del mundo. Lo malo sería que para él, la Segey se convirtiera en un trampolín, tal como lo fue para Víctor Caballero Durán, el otrora “delfín” del gobernador que vendió la plaza Rolando Zapata Bello. Ya vimos en qué terminó toda esa tragedia política. Pero bueno, no nos adelantemos, enhorabuena para Liborio y que sigan los éxitos para el pueblo. Para el pueblo.

La neta del planeta.- No hay que guardarse nada. El análisis de la política debe hacerse desde todos los ángulos. Porque la gente no es tonta. Todo se va perfilando. El Gobernador Mauricio Vila le está cumpliendo a Liborio Vidal. Pero Liborio debe estar consciente que lo que desea pasa por la demostración de su capacidad. Con hechos, no con promesas. Y debe por sobre todo y sobre todos, concentrarse en su trabajo de funcionario y no andar campañeándose como posible candidato a gobernador por el PAN ni por Morena, ahora que su ahijada perdió la alcaldía de Mérida.