Inicio Análisis político Alejandro López Munguía La reforma al Isstey, el tiro de gracia a los trabajadores… y...

La reforma al Isstey, el tiro de gracia a los trabajadores… y al PAN

2438

La Reforma al Isstey, el tiro de gracia a los trabajadores… y al PAN.

El día de mañana las bancadas del PAN y sus aliados votarán a favor de la iniciativa de reforma al Isstey, en la que se contempla “rescatar” financieramente al Instituto mediante el aumento en la edad jubilatoria, así como el incremento a las cuotas que se le descuentan a los trabajadores. Las medidas afectan directamente a decenas de miles de trabajadores que protestan por considerar una injusticia que tengan ellos que pagar por los actos de corrupción de funcionarios irresponsables que ocasionaron el quebranto del Instituto, sin que se les castigue. Los trabajadores protestan con firmeza, unos abiertamente en la sede del Congreso, y otros, que son la inmensa mayoría, lo hacen en el seno de su familia, su centro laboral, los cafés, los parques y a donde sea que vayan. Pero en el Congreso ya tomaron la decisión de no atender su reclamo.

Lo grave de todo esto es que los responsables del quebranto financiero parece que quedarán cubiertos por la impunidad que les obsequiará el Congreso. Lo que aprobarán mañana, no contempla castigo legal alguno contra los responsables, a pesar de que en el Acuerdo de Creación de la Comisión Especial para la Atención del Tema Isstey, está mandatado. Al presidente de dicha Comisión no le importó el mandato, y maniobró para presentar una iniciativa a modo, una que no toque al pasado y le brinde “borrón y cuenta nueva”. El gran responsable de esa “canallada” al pueblo es el diputado Crescencio Gutiérrez, el “tonto útil”, el del PANAL.

Luego de la aprobación, Yucatán no será igual. Cambiará en todos los sentidos: político, electoral, social, económico, legal, corruptivo, y democrático. Porque el quebranto financiero es dantesco, más de 2,500 millones de pesos. Los propios diputados del PAN se opusieron a la reforma al Isstey que el entonces Gobernador Rolando Zapata Bello impulsó, y que daba impunidad a los responsables del quebranto financiero que ya existía por más de 2 mil millones de pesos. Corría el año de 2014, mes de julio y la situación era tensa.

Los legisladores del PAN, entre los que se encontraba el actual Gobernador, fueron firmes y contundentes en sus posturas, afirmaban ante los medios de comunicación que no estaban de acuerdo porque el entonces Gobierno de Rolando tenía una deuda con el Isstey de alrededor de 2,600 millones de pesos que eran cuotas, dinero de los trabajadores que por algún motivo no habían ingresado a las arcas del instituto.

Y ¿por qué votaron en contra de la iniciativa del gobernador priísta?, lo hicieron porque estaban en contra de un artículo transitorio que venía en la iniciativa y que abría la posibilidad de que los intereses que venía generando esta deuda de alrededor de 250 millones de pesos anuales, que hacían un total de 1,400 millones de pesos fuera condonada, es decir perdonada, “borrón y cuenta nueva”, pues.

Los legisladores del PAN afirmaban en ese momento que su enérgico rechazo era por el IRRESPONSABLE manejo que el gobierno priísta había hecho de las arcas públicas y no aprobaban que se perdonara de “un plumazo” la millonaria deuda.

Los panistas ya alertaban del peligro que corrían las pensiones de los trabajadores.

De igual manera, se opusieron al manejo discrecional que tendría el director del Isstey y un consejo financiero, para invertir en tasas variables. Ya que la reforma aprobada por los priístas y sus aliados, permitía esa discrecionalidad, que a la larga sirvió para financiar asuntos externos que nada beneficiaron a los trabajadores activos y jubilados del Isstey.

Eso ocurrió hace 8 años, ¿entonces qué fue lo que cambió?. ¿Por qué la postura de no castigar a los responsables del quebranto?.

Una cosa es segura, mañana, el PAN podría poner en riesgo su futuro electoral y político en el estado. Pues si bien es cierto que la decisión afectará a una población de menos de 40 mil trabajadores, ciudadanos, el resto, alrededor de millón y medio de electores, observarán la acción y la juzgarán con gran severidad.

Para el pueblo, nada hay que lo indigne más, que ver la injusticia de un gobierno favoreciendo a los corruptos. Ya castigó al PRI en el 2018, al grado de cuasi desaparecerlo, y no lo ha soltado, ni lo soltará.

Si el PAN desea sacar su Reforma, que aplique la justicia severa contra los corruptos que llevaron al Isstey a su quebranto financiero, que los obligue a devolver todo lo que se robaron y disfrutan mal debidamente. Eso atenuaría el asunto y podría salvar al partido de la catástrofe electoral que podría avecinarse.