Inicio Noticias Medicina La salud debe estar en el centro de los planes nacionales para...

La salud debe estar en el centro de los planes nacionales para combatir el cambio climático

86

Ginebra, 23 de noviembre de 2023 (OMS)—Antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-28), la OMS ha publicado su “Revisión de la salud en las contribuciones determinadas a nivel nacional y estrategias a largo plazo de 2023”, destacando las acciones necesarias para garantizar que la salud de las personas se priorice plenamente e integre en los planes nacionales para combatir el cambio climático.

El cambio climático ya está afectando la salud y el bienestar humanos. Desde enfermedades causadas por eventos climáticos extremos hasta el aumento de la incidencia y propagación de enfermedades transmitidas por vectores, y el aumento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias causadas respectivamente por el calor extremo y la contaminación del aire, los impactos del clima en la salud humana son inevitables.

“La salud de los seres humanos y nuestro planeta están inextricablemente vinculados, y después de años de promesas, se necesita acción rápida con urgencia para proteger ambos”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Solo las políticas climáticas orientadas a los resultados de salud generarán la acción necesaria para salvar vidas, prevenir enfermedades y construir sociedades más saludables y justas”.

Incorporación de la salud en estrategias climáticas nacionales Se ha logrado un progreso significativo en la integración de la salud en las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) y en las estrategias a largo plazo de bajas emisiones y desarrollo (LT-LEDS), los principales instrumentos de política para reducir las emisiones y construir la resiliencia climática según lo establecido por el Acuerdo de París.

El 91% de las NDC disponibles ahora incluyen consideraciones de salud, en comparación con el 70% de los informes en 2019. En comparación con rondas anteriores de planes climáticos nacionales, se están desarrollando cada vez más objetivos y políticas climáticos inclusivos y promotores de la salud para la mitigación, adaptación, medios de implementación, Pérdidas y Daños y estrategias de desarrollo sostenible a largo plazo.

“Los países han avanzado significativamente en reconocer la amenaza del cambio climático para la salud humana y planetaria en sus planes nacionales para abordar el cambio climático, pero necesitamos ver que estos compromisos se escalen, aceleren y financien adecuadamente para garantizar una respuesta equitativa que proteja la salud y los medios de vida de las generaciones actuales y futuras”, dijo la Dra. Maria Neira, Directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS.

Se necesita acción urgente para prevenir las muertes por contaminación del aire A pesar de este progreso, aún existen brechas significativas en las acciones que se están tomando. La acción ambiciosa sobre la contaminación del aire salvará vidas, sin embargo, solo el 16% de las NDC incluyen objetivos, medidas o políticas independientes para reducir la contaminación del aire.

La contaminación del aire es uno de los mayores riesgos ambientales para la salud. La contaminación del aire ambiental (exterior) y doméstica causa alrededor de siete millones de muertes prematuras cada año por enfermedades cardíacas isquémicas, accidentes cerebrovasculares, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias como el asma y la neumonía, lo que afecta desproporcionadamente a los niños en países de bajos y medianos ingresos.

Al intensificar la acción para reducir las emisiones de carbono, los países también verán beneficios más amplios para la salud. Por ejemplo, fomentar la caminata y el ciclismo y apoyar cambios hacia dietas sostenibles y saludables mejora la salud al tiempo que reduce los impactos en el clima.

Además, se espera que los países obtengan beneficios para la salud que superen las inversiones financieras necesarias para mitigar el cambio climático. Por ejemplo, las LT-LEDS de los Estados Unidos estiman que las mejoras en la calidad del aire que resultarían de la implementación de medidas de mitigación del cambio climático podrían prevenir hasta 300,000 muertes y evitar daños de salud y climáticos de $150-250 mil millones para 2030. De manera similar, las LT-LEDS de otros países, incluidos Fiji, Marruecos y España, reconocen que alcanzar los objetivos de mitigación del cambio climático generará ahorros económicos por la reducción de la contaminación del aire.

La acción climática específica para la salud está subfinanciada El financiamiento climático sostenible es esencial para la adaptación, mitigación y desarrollo resistente al clima de la salud, pero la salud sigue estando crónicamente subfinanciada en los planes nacionales para abordar el cambio climático.

La capacidad de los países para participar en acciones de adaptación y mitigación del cambio climático depende en gran medida de su capacidad financiera, y con demasiada frecuencia, los países más vulnerables a los impactos de la crisis climática son aquellos que no tienen los recursos para financiar la acción climática.

La mayoría de los países dependen del apoyo financiero internacional para la acción climática. Solo una de cada diez NDC incluye financiamiento nacional para algunas o todas sus acciones de salud, y solo una de cada cinco estrategias a largo plazo incluye disposiciones específicas de financiamiento para la salud, como impuestos, tasas y mecanismos de fijación de precios al carbono.

A pesar de esta dependencia de la financiación climática multilateral, solo el 2% de la financiación para la adaptación y el 0.5% de la financiación climática general se asignan actualmente a proyectos que tienen como objetivo proteger o mejorar explícitamente la salud humana.

Para garantizar una respuesta equitativa y efectiva al cambio climático, la OMS insta a que los mecanismos multilaterales de financiamiento climático asignen más fondos a políticas e iniciativas que tengan como objetivo proteger o mejorar explícitamente la salud humana.

Salud en la COP-28 La OMS continúa apoyando a los países para proteger la salud mediante la construcción de sistemas de salud resilientes al clima, la reducción de las emisiones de carbono en el sector de la salud y el seguimiento del progreso global.

La OMS está colaborando con la Presidencia de la COP28 para liderar el primer día dedicado a la salud en la COP el 3 de diciembre de 2023 y la reunión de Ministros de Salud y Clima, subrayando la necesidad urgente de acelerar la acción climática centrada en la salud en todos los niveles.