Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Los políticos yucatecos que más daño le hicieron al PRI de Yucatán

Los políticos yucatecos que más daño le hicieron al PRI de Yucatán

4384
Casa del Pueblo, sede del PRI en Yucatán.

 

Los políticos que le han hecho más daño al PRI de Yucatán.

 

I.- La lista de los políticos que le han hecho mucho daño al PRI de Yucatán en los últimos 20 años es significativa. Son nombres de distinguidos priístas que alcanzaron la cima de los cargos públicos y que desde la opulencia del poder político se encargaron de matar al partido, traicionando primero a su propia militancia, para luego aniquilar la confianza de la ciudadanía, que los vio llegar sin nada, para en poco tiempo regodearse y darse una vida de lujos a costa del pueblo. Son muchos los políticos que a pesar de los años, no pueden justificar su súbito enriquecimiento, que los adorna y los convierte en lo más vil, lo más despreciable y lo más repudiable del priísmo vigente.

 

II.- Seguramente cada priísta y ciudadano tiene su propia lista, pero aquí les presento una con lo más granado de la clase política tricolor, cada nombre con una breve reseña de sus “hazañas”. Porque todos tienen una dosis de responsabilidad. Empezaremos con la descripción del más importante, el eje, el motor de esa maquinaria que destruyó la mística que en algún momento pareció haberse alcanzado. En torno a su mandato se desarrolló el proceso de aniquilación de ese priísmo poderoso, avasallador y detonante del desarrollo que encumbró al PRI en la gubernatura 11 años ganándolo prácticamente todo y reduciendo a la oposición a su mínima expresión. Fue tanto el poder político concentrado en el tricolor que desde palacio de gobierno se financió a partidos políticos de la oposición y a políticos que serían útiles para el momento y la circunstancia.

 

III.- Siendo Gobernador de Yucatán pero fundamentalmente el Jefe político de los priistas, Rolando Zapata Bello hizo todo lo que estuvo en sus manos para entregar la gubernatura a Mauricio Vila. Y aunque hay quien afirma que Rolando no entregó la gubernatura, sino que fueron errores de estrategia electoral los que ocasionaron la derrota, así como el imponer a un candidato malo, la verdad es que las evidencias señalan claramente que Rolando forzó al partido a desgastarse con pleitos internos. Principalmente porque abrió la baraja a 13 aspirantes a sucederlo y cuando tomó la decisión no cuidó las formas, demostrando que no tenían intenciones de respetar las reglas democráticas ni de respetar a nadie. De hecho, llegó a lastimar a sus propios seguidores, incluso a sus fieles, a quienes marginó, excluyó y despojó de sus aprecios. Rolando llegó a ser irreconocible hasta para sus “familia” política.

IV.- Por las evidencias, Rolando siempre tuvo la intención de pasar a la postreridad como el último Gobernador priísta. Su obsesión por ser el mandatario número uno, el mejor calificado de todo el país, fue casi enfermizo. Nada importaba, solo que fuera reconocido, admirado y elogiado por todos sus súbditos. Marcó distancia de todos los políticos que pudieran hacerle sombra, y les puso marcaje personal, fijándoles límites para reducir su margen de maniobra y operación política. Tuvo el error de jugar con muchos actores políticos, sin darse cuenta que éstos también se daban cuenta de su intención.

 

V.- Rolando se encerró en su Plan de Acción Política, alejándose de la militancia y del pueblo. Cerró la puerta del diálogo con empresarios, sociedad civil, y clase política. En su camino fue abriendo heridas, al tiempo que empoderó a un grupo de políticos, incondicionales suyos que usaron el poder político para hacer y deshacer a su antojo y libre albedrío.

 

VI.- A juzgar por el enriquecimiento inexplicable y espantoso de sus más cercanos y famosos colaboradores, el gobierno de Rolando fue oneroso y muy corrupto. Pero también vengativo y “guillotinero”. Llegó el momento en el que se perdió la cordura, los valores, la democracia y definitivamente, el respeto. En su gobierno, muchos prestadores de servicios denunciaron que se instauraron cuotas para liberar los pagos. En el plano democrático, hubo imposiciones de todo tipo, el PRI era una organización donde gabinete y partido eran lo mismo. No fue distinto con Ivonne Ortega, sin embargo, los resultados fueron diferentes.

 

VII.- En ese círculo de cercanos a Rolando, destacaron políticos como Víctor Caballero Durán y Roberto Rodríguez Asaf. Los dos hombres fuertes del gobierno de Rolando. Y solo porque Caballero no supo, y no pudo despuntar en las encuestas, (a pesar de contar con todo el poder que le otorgaba la Secretaria General de Gobierno y luego la Segey) Rolando no lo impuso de candidato a Gobernador. Pero Rolando siempre tuvo la intención de imponerlo. De hecho, ni Víctor ni Roberto tuvieron la capacidad de crecer políticamente en el ánimo de los priístas y de los yucatecos. Está visto que los cargos no hacen Gobernadores. Pero ambos jugaron un papel trascendental en la destrucción del PRI. Caballero se encargó de enterrar toda esperanza electoral, al empecinarse en ser el candidato a la presidencia municipal de Mérida, sabiendo que sería el peor candidato de la historia tricolor en lo que tiene de existencia. Por su parte Roberto nunca se dio cuenta que el “mundo” estaba harto de su área de influencia. Éste par y uno que otro más del que hablaremos con especial detalle, fueron puntales de la desgracia priísta. Este grupo usó su influencia para crear un rechazo unánime, feroz y contundente a la famosa “continuidad” que ofertaba alegremente y a gritos el partido. Nunca se dieron cuenta que la continuidad estaba proscrita. Los yucatecos estaban hastiados de tanta corrupción, soberbia, grosería y prepotencia.

 

VIII.- Otro distinguido priísta en la lista es Mauricio Sahui Rivero. Su historia es la más patética de todos, incluso que la de Caballero y eso que éste recibió el más grande desprecio y repudio de los meridanos como nunca antes se había visto en una elección a la presidencia municipal en Mérida. Sahui se comportó como lacayo del Jefe Político, y como títere del grupo empoderado por Rolando. Cualquiera de ese grupo le daba órdenes y él tenia que acatar. Traicionó a muchos, especialmente a quien nunca debió traicionar.

 

IX.- Dentro del Plan de ese grupo, estuvo destruir las carreras políticas de varios políticos, a mencionar tres: Nerio Torres Arcila, Jessica Saiden Quiróz e Ivonne Ortega. Los tres confiaron en Rolando y los tres recibieron malos tratos. A Nerio se aseguraron que perdiera rotundamente para sacarlo de la carrera sucesoria. Con Jessica las cosas fueron simplemente crueles. Y con Ivonne las cosas tomaron niveles de odio. Un caso a analizar es la animadversión que Víctor Caballero le prodigó a ella. A pesar de que Rolando e Ivonne alcanzaron acuerdos e hicieron pactos políticos con frecuencia, Caballero siempre fue una molestosa piedra en el zapato. Ivonne cometió muchos errores, cierto, pero durante su mandato prodigó a los rolandistas y les dio espacios y posiciones muy importantes que ellos nunca agradecieron. Hasta que ella se fue del PRI, sus pleitos internos dejaron de ser tormentosos. Ahora paradójicamente, rumbo al 2024, hasta aliados podrían ser Rolando y ella.

 

X.- En próxima entrega abordaremos el papel que han jugado, la influencia que han ejercido y la responsabilidad que han tenido los siguientes personajes: Jorge Carlos Ramirez Marin y su sed de revancha; Liborio Vidal y sus ajustes de cuenta; Pablo Gamboa Miner y su enfermizo clasismo; Francisco “Pumba” Torres y el repudiable alcoholismo; Carlos Sobrino Argaez, Felipe Cervera, Karla Franco, Gaspar Quintal, entre otros, incluyendo a uno que otro connotado Ivonnista, de esos que resultaron traidores, rastreros y muy corruptos. De forma muy precisa nos detendremos en el “pleito” que Rolando sostuvo con el Senador Emilio Gamboa Patrón, que desembocó en el descarrilamiento de la candidatura de su hijo, Pablo Gamboa Miner.

 

To be continued…

 

La neta del planeta.- la memoria política registra con precisión la tragedia que vivió el tricolor durante los últimos 20 años, cada capítulo contiene detalles verdaderamente apasionantes. Los resultados de la elección del 2021 son la continuidad de fracasos que se vienen dando desde el 2015. El PRI está entrando a la etapa final de su destrucción, que es la desaparición. Durante sus años de gloria y esplendor, ¡quién se iba a imaginar que ese sería el último periodo glorioso del tricolor!. Sin embargo, en Mi Punto de Vista, fuimos nosotros los que pronosticamos derrota tras derrota. Y en oportunidades posteriores daremos cuenta de los diálogos que sostuvimos con candidatos y gente del primer círculo del entonces todo poderoso Rolando Zapata Bello.