Inicio Noticias Internacional Los precios vuelven a subir en Japón al aumentar el coste de...

Los precios vuelven a subir en Japón al aumentar el coste de la energía

152

TOKIO, 22 oct (Reuters) – Los precios de consumo básicos de Japón subían en septiembre por primera vez desde los inicios de la pandemia de coronavirus en marzo de 2020, una señal de que el aumento de los costes de la energía y de las materias primas está impulsando gradualmente la inflación.

Los analistas esperan que el aumento de los costes del combustible acelere la inflación al consumo en los próximos meses, aunque cualquier aumento será modesto en comparación con otras economías avanzadas, ya que el lento crecimiento de los salarios pesa sobre el consumo y evita que las empresas suban mucho los precios.

“A pesar de las distorsiones artificiales y de los impactos puntuales, esperamos que la inflación subyacente alcance un máximo de +1,0% a principios del año que viene, antes de retroceder”, dijo Tom Learmouth, economista de Capital Economics.

El índice de precios al consumo (IPC) subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos frescos pero incluye los costes de los combustibles, subió un 0,1% en septiembre con respecto al año anterior, según mostraron el viernes datos del Gobierno, coincidiendo con la previsión media del mercado. En agosto no hubo cambios.

El aumento se debió principalmente a un repunte del 7,4% en los costes de la energía, que supuso la mayor subida anual en casi tres años. El coste de la gasolina aumentó un 16,5% en septiembre con respecto al año anterior.

Los alimentos procesados y los bienes duraderos también experimentaron un aumento de los precios, aunque este incremento se vio más que compensado por un descenso del 44,8% en las tarifas de las telecomunicaciones, ya que los operadores de telefonía móvil redujeron sus tarifas.

Los analistas prevén que la inflación subyacente de los consumidores se acerque al 1% en los próximos meses, ya que las recientes subidas de los costes del crudo hacen subir las facturas de la electricidad con un desfase de tres a cinco meses.

Pero muchos de ellos dudan de que esta inflación impulsada por los costes se traduzca en un crecimiento más amplio y sostenido de los precios.

“La reapertura de la economía japonesa podría impulsar el gasto en servicios y fomentar la subida de los precios”, dijo Takeshi Minami, economista jefe del Instituto de Investigación Norinchukin.

“Pero los hogares japoneses tienden a optar por bienes más baratos cuando la subida de precios continúa, lo que a su vez puede inducir una batalla de recortes de precios entre las empresas”, dijo.