Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios

603

En esa desesperación de no contar con los recursos que lo ayuden a salvaguardar a la administración pública federal, arremete contra los empresarios, los confronta y enfrenta en momentos cruciales donde es necesario sumar los esfuerzos en la coincidencia de buscar las estrategias para salir de la crisis económica. Una realidad que si bien nos llego del extranjero, el argumento que usan para justificar la incompetencia, ya es nuestra en la forma en como no se ha sido capaz de enfrentar con propuestas inteligentes y más comprometidas con los contextos económicos.
No se olvide que si bien ya no hay elecciones federales en los próximos dos años, que son los últimos de Felipe Calderón, los procesos electorales de los Estados serán el barómetro para medir el impacto de las decisiones en el camino hacia la sucesión presidencial.
La moneda se ha tirado al aire.