Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Máynez, un voto inútil

Máynez, un voto inútil

85

Máynez, un voto inútil.

 

Dadas la circunstancias de la elección, un voto para Máynez significa un voto inútil. Y no es que no tenga buenas propuestas, buenas ideas, buenas intenciones, lo que pasa, es que no va a ganar la elección. Lo único para lo que está trabajando es para obtener un porcentaje de población que le permita a Movimiento Ciudadano contar con mayores participaciones económicas y tal vez, mayores posiciones en el congreso de la unión.

 

No importa a quién le está quitando un voto, así sea para Xóchitl Gálvez o para Claudia Sheibaum, lo cierto es que, votar por el naranja para la presidencia, es restar una verdadera posibilidad de cambio o de consolidación.

 

Desde el segundo debate quedó claro que Máynez no tiene oportunidad alguna para ser presidente de México. Su preferencia electoral es menor al 5% de la población que va a votar, según las encuestas, lo que deja en claro que Movimiento Ciudadano no está jugando a ganar la elección, sino a obtener más regalías de la autoridad electoral.

 

En el tercer debate, Máynez se afanó en atacar a Xóchitl Gálvez tratando de enviar un mensaje a Alito Moreno, quien le encaró y lanzó un reto que el naranja no aceptó. Máynez disfrazó su verdadera intención: golpear a la candidata del PRI PAN y PRD para quitarle votos y ayudar a la candidata de Morena.

 

El voto que se emita a favor de Máynez no ayuda a México, tampoco ayuda a la democracia, porque una democracia que alienta los intereses de un partido, no cumple su objetivo de fortalecer a la nación. Una nación que se divide entre dos visiones de gobierno, por un lado la derecha y por el otro la izquierda.

 

Que Máynez obtenga 300 mil votos no ayuda al país, ayuda a su partido. Esos votos son inútiles para México. Van a una bolsa que no tiene ninguna posibilidad de gobernar a la nación.

 

Máynez no creció, no sedujo a la población. Solo se metió entre los dos proyectos y mostró la inutilidad de su propuesta.

 

Pero, así es la democracia, tan vulnerable y tan manoseable.