Inicio Noticias Medicina Mientras persiste el brote en Pekín, China carga contra los escépticos del...

Mientras persiste el brote en Pekín, China carga contra los escépticos del “COVID cero”

177

Por Eduardo Baptista y David Stanway

PEKÍN/SHANGHÁI (Reuters) -Los habitantes de Pekín se preocupan por las restricciones contra el coronavirus que limitan sus movimientos, al tiempo que se inquietan por las decenas de nuevos casos de COVID-19 que se registran a diario, mientras los dirigentes chinos amenazan con tomar medidas contra quienes critican su política de tolerancia cero ante los contagios.

Con un elevado coste económico y enfrentándose a las escasas críticas del público en su internet fuertemente controlado, China se está aislando cada vez más de un mundo en el que las restricciones por el COVID-19 se están convirtiendo en algo del pasado.

A nivel internacional, los organismos de la industria se han quejado de que las restricciones del COVID-19 en China tienen repercusiones económicas mundiales. En casa, la población está preocupada por las dolorosas restricciones a largo plazo.

Pekín quiere evitar un aumento explosivo de casos como el que obligó al centro comercial y financiero de Shanghái a un confinamiento casi total durante más de un mes. El ambiente entre los residentes de la capital es tenso.

“A veces todo el mundo parece fácilmente irritable”, dice Shi Wei, un jubilado de Pekín. “Cuando el virus puede cambiar el modo de vida de la gente en cualquier momento, la gente es más susceptible a los cambios de humor”.

Tras una reunión del máximo órgano de decisión del país, el Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, la televisión estatal informó a última hora del jueves que China luchará contra cualquier comentario y acción que distorsione, ponga en duda o repudie su política sobre el COVID-19.

La relajación de los controles de COVID-19, que se están imponiendo en decenas de ciudades de la segunda economía mundial y que afectan a cientos de millones de personas, provocaría infecciones a gran escala, advirtió.

El viernes, un editorial del periódico oficial del Partido Comunista, el Diario del Pueblo, respondió a las acusaciones de que la política china de COVID-19 está perturbando la economía y el comercio mundiales.

“Algunos políticos estadounidenses han atacado y desprestigiado con frecuencia las medidas de prevención y control de epidemias de China y han intentado culpar a este país de la supuesta interrupción de las cadenas de suministro mundiales”, decía sin nombrar a las personas.

Dijo que China estaba poniendo “la vida en primer lugar”, y que aunque la presión sobre su economía ha aumentado, el país podría superar las dificultades.

La televisión estatal informó que el Consejo de Estado, o gabinete, había asegurado que se pondrían en marcha más medidas de apoyo para estabilizar el empleo y ayudar al sector del comercio exterior.

‘CONTROL EFECTIVO’

El vicealcalde de Shanghái, Wu Qing, declaró el viernes que los contagios de COVID-19 han seguido una “tendencia continua a la baja” desde el 22 de abril y que “la epidemia está bajo control efectivo”.

Sin embargo, la mayoría de los 25 millones de habitantes de la ciudad seguían sin poder salir de sus viviendas o sólo se les permitía salir brevemente. Algunos se encontraban en esta situación a pesar de que la calificación de riesgo de su comunidad se había rebajado oficialmente a un nivel que, en teoría, debería permitirles moverse más libremente.

Pekín ha informado de docenas de nuevos casos al día durante unas dos semanas desde que surgió el brote. El viernes, las autoridades dijeron que habían detectado 72 casos el 5 de mayo, la cifra más alta hasta ahora.

En el correspondiente día 14 de su propio brote, Shanghái informó de 139 casos, pero las cifras aumentaron rápidamente después.

Se mantuvo el confinamiento aislado de edificios residenciales y el cierre de restaurantes y otros locales. Pero después de tres días consecutivos de pruebas masivas obligatorias, los residentes de Pekín tuvieron un descanso el viernes.

Sin embargo, los residentes deberán someterse a pruebas semanales de COVID-19 para entrar en edificios de oficinas y lugares públicos y tomar el metro o los autobuses, informó el periódico estatal Diario de Pekín.

La exigencia de Pekín de obtener resultados negativos de forma continua en los próximos días y semanas requeriría una sólida infraestructura de pruebas para satisfacer la demanda de los 22 millones de habitantes de la ciudad.

Algunos residentes se han quejado de que nunca recibieron todos los resultados de las recientes rondas de pruebas masivas, mientras que otros se vieron afectados por “ventanas emergentes” en sus aplicaciones sanitarias para móviles, lo que les impidió acceder al transporte público o a los espacios públicos a pesar de haber realizado las pruebas.

“Ayer no pude entrar en el edificio de la oficina debido a una ventana emergente, a pesar de haber dado negativo en las pruebas realizadas en 24 horas. ¿No es una locura?”, dijo un residente apellidado Wang.

Los analistas de Goldman Sachs señalaron que las pruebas periódicas podrían ser una estrategia intermedia en la que podrían embarcarse las ciudades chinas en el futuro, ya que permitiría identificar y aislar los casos en una fase temprana con un coste mucho menor que los confinamientos en toda la ciudad.

“No sería una panacea, pero ayudaría a limitar la perturbación de una gran parte de la actividad manufacturera y económica general de China durante un periodo prolongado”, señalaron.

 

 

 

Boletín de prensa