Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Morena en la mira de Rolando; Verónica el Instrumento.

Morena en la mira de Rolando; Verónica el Instrumento.

4478
0

Morena en la mira de Rolando; Verónica el instrumento.

Los morenistas lo intuyen, lo sienten, lo están sufriendo, lo exponen y lo conversan; ven venir la pérdida de su partido – movimiento a manos de un grupo encabezado por el exgobernador Rolando Zapata Bello. No se atreven a decirlo en público – y no entiendo la razón -, pero lo exponen en privado, y sufren, se angustian, se “jalan de los pelos”, pues no saben cómo enfrentar ésta grave amenaza. No se explican cómo en el CEN y en el Senado han hecho un acuerdo con el exgobernador, que lejos de estar inactivo, parece estar más activo que nunca.

Su teoría es que la imposición de Verónica Camino Farjat como candidata a la Presidencia Municipal de Mérida por parte del CEN de Morena, es bola cantada. Significa el paso fundamental para hacerse del partido – movimiento. Muchos lo entienden, no lo platican, no lo socializan porque no es conveniente “calentar” el asunto. Sin embargo, es evidente que ven venir la arremetida.

Mario Mex, líder de Morena en Yucatán, escribió que “están bajo ataque” y que hay que “cerrar filas”. Su mensaje revela el miedo que siente a lo que no alcanza a comprender. ¡Cómo es posible que en Morena se viole el espíritu democrático con una imposición tan vulgar como la que pretenden hacer con Verónica!. Pero ese no es el punto medular del asunto.

Verónica no actúa sola. No se mueve por iniciativa propia. Es una mujer dependiente del grupo que encabeza Rolando Zapata, ex gobernador de Yucatán, y en el que Víctor Caballero juega un papel de mucha influencia en ella.

Para ese grupo es importante apoderarse de Morena. La vía fácil es incrustar a Verónica, la fiel Verónica. La avanzada es Orlando Pérez Moguel, quien tras renunciar al PAN trabajó para el gobierno de Rolando. Desde allí fue enviado al Verde Ecologista, tal como pasó con Verónica. Orlando llegó a operar para ese grupo desde el IEPAC.

En el Senado, los morenistas le han dado la bienvenida a Verónica y desde allí, la quisieron “ungir” como la “heroína” de las próximas elecciones. Y mandaron a los “pesos pesados” a avalar la “movida”. Sin embargo, la jugada no cuajó. Los puros, los morenistas verdaderos, los que no se tragan el cuento de “hadas”, rechazaron la maniobra y demostraron que tienen dignidad.

Le han dado la bienvenida a Verónica, pero no le han dado el cobijo. La consideran una amenaza. No sabían a qué, pero ahora lo empiezan a entender todo.

Verónica Camino no está sola. No representa a la sociedad, ni a la comunidad, ella representa al grupo que gobernó y que la impuso como candidata a Senadora y ahora la usa como alfil para penetrar al partido – movimiento y apropiarse de la dirigencia, para desde allí, comandar los trabajos de la 4T. ¿Qué clase de 4T será esa?.

Lo que sigue es derrocar a Mario Mex y poner a un elemento leal al grupo Rolandista, empujado por Verónica. El ajuste está a punto de darse. Y aunque Mex argumente que él fue elegido y que los estatutos lo respaldan, la política solventará eso y más. Está demostrado que la política es capaz de hacer posible lo imposible.

En Morena nadie entiende nada, pero todos se disputan todo. “A río revuelto, ganancia de pescadores”, dice el refrán.

En las encuestas son la segunda fuerza política. Falta que lo comprueben en los hechos. Territorialmente están enredados, su discurso es complejo y pocos son capaces de defender la política pública del presidente. Incluso cuando se refieren a la “congruencia”, se topan con casos tan asquerosos que mejor voltean la mirada. El presidente AMLO habla en las mañaneras que en Morena “no son iguales a los del PRI, a los del PAN, a los del PRD, que saquearon al país… etc.”, y de repente nos enteramos que en Tekax, Josue Manancé Couoh Tzec, alias el “Dr. Amor”, acusado de millonarios desvíos durante su administración municipal, se registró en Morena como pre candidato a la Presidencia Municipal. Uno se pregunta, ¿y dónde está la congruencia?, ¿pues no que el presidente AMLO dice que no son iguales y acepta a ésta “joyita” de la corrupción?.

Al juzgar la congruencia, pasa lo mismo con Verónica Camino. Ella fue impuesta como candidata al Senado por el entonces Gobernador Rolando Zapata Bello, quien le exigió al PVEM con el que se tenía el acuerdo nacional para postular a la segunda posición de la fórmula para el Senado, que inscribiera a la priísta. Una vez que Verónica llegó al Senado como priísta, disfrazada de Verde Ecologista, despreció al PRI y se quedó en el Verde. ¿Por qué despreció al PRI?, pues porque perdió todo, perdió la presidencia, la mayoría en la Cámara, en el Senado, perdió la gubernatura de Yucatán, en fin. Ahora, Verónica deja al Verde Ecologista y se pasa a Morena, así de fácil y de sencillo. ¿Dónde queda la congruencia de la flamante senadora morenista?. Ella pidió el voto por el Partido Verde. ¿Le preguntó a la ciudadanía que votó por ella si estaba de acuerdo con que se convirtiera en Morenista?, ¡claro que no!, ella no responde a la gente, sino a quien la puso en el camino de la política de los acuerdos entre cúpulas.

Esto no es una política decente. Todo es oscurantismo y doble discurso.

Verónica dijo que no buscaba ser la candidata a la presidencia municipal de Mérida, pero dejó en claro que ella hará todo lo que el partido le diga. O sea, si el partido se lo pide, ella se sacrificaría. Ella sería la candidata. En resumen, dice que no, pero en realidad es que sí. Ella será la candidata. Y lo veremos al final de marzo, cuando se haga oficial el registro de los candidatos.

Pero con la llegada de Verónica, y su ungimiento como candidata, el grupo de Rolando Zapata se fortalecerá y en menos de lo que canta un gallo, se apoderará de la dirigencia estatal. ¿Por qué?, porque aprovechará que aún tiene operadores territoriales y que puede armar una súper estructura rumbo al 2024, lo que Mario Delgado (líder de Morena a nivel nacional) y el Senado, llámese Ricardo Monreal, no despreciarán, más si no les va a costar un solo peso. Otra razón es que el grupo de Rolando tiene recursos para eso y más.

No quieren la alcaldía de Mérida, quieren el estado y para obtenerlo, ya encontraron el camino, logran la candidatura con Verónica, luego la cabeza de Mario Mex, ya tienen la representación en el IEPAC con Pérez Moguel y así van apoderándose del partido. El PRI se derrumba y no llegará al 2024 con posibilidades. Morena está de moda, y ellos van por todo, con todo.