Inicio Análisis político Alejandro López Munguía “Nombramiento no es un pago de favores políticos”, pero se ve como...

“Nombramiento no es un pago de favores políticos”, pero se ve como tal.

2988

“No es pago de favores”, pero se ve como tal.

  • Cuando todos apostaban a que los maestros brincarían de gusto porque  Loreto Villanueva se iría por fin de la Segey, y llegaría un político con “alta capacidad de gestión”, sucedió lo inimaginable.

I.- El nombramiento de Liborio Vidal, asegura el gobierno del estado, no es un “pago de favores políticos” pero, lamentablemente se ve como tal. Bueno, la comunidad magisterial en su inmensa mayoría, y casi en su totalidad lo ve como tal. Y es que, en política la forma es fondo. ¿Qué falló?. Indudablemente un nombramiento como el suyo era de esperarse que levantara demasiada ámpula, por tratarse del personaje en cuestión y por tratarse de una comunidad pensante.

II.- Si en su sexenio Rolando Zapata Bello hubiera nombrado a Liborio como su secretario de educación no habría pasado nada, absolutamente nada, pues se vería como algo “normal” entre priístas. Pero el efecto cambia radicalmente por tratarse de una administración plenamente panista y el personaje, un connotado priísta. De entrada el “arreglo” entre bandos causa polémica.

III.- Los maestros y maestras de Yucatán pueden soportar casi cualquier cosa, pero nunca que le impongan a un secretario sin carrera profesional. A quienes pensaron que éste pequeño detalle no sería problema, le ha quedado claro que se equivocaron en el cálculo político. ¿Y cuál es el costo de éste de error de cálculo?.

IV.- En este momento no se puede apreciar el tamaño de las consecuencias del error. Pero se puede estimar que el nivel de riesgo se incrementó un 3 a 1. Si estaba presupuestado que Liborio entrara a la Segey sin presiones desbordadas, eso ya cambió. A Liborio el margen de error se le redujo al máximo.

V.- El riesgo es que han querido vender la idea de que Liborio “lo puede todo”, porque es un político “con gran capacidad de gestión”. De hecho, en los círculos del poder gubernamental panista se escucha la versión de que el hombre es “amigo del presidente López Obrador” y eso le da un súper plus a su nombramiento.

VI.- La pregunta es ¿será verdad todo eso?. ¿En verdad lo puede todo?. La Segey es un monstruo de mil cabezas, con sistemas y subsistemas, con múltiples trámites, adeudos y compromisos financieros a favor de los trabajadores de la educación, que van a ejercer presión de inmediato para probar la “capacidad resolutiva” del nuevo secretario. No quiero pensar lo que va a pasar en el momento en el que Liborio divague y les haga dar vueltas como lo hacían Carlota y Loreto.

VII.- No puedo asegurar si Liborio estaba dispuesto a cargar con este enorme desgaste político, que evidentemente lo debe tener tenso. Y es que, el verdadero problema es de percepción. En el ámbito magisterial se percibe que su nombramiento es un “pago de favores políticos”. Y aunque no sea verdad, la cosa ya se complicó, pues tendrá que justificar con buenos e inmediatos resultados que su nombramiento fue acertado.

VIII.- El Gobernador del Estado ya le cumplió. Ahora toca el turno de dar los resultados esperados y hasta de sorprender a la comunidad magisterial, con resultados contundentes. No se sabe si Liborio va a poder llevar con él a su equipo de trabajo, pero sería lo justo. Si desean que sea eficiente deberán proporcionarle todos los elementos que él requiera. Loreto y Carlota removieron a la gente de Víctor Caballero y pusieron a la suya. Lo justo es que ahora Liborio los releve y ponga a los suyos. Ni modo así es la vida pública.

IX.- Difícil será ver al Gobernador dar marcha atrás al nombramiento de Liborio como titular de la Segey. El mandatario está cumpliendo sus compromisos con él y con su grupo político. No acostumbra Mauricio retroceder de inmediato, de hecho, parece que hacer eso, es para él señal de debilidad. Debilidad que a él no le gusta demostrar. Por lo pronto ya dijo que “hay que tener confianza, que Liborio es un político con una gran capacidad de gestión”. Claro que sus declaraciones no sirven de mucho para calmar los ánimos de los maestros que todavía traen atravesado el reclamo de tres años en los que Loreto y Carlota, en nombre suyo, los maltrataron, los humillaron y los ignoraron cuantas veces quisieron y se lo propusieron.

X.- El error fue nombrar a Liborio minimizando el hecho de que careciera de carrera y título universitario, porque los maestros iban a considerar esa decisión como un “pago de favores”. Quien le haya dicho a Mauricio Vila que eso no sería un factor de riesgo para el fracaso de la gestión educativa de su gobierno, se equivocó rotundamente, como se equivocó el que le dijo que no estuvo mal haberle reventado en la cara tres bombas de gas lacrimógeno a decenas de ciudadanos en una pacífica marcha el día de su informe de gobierno. Que el vallisoletano venga de ganar una elección, no significa que se le puede perdonar que quiera ser Secretario de Educación sin haber cursado una carrera universitaria y no haber sufrido lo que miles de maestros, para poder acceder a su título y a su respectiva cédula profesional. ¡No señor!.

La neta del planeta.- Los errores de cálculo se dan con frecuencia cuando solo escuchas a los del “primer círculo”. Máxime si los del “primer círculo” no saben comunicar bien al Gobernador lo que le está pasando al pueblo. Es recomendable tener asesores, pero es mejor tener acercamiento permanente con la gente. Don Víctor Cervera Pacheco era respetado no porque solo lo admiraban, sino porque resolvía problemas escuchando a la gente y en muchas ocasiones, abofeteó a sus asesores por darle información equivocada. La historia es real.