Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Panchito “Pumba” Torres predica el “amor” pero jode a trabajadores

Panchito “Pumba” Torres predica el “amor” pero jode a trabajadores

860

Al parecer al presidente del PRI en Yucatán, Francisco Torres Rivas no le ocupa en lo más mínimo el dolor que ha generado en el seno de muchas familias priístas, a las que despojó del sustento económico al despedirlos de forma injusta, vil, mezquina y medrosa;  violando flagrantemente sus derechos laborales y humanos.  Es más, da la impresión que no siente ni culpa ni remordimiento por haberlos echado a la calle sin la liquidación que por Ley se merecen.

De hecho, cínicamente promueve el “amor al prójimo”. Sí, está usted leyendo bien. Éste fracasado dirigente usó un mensaje del Papa Francisco, para difundir un mensaje de amor. ¿Con qué intención?.

Obviamente el Jefe de la Iglesia Católica ignora rotundamente lo que “Pumba” le hizo a decenas de trabajadoras y trabajadores priístas.

¿Entenderá éste dirigente venido a menos, el significado que tiene el mensaje del Papa?. Leamos lo que el Santo Padre escribió y al que le dio RT:

“La falta de caridad causa infelicidad, porque solo el amor sacia el corazón”.

Al despedir a los trabajadores, los dejó sin sustento económico en vísperas de navidad y año nuevo, no le importó que tuvieran muchos, muchos años de antigüedad y militancia, como tampoco le importó que fueran más mujeres que hombres. ¿Dónde está su caridad?.

¿Qué lo habrá hecho sentirse identificado con la frase piadosa del Papa, si él ni siquiera tiene corazón?. Porque si lo tuviera, al menos les pagaría a los trabajadores lo que por Ley les corresponde. De hecho, ni siquiera les ha dado la cara. Los trabajadores si tienen suerte hablan con algún “tontín” de la ex casa del pueblo.

Complementa tu lectura:

https://www.mipuntodevista.com.mx/drama-prepotencia-e-injusticia-en-pri-yucatan-despiden-a-trabajadores/

Da la impresión de que éste tipo no está en buenas condiciones. La Iglesia no se merece que el presidente del PRI se comporte como fariseo, pues predica una cosa y hace otra. Por un lado predica el “amor” y por la otra practica la injusticia.

Claro que, tal vez Torres Rivas pudo haber entendido mal, y cuando leyó en el mensaje la palabra “amor”, pensó en “el amor… al dinero”, seguro soltó la sonora carcajada. Clásico en él.