Inicio Noticias Fe y Religión Párroco permite que pareja gay imparta «homilía» en una Misa en Estados...

Párroco permite que pareja gay imparta «homilía» en una Misa en Estados Unidos

175

Una parroquia católica de Chicago (Estados Unidos) provocó controversia luego de que el párroco permitiera a una pareja homosexual dar una «reflexión» en reemplazo de la homilía de la Misa.

La Misa se celebró el domingo 19 de junio en la parroquia Old St. Patrick’s, en Chicago, estado de Illinois.

Durante la celebración, el P. Joe Roccasalva presentó a los dos hombres después de proclamar el Evangelio, y dijo que iban a dar una «reflexión del Evangelio» por el Día del Padre.

De acuerdo con el Código de Derecho Canónico, los laicos no pueden predicar la homilía durante una Misa, debido a que «está reservada al sacerdote o al diácono».

Asimismo, el Código precisa que «en todas las Misas de los domingos y fiestas de precepto que se celebran con concurso del pueblo, debe haber homilía, y no se puede omitir sin causa grave».

Al subir al atril, Alex Shingleton y Landon Duyka, quienes afirmaron ser miembros de la parroquia durante una década, describieron su unión homosexual como una «bendición» y la adopción de sus dos hijos como «milagros».

«Seamos honestos, probablemente hoy no haya demasiados padres homosexuales hablando en el Día del Padre en muchas iglesias católicas del planeta», dijo uno de ellos.

El P. Pius Pietrzyk, experto en derecho canónico, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que permitir esta reflexión era técnicamente una clara violación de la ley de la Iglesia Católica, misma que tiene una importante razón detrás.

«[La ley] expresa la comprensión de la Iglesia sobre el papel del sacerdote en la vida de la comunidad parroquial. Más importante aún, expresa el vínculo esencial entre el munus sanctificandi [el deber de santificar o consagrar] y el munus docendi [el deber de enseñar], que tiene sus raíces en el sacramento del orden sagrado», explicó el P. Pietrzyk.

El presbítero dijo que se debería «continuar alentando a estos dos hombres a participar en la vida de la Iglesia», no obstante, reiteró que el hecho de que vivan públicamente como una pareja casada del mismo sexo, un estado que la Iglesia Católica enseña que es pecado, no puede simplemente ser ignorado.

Por otro lado, el P. Pietrzyk criticó la decisión del párroco de permitir que los hombres dieran una reflexión en reemplazo de la homilía, acto que calificó como una «politización de la Eucaristía».

«La selección de estos dos como [homilistas] en el Día del Padre debe verse como lo que es, un acto político de sumisión a las ideologías sexuales modernas y un acto de rebelión contra las enseñanzas de Cristo y su Iglesia», dijo el sacerdote.

La Misa en la iglesia Old St. Patrick’s se llevó a cabo en la jurisdicción del Cardenal Blase Cupich, quien a fines del 2021 emitió una nueva política para la Arquidiócesis Chicago que restringe la celebración de la Misa tradicional y otros sacramentos en latín utilizando libros litúrgicos anteriores al Vaticano II.

Según la política, que entró en vigencia el 25 de enero de 2022, los sacerdotes, diáconos y ministros ordenados que deseen usar el «rito antiguo» deben presentar sus solicitudes a al Cardenal Cupich por escrito y aceptar cumplir con las nuevas normas.

«Mi intención al compartir esta política es animarlos a reflexionar sobre el deber que cada uno de nosotros debemos ayudar a nuestro pueblo en este momento de renacimiento eucarístico redescubriendo el valor de la reforma litúrgica en los ritos que nos dio el Concilio Vaticano II», escribió el Cardenal Cupich en una carta enviada a sus sacerdotes.

Hasta la fecha, la Arquidiócesis de Chicago no ha emitido ningún comentario refiriéndose a temas litúrgicos y doctrinales relacionados con la Misa del 19 de junio celebrada en la iglesia Old St. Patrick’s.

En 2021, el Cardenal Cupich instó a los católicos a «redoblar esfuerzos para ser creativos y resilientes para encontrar formas de dar la bienvenida y alentar a todas las personas LGBTQ en nuestra familia de fe».

En el mismo año, la Congregación para la Doctrina de la Fe confirmó que «no es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo».

Lo que enseña la Iglesia sobre la homosexualidad

La enseñanza católica sobre la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica: 2357, 2358 y 2359.

En estos artículos la Iglesia enseña que los homosexuales «deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta».

La homosexualidad como tendencia es «objetivamente desordenada» y «constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba».

Apoyado en la Sagrada Escritura, la Tradición ha enseñado siempre que «los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados», «no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual», y por tanto «no pueden recibir aprobación en ningún caso».

«Las personas homosexuales están llamadas a la castidad» y «mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana».

 

 

 

 

 

 

FUENTE: ACI PRENSA