Inicio Análisis político Alejandro López Munguía ¿Por qué están renunciando a su militancia los panistas?

¿Por qué están renunciando a su militancia los panistas?

862

¿Por qué están renunciando a su militancia los panistas?. No es complicado encontrar las razones. He platicado con muchos de ellos, incluso con varios que planean hacerlo en un futuro, y encuentro coincidencias. Incluso recuerdo las razones de Ana Rosa Payán Cervera en el 2007.

Insatisfacción, frustración, decepción, se identifican en el ánimo de quienes han tomado la decisión de abandonar al partido “de sus amores”, el PAN.

Luego de escucharlos, en diversos tiempos, lugares, espacios, trincheras, entiendo que se van decididos porque están convencidos de que el PAN está secuestrado por camarillas. Y a mi mente llegan las palabras de la ex diputada federal Silvia López Escoffie que antes de irse también del blanquiazul, dijo lo mismo. Lo mismo recuerdo a Luis Aldana Burgos ex diputado federal y a Carlos Sarabia Barrera ex regidor.

NO omito mencionar que Luis Correa Mena también ha sostenido éste tipo de versiones y ha dicho que “mientras el PAN esté manejado por un grupo elitista, él no hará nada por el partido”.

Corrupción de la directiva estatal encabezada por Hugo Sánchez Camargo, tráfico de influencias, compra de votos a través de apoyos de dependencias fundamentales como Sedesol, CDI, entre otras, son el factor común que señalan éstos ex militantes panistas.

Aseguran que siempre han tocado las puertas de las directivas en turno, pero éstos no les hacen caso. Invariablemente, sea quien sea el dirigente, ignora las acusaciones y quejas de los panistas lastimados.

Recientemente Hugo Gónzalez Crespo, pre candidato a la diputación por el V distrito local, hizo serias acusaciones en contra de Mary Yoly Valencia por compra de votos y coacción del voto con uso de recursos públicos provenientes de Sedesol. Pero Hugo Sánchez Camargo ni caso hizo.

El mismo Tito Sánchez Camargo, hermano de Hugo, denunció a Raúl Paz Alonzo por rebasar el tope de campaña y de más cosas, finalmente no pasó nada y Tito tuvo que tragarse el coraje.

El caso de Orlando Pérez Mogue, alias “el centavito” no es cosa menor. El tipo le sabe muchas cosas al panismo de elite. Y muchas al candidato del PAN a la alcaldía de Mérida. Tal vez no sea un ejemplo del panismo que dibujó Gómez Morín, pero no es tan diferente a los demás. No, definitivamente no. El “centavito” tiene más abolengo y derechos que Mary Yoly Valencia por ejemplo, que viene de la iniciativa privada y era señalada como priísta. 30 años de militancia no se desprecian con ninguneos así nomás porque si.

Mientras fue panista, Orlando Pérez Moguel fue valorado por las directivas y grupos del poder panista para ser representante del PAN ante el Ipepac, ser diputado federal, asesor de los regidores en el Ayuntamiento de Mérida. Ahora, lo descalifican. Doble moral, doble cara, en fin.

Para la reflexión, quedan las declaraciones del candidato a la alcaldia de Mérida, Renán Barrera. Tan entendibles como tendenciosas. A juzgar por el tono y por la intención, queda claro que la renuncia de Orlando Pérez Moguel a favor de Nerio Torres Arcila y Rolando Zapata Bello fue en el argot boxistico “una combinación de gancho al hígado con volado de derecha” que tiró al candidato a la alcaldía Renán Barrera.

Aquí sus declaraciones al periódico Diario de Yucatán:

Renán Barrera: “No descarto que ocurran otras deserciones similares, pero éstas serían por cuestiones económicas e intereses personales. El PAN tendrá que depurar su lista de militantes para expulsar a quienes no buscar servir a la sociedad sino usar al partido para beneficiarse ellos mismos”.

“Es lamentable que esto ocurra, pero son casos menores y sin representatividad, de modo que no afectan al partido ni a los candidatos. La mayoría de los militantes del PAN no busca atender intereses personales sino servir a la sociedad”.

“Orlando no tiene 600 seguidores, parte de los nombres que dio de desertores corresponden a empleados del Ayuntamiento que son panistas y han sido presionados para manifestarse de ese modo”.

“Orlando Pérez ha estado llamando a militantes para comprarlos. Esta es una estrategia del PRI que siente perdida la alcaldía meridana e intenta socavar la campaña panista”.

Mi Punto de Vista, es que mientras en el PAN siguen con la dinámica de no veo, no oigo ni siento a los demás que no sean parte de mi grupo político, los excluidos seguirán marchando hacia las filas del PRI, y los que no lo hacen, es porque están aguardando el momento para derrocar a los secuestradores del Partido. Ya lo dijo Donato Cabañas, y fue claro y contundente, el culpable es uno, y tiene nombre y apellido …

Estaremos pendientes