Inicio Análisis político Enrique Vidales Ripoll Retroceso en derechos sociales en Reforma Laboral

Retroceso en derechos sociales en Reforma Laboral

646

De manera tradicional el Derecho se clasificaba en dos grandes ramas: el público y el privado. Sin embargo, con la evolución de la sociedad y los derechos de los desprotegidos se incorporó una nueva rama denominada DERECHO SOCIAL, que tiene como finalidad de establecer las normas jurídicas que protejan a los grupos de población más vulnerable. En ese campo podemos establecer que el derecho agrario que tiene como sujetos a los campesinos, y el por otro lado, el derecho laboral, para los trabajadores, constituyen del componentes que configuran el derecho social.

Por las características hay ciertos privilegios que se han concedido a estos grupos sociales para realmente hacer valer la defensa de sus derechos. Específicamente en el caso de los trabajadores, como contraparte se tiene el patrón que al final es quien tiene el poder económico a su favor, y ésto sin duda puede causar que un litigio sea favorable en contra del trabajador. Es por ello que la carga de la prueba está siempre a favor del trabajador, así como también, varios procedimientos como es la suplencia de la queja en una demanda o hasta en el juicio de amparo cuando opera a favor de los trabajadores.

México es un país que reconoció los derechos sociales en la Constitución de 1917, mucho tiempo antes de que el mundo entero se reconozcan los derechos sociales como vitales y fundamentales en las sociedades modernas.

En el caso específico de la REFORMA LABORAL que ahora es tema de discusión al aparecer el principio de proteger al trabajador como grupo social desprotegido parece cambiar. El nuevo ordenamiento carece de sentido social cuando no se le reconoce a los trabajadores el derecho de cobrar por salarios caídos ante la arbitrariedad del patrón al despedir sin causa justificada. Mucho más cuando los juicios laborales tienden a tardar más de un año.

La disposición es una afrenta a los principios del derecho social, ya que privilegia a los patrones que podrán mantener durante más tiempo procesos laborales donde la autoridad de forma perniciosa sepulta el derecho que tienen los trabajadores de cobrar por una relación laboral suspendida por razones ilegales.

Es cierto que se requiere de cambios en la forma de regular las relaciones laborales en el mundo global y tecnológico actual. Pero no es posible que se retroceda en principios básicos que protegen los derechos sociales de los trabajadores.

De nada sirve todos los cambios, supuestamente para mejorar, si al final se retrocede si que se otorguen garantías legales que permitan resguardar la protección jurídica de los trabajadores.