Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Rolando Zapata el líder moral del PRI, y su fuerte discurso.

Rolando Zapata el líder moral del PRI, y su fuerte discurso.

2275

Escuché y leí detenidamente el discurso dirigido a los priístas, del Gobernador Rolando Zapata Bello, en su calidad de Líder Moral del Partido Revolucionario Institucional. Así se presentó él mismo al iniciar su mensaje en el marco de la Asamblea Estatal rumbo a la Asamblea Nacional a celebrarse en agosto próximo. Textualmente dijo “como Líder Moral del PRI en Yucatán, una de mis obligaciones es que todos estemos conscientes de los ciclos, de los momentos y de las fechas”.

El Líder Moral recordó que exactamente falta un año, 12 meses para ser exactos, para que la ciudadanía yucateca acuda a las urnas a elegir a un nuevo Presidente de México, un nuevo Gobernador, Senadores, Diputados Federales, Diputados Estatales y Regidores en los 106 municipios. Le dijo a los priístas que desde el día sábado pasado, “debemos visualizar con toda claridad, que el domingo 1 de julio del 2018 estaremos en medio del proceso de votación que deberá llevar a nuestras candidatas y candidatos a la victoria”.

En su mensaje, que no tiene desperdicio alguno, hizo mención específica en que tienen 365 días del año para merecer plenamente la confianza ciudadana en las urnas, confianza que les permita llegar juntos manteniendo el rumbo, “el buen rumbo que juntos estamos definiendo”.

Sentenció que tienen un año los priístas para “construir una victoria que la ciudadanía sienta y sepa que es suya, que es nuestra, que es de todos”. Hizo referencia a las transformaciones impulsadas por el Presidente Peña Nieto, a las que calificó de “grandes reformas”. Dijo “tenemos un año para garantizar que las transformaciones impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto, que sus grandes reformas, rindan frutos y hagan que México alcance todo su potencial”.

El mandatario estatal dejó ver su rostro tricolor cuando refirió los malos resultados obtenidos el año pasado, cuando el PRI perdió 7 de 12 gubernaturas. Literalmente señaló “hace un año después que el PRI perdió 7 de 12 gubernaturas que estaban en juego, muchos daban por un hecho que nuestra oganización tenía los días contados”. “Muchos nos descartaban como una fuerza real para definir el futuro de México; sin embargo, después de un ejercicio interno de reflexión, de renovación y de humildad; después de una incansable búsqueda de nuevos vínculos con la ciudadanía, el PRI vuelve a ser el partido que encabeza los proyectos de gobierno que más votos reciben en México”. Debo confesar que Rolando Zapata le metió orgullo al asunto. Solo en el tema de la humildad difiero un poco, o un mucho, depende del contexto, porque si algo caracteriza a la dirigencia partidista priísta es ser todo menos humilde, aquí o en el Estado de México o en Coahuila, o en Veracruz, o en Quintana Roo. En fin, cosa sin importancia, con eso de que dicen que el PRI es un ejército donde las órdenes no se discuten, se acatan.

Hay una parte que admito, me encantó de su discurso; dijo “sin embargo, triunfar en una elección no es un ejercicio de soberbia, no es negar oportunidades o callar voces”. “Un grupo de ciudadanos no se impone a otros, eso NO sirve”, “ganar una elección es un acto de convencer, de sumar, de incluir, de ofrecer la opción que más ciudadanos sientan que los toman en cuenta”, afirmó. ¡Maravilloso!. ¡Muy bien Rolando!. Simplemente… Sublime.

Creo sin duda que el nuevo Líder Moral del tricolor en Yucatán, está atinado en sus comentarios, está fino. Sin embargo, él sabe que no todo su equipo de trabajo está haciendo lo correcto, ni lo acertado, ni lo eficiente, ni lo eficaz que las situaciones políticas, sociales y económicas del estado requieren. En suma, hay dentro de su gobierno, su gabinete, su equipo, quienes ya no debieran estar. Lo sabe y por eso dijo lo siguiente “por eso, hace un año los convoqué a renovar al partido a fortalecer las bases y las estructuras; los convoqué a ser la caja de resonancia y la contraloría social de mi gobierno y, sobre todo, los convoqué a pegar el oído al territorio”. Para el que no entendió, el hombre exigió a su gente aplicar el oficio político, la sensibilidad, la inclusión y el respeto.

Sí, el Gobernador fue contundente en el mensaje a sus subordinados, no es la imposición de las ideas, ni el sometimiento por decreto, menos el abuso de autoridad y el exceso, la vía para convencer a la ciudadanía. En algunos de sus subordinados reina la soberbia y cierto grado de abuso de poder. Rolando Zapata Bello lo sabe, por eso dijo lo que dijo.

Sin duda su discurso fue magistral. Propio de un Líder Moral y al mismo tiempo Jefe Político del estado. Rolando Zapata es lo que siempre quiso ser. Hoy se muestra consciente de lo que puede suceder en el 2018, tal vez la victoria o tal vez la derrota. En todo caso, él ya cumplió, es un gran Gobernador, el mejor del país, es un hombre sensato, que cuando te atiende sabe escuchar; tiene el control del partido y de las fichas, tiene el presupuesto y tiene la autoridad para conducir a Yucatán por la senda del éxito. De hecho, su proyecto de re industrialización es ejemplar y nos llena de orgullo a quienes lo conocemos desde hace muchos, pero muchos años.

El triunfo o la derrota del PRI en el 2018 radica en saber atender el llamado de Rolando Zapata Bello. En lo personal creo que se merece la oportunidad de manejar los tiempos y las circunstancias, porque ha realizado un gran trabajo político. Entregar la estafeta a un miembro de su partido en el 2018, será el premio a su visión política y a su enorme compromiso con la entidad a la que ama con toda el alma, sin duda.

Pero las cosas no están sencillas, y básicamente se enredan cuando la exclusión, la burocracia, la ineptitud y la cerrazón se hacen presentes en algunos círculos de su gobierno y del partido.

En fin. Creo sinceramente que no son cosas menores o triviales hablar de personas que aspiran a ser tomadas en cuenta, ahí difiero. Y es que, todos tienen derecho a expresarse libremente sin temor a la opresión o a la venganza política. Sobre todo si el partido se oferta como una organización abierta a la expresión ciudadana. Porque antes que todo se es ciudadano.

Para obtener la confianza del ciudadano, se debe pensar, actuar y dialogar como ciudadano. Es practicar con la ciudadanía el lenguaje de la realidad y de la honestidad. No hay de otra.

Si el ciudadano se siente cómodo con el PRI, se sentirá en confianza y volverá a creer plenamente en su propuesta de gobierno. Y para muestra está el tema de Uber. Peligroso tema que no está cerrado y que deberá ser tomado en consideración cuando se aborde la plataforma política, como resultado de “escuchar a la ciudadanía”.

En la Asamblea Estatal rumbo a la Nacional, Rolando Zapata Bello se dejó ver como todo un Líder Moral, uno que escucha, que entiende y que está consciente de la realidad política, social y económica de Yucatán.

Felicidades Rolando Zapata por tu gran discurso.