Inicio Análisis político Alejandro López Munguía Rommel, seguro… pierde

Rommel, seguro… pierde

19468

Rommel, seguro… pierde.

La suerte de Rommel Pacheco está echada, el hombre está decidido a ser protagonista en la elección del 2024, y pretende ser el abanderado de Morena a la presidencia municipal de Mérida.

Su historia política es fulgurante, de repente, en el 2021 apareció en las filas del PAN, arropado por el propio Gobernador Mauricio Vila Dosal, quien lo cobijó, promovió y lo hizo ganar la diputación federal del distrito III con sede en la Ciudad de Mérida.

En la elección del 2021, Rommel fue cuidado a tal extremo que, desde los altos mandos políticos del blanquiazul, fue arropado. La estructura del PAN trabajó al máximo para llevarlo al triunfo. Además, el clavadista internacional contó con el apoyo político del hijo de Don Emilio Gamboa Patrón, quien compitió por el PRI, para evitar que los priístas de la zona votaran por el candidato de Morena (Oscar Brito), quien tenía grandes posibilidades de llevarse la victoria.

La maniobra política entre PRI y PAN, evitó que Morena ganara la diputación federal del III distrito.

Entusiasmado como primerizo, Rommel maduró la idea de ser el abanderado del PAN a la Gubernatura del estado, basado fundamentalmente en el número de seguidores que tiene en las redes sociales, como Facebook, Instagram y Twitter. Con ese argumento presionó hasta donde pudo, pero no logró convencer a la base social panista, que aunque lo ayudó a ganar la elección, no lo vio con el oficio que se requiere para ser el candidato a la Gubernatura.

Aquí un editorial para leer y entender la situación:

https://www.mipuntodevista.com.mx/otra-vez-rolando-ahora-al-senado/

En el Comité Ejecutivo Nacional le hicieron ver que no le alcanzaba el capital; él trató de negociar entonces la Alcaldía de Mérida, pero fue imposible pues la fuerza de Cecilia Patrón Laviada lo arrolló en la mesa. Persistió en su intento por seguir escalando y planteó la posibilidad de ser candidato al senado de la república, en lo cual tampoco tuvo éxito. Marko Cortés líder nacional del PAN le explicó que no se trata de “si no se puede esto, entonces aquello, si no se puede tampoco, entonces lo otro”. “Así no funciona el PAN”.

Rommel pareció aceptar la posibilidad de la reelección, pero la semilla de la traición ya estaba sembrada y empezaba a germinar.

El joven militar ya guardaba en su corazón la invitación que desde Morena le habían hecho para saltar de bancada. Cuando se decidió, el golpe sacudió a su principal promotor, quien desde palacio lamentó profundamente la traición de su “protegido”.

Ahora Rommel busca la candidatura a la Alcaldía de Mérida por Morena, el partido al que combatió con todas sus fuerzas mientras albergaba la idea de ser el candidato del PAN al gobierno del estado. Su desesperada búsqueda por querer ser alguien en la política, está marcada por la traición, el abuso de confianza y su ambición desmedida por el poder.

La Dra. Claudia Sheibaum lo recibió con mucho cariño y entusiasmo, sin embargo, la base morenista se pronunció en contra. Así quedó registrado la noche triste de Valladolid, cuando el medallista yucateco fue abucheado y llamado a gritos: “basura”.

Los morenistas no olvidan que Rommel votó en contra de la reforma al sector eléctrico que el presidente Andrés Manuel López Obrador promovió en la Cámara de Diputados. Tampoco olvidan el festejo jubiloso del entonces panista burlándose del mandatario.

Pero el mayor pecado de Rommel es el de haber ganado la elección del 2021, mediante un acuerdo con el PRI. Un acuerdo político tejido desde la mafia del poder para quitarle a Morena una diputación federal, la del distrito III con sede en Mérida.

Para muchos, Rommel es un diputado espurio.

El propio presidente AMLO ha dejado en claro que en Morena “no se está por el cargo, sino por el encargo”, dando a entender que no se aceptan a personas que solo buscan el acceder al poder por el poder, sino a las que buscan servir a los demás para hacer justicia social de verdad. Esa es la esencia de la cuarta transformación.

Rommel claramente está por el cargo, no por el encargo.

Según las encuestas, Morena lleva una clara ventaja sobre el PAN, incluso en Mérida, ¿entonces por qué arriesgarse postulando a un no morenista?. Rommel no puede ser catalogado como panista, menos como priísta, porque no tiene identidad política. El hombre es un aventurero de la política. Si Morena no le da candidatura, existe la posibilidad amplia de que se vaya a otra fuerza política.

El principal error de Morena es creer que con Rommel, pueden ganar la presidencia municipal de Mérida. La pregunta es ¿con qué estructura electoral competirá Rommel si no tiene una?, ¿con la de Morena?. Si él está pensando que encontrará una estructura como la del PAN, está muy equivocado.

Además, Rommel es un político muy limitado, con graves carencias de comunicación, con serio desconocimiento de la Ciudad, su preparación en diversos temas que atañen la vida de la Capital del estado es deplorable y así quedó demostrado cuando tuvo que responder las preguntas de varios presidentes que conforman el Consejo Coordinador Empresarial, en una reunión celebrada el año pasado por estas fechas, en ocasión de la discusión del presupuesto federal 2023.

El joven político aún no madura, porque no tiene trayectoria en la política. Carece de Oficio Político lo que lo hace vulnerable y presa de sus propias pifias.

De resultar ser el candidato, es muy probable que corra con la misma suerte que corrió Verónica Camino, que en el 2021 saltó del PVEM a Morena. El costo que pagó fue muy alto. El morenismo le dio la espalda y terminó en tercer lugar.

Te puede interesar el siguiente artículo:

https://www.mipuntodevista.com.mx/otra-vez-rolando-ahora-al-senado/

Creo que la suerte de Rommel está echada, perderá la elección y pasará a ser un producto más que se desechará por inútil.

Vamos a ver, cabe la posibilidad de que nos equivoquemos, al tiempo.

También puedes leer:

https://www.mipuntodevista.com.mx/se-viene-pablo-gamboa-a-morena/